Kant y la ilustración:uso público y uso privado de la razón

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,2 KB

 

7. El uso privado de la razón en los Casos del oficial del ejército, el ciudadano que paga sus impuestos y el pastor Religioso:
Kant aplica la distinción entreuso privado yuso público de La razón atres casos Concretos. Eloficial del ejército que Recibe una orden ha de obedecer aunque luego pueda hacer públicas las Observaciones que considere convenientes sobre los defectos del servicio Militar. Elciudadano no Puede negarse a pagar sus impuestos pues podría llevar a la quiebra al Estado. Pero en tanto persona docta puede publicar su opinión contraria respecto a la Conveniencia tales impuestos. En el caso de unpastor religioso que Habla a su comunidad tiene que atenerse a los dogmas de su religión. Sin Embargo, como miembro de la comunidad tiene libertad ilimitada para hacer uso De su razón y comunicar los resultados de sus pensamientos. Lostutores del Pueblo en asuntos espirituales no pueden ser “menores de edad” pues eso significa un gran lastre para el Progreso social.
8. Un monarca sólo puede imponer las leyes que el pueblo esté dispuesto A darse a sí mismo: si dentro De unacomunidad religiosasus dirigentes decidieran por el bien De los fielescongelarcualquier tipo de discusión acerca de Suscreencias, este sería un Contrato “nulo e ilícito” Pues supondría vulnerar el sagrado derecho de la humanidad a la libertad en el Uso de larazóne impediría completamente elprogresohacia la Ilustración.
Lo que Determina si una norma puede convertirse enleydentro de una comunidad es plantearse Si esacomunidadse impondría a sí misma esa norma y Una censura de este tipo sería un atentado contra la Humanidad. En una Constitución republicana como la que Kant propone en elprimer Artículo definitivodeHacia la paz Perpetua, los ciudadanos tienen garantizado el papel deco-legisladores.En el caso de las formación devariantes no Ortodoxas del cristianismoKant Sugiere que exista libertad para que estas sean de conocimiento público pues Ello no perjudica a quienes prefieran continuar con lareligión Oficial. Es totalmente ilícita la prohibición de poner en duda Las creencias religiosas pues implica pisotear el derecho a la libertad. Lo mismo que vale para una Comunidad religiosa vale para elEstado.El monarca No puede imponer ninguna ley que el pueblo no se impondría a sí mismo. Es su misión alentar eluso público de la razónen materia religiosa al tiempo que Impide cualquier tipo deenfrentamiento Violentoentre Sus súbditos. Paradójicamente, cuantomayorsea suejércitopara defender el Orden mayor podrá ser lalibertad de pensamientode la que disfruten los ciudadanos. Esta era, como veremos, la naturaleza del régimen deFederico II.Laconstitución Republicanapropuesta Por Kant toma elementos deRousseau, LockeyHobbes: Somos colegisladores, es decir, el contrato social debe garantizar la libertad De los ciudadanos para participar en la elaboración de las leyes. Esta libertad No es la de la democracia directa propuesta porRousseausino el modo representativo sugerido PorLocke. Sin embargo, Kant Concluye que la libertad de pensamiento será tanto mayor cuanto más poderoso Sea el ejército del monarca para imponer la ley. Esta es la influencia deHobbesen Kant. 

9. Vivimos en una época de Ilustración Pero no una época ilustrada: ¿Hemos alcanzado la mayoría de edad de la Ilustración? Por supuesto que no, la mayoría de los hombres Está todavía muy lejos de pensar sin guías sobre todo en materias como la Religión. Pero sí está claro al mismo tiempo que el progreso de la sociedad depende Del mantenimiento de la libertad De expresión. Para Kant el gobierno de Federico II, que combinaba una absoluta libertad de pensamiento en Materia religiosa y un rígido orden Social era el mejor camino hacia la Ilustración.El verdadero Federico II no era tan perfecto Como lo pintaba Kant. Estas alabanzas a Federico fueron criticadas por Hamman. Se dice que Federico es un príncipe de la libertad pero en Realidad lo respalda un ejército Incontable y bien disciplinado. Federico no era en realidad el monarca Filósofo que Kant pensaba o decía pensar. En realidad, no dudaba, por ejemplo, En admitir como válida la mentira De Estado tal y como hiciera Platón en La República.10. El uso público de la razón Garantizado por Federico II no es un peligro para el orden del Estado ni Tampoco una mala influencia para otras naciones: Federico II, que garantiza una total libertad de pensamiento en Cuestiones religiosas, es un verdadero príncipe ilustrado al que la humanidad debe estar agradecido Pues está arrancándola de la minoría De edad.  Los clérigos pueden explicar públicamente sus opiniones Religiosas sin faltar a su cargo ni sembrar desórdenes sociales. Esta libertad  “no conlleva preocupación alguna por la tranquilidad pública y la unidad De la comunidad”. Es curioso observar cuánto se equivocaba Kant. La libertad en materia religiosa que Kant reclama no tardará en extenderse a asuntos políticos y poner las simientes De la Revolución Francesa.Por último, señalar la importancia de esa última frase en la que Kant confía en el progreso natural del hombre desde La barbarie hasta una sociedad cosmopolita. Esa confianza en elprogreso humano es típica del pensamiento ilustrado. Evidentemente, Para Kant, el filósofo no puede predecir el curso de la historia pero sí puede Ayudar a modificar su desarrollo proponiendo utopías. Kant cree que todos los efectos revolucionarios de Permitir la libertad para Alcanzar la mayoría de edad serán limitados si se mantiene un rígido orden Social a la manera deFederico II. Volvemos a ver aquí de nuevo cómo Kant hace equilibrios entre Rousseau yHobbes 11. El uso público de la razón no debe limitarse sólo a Materia religiosa sino también a asuntos legislativos: Kant propone que la libertad en materia religiosa se Extienda también a cuestiones Legislativas. Es el ideal político kantiano de la constitución republicana, recogida en El primer artículo definitivo de Hacia la paz perpetua. Es evidente La influencia de Locke y Rousseau en esta transformación Del ciudadano como colegislador. El contrato social tiene que respetar de un modo u otro la libertad que el hombre Poseía en estado de naturaleza 12. Demasiada libertad como la que es posible en democracia es perjudicial para El crecimiento espiritual de un pueblo pues pone en peligro para el orden Social. El republicanismo kantiano implica un difícil equilibrio entre Hobbes y Rousseau. Por un lado, Kant entiende Que la libertad es un Derecho natural del hombre que debe ser potenciado en orden al progreso de la Humanidad. Pero, por otro, si dicha libertad no está encauzada por un rígido Orden social donde la autoridad Del soberano es inapelable, como ocurría en Hobbes, puede ser Contraproducente.Kant confía en que la mera libertad de pensamiento transformará a los hombres de tal Manera que llegará el día en que no tengan que ser tratados como súbditos o máquinas sino como ciudadanos conforme a la dignidad que les otorga la Libertad. 


Entradas relacionadas: