Las manos

Enviado por Chuletator online y clasificado en Otras lenguas extranjeras

Escrito el en español con un tamaño de 10,35 KB

 

¡Escribe tu texto aquí!

Capítulo 3

Bonnet

Bonnet es un buen alumno.
Esta mañana es él quien tuvo la mejor nota en los deberes  de francés. Él toca muy bien el piano, mejor que Julien, y la señorita Davenne está muy contenta de escucharlo.

Esta tarde, en la asignatura de mates, el Señor Guibourg acaba de dibujar un cuadrilátero en la pizarra.

Él pregunta:

-Quién puede demostrar que en este cuadrilátero la suma de los lados opuestos AB más CD es igual a la suma de los dos otros BC más DA?

Muchas manos se levantan

-Tú, el nuevo! Dice el Señor Guibourg a Bonnet. Bonnet va  a la pizarra y empieza su demostración.

Una sirena lo interrumpe.

                                                                                    26

_ Genial , una alerta! Exclama un alumno. Los niños se ponen de pie , encantados y emocionados.

El Señor Guibourg  restablece la calma:

_ Vamos a bajar al refugio! Coged vuestros libros, la clase no ha terminado

Los alumnos están acostumbrados, ellos bajan bromeando y empujándose  en el  enorme sótano del antiguo convento.

El señor
Guibourg intenta reanudar su clase

_ Abrid  vuestro libro, página 52!

Pero la débil luz de la lámpara se apaga

Julien saca su linterna de bolsillo y la dirige sobre su libro. Bonnet le pide a Julien que lo ilumine. Él quiere leer su libro también. Julien se aparta un poco.  Se escuchan los ruidos de las bombas, cada vez más cerca.

Los niños tienen miedo

_ Ellos  bombardean la estación, dice uno

_ No, dice otro. Es el cuartel

El Padre Michel interviene

-Calmaos! Sentaos!

Luego él empieza una oración que los niños recitan con él

Por la noche antes de acostarse, los alumnos terminan su oración de la noche, y hacen la señal de la cruz.

Julien observa a Bonnet con curiosidad: él no hizo la señal de la cruz.

Cuando él quiere colarse en la cama, él no puede estirar las piernas bajo la sábana. Sus compañeros le han hecho la petaca.

Él se enfada, lo que hace reír todavía más a los internos.

                                                                                      27

Moreau restablece  la calma y todos los niños se acuestan

Al día siguiente, después de la clase, el Padre Hippolyte vigila el estudio dormitando.

Los niños están distraídos, ellos no hacen sus deberes. Julien mira su colección de sellos, Bonnet lee una carta.
Su vecino, para hacerle un broma , se la arranca de las manos.

Bonnet quiere recuperarla, pero la carta pasa de mano en mano.

Las risas de los niños despiertan al Padre Hippolyte, que ordena a Bonnet que vaya  a su sitio,  y se quede tranquilo

La carta ha llegado a Julien. Él lee la hoja.

“Mi querido pequeño, como tú entiendes  bien, me es muy difícil escribirte. El Señor D. Iba a Lyon, y él tuvo a bien enviar esta carta por correo. Tu tía y yo salimos lo menos posible…..

La campana de fin del estudio suena. Los alumnos se precipitan fuera. Julien  deja caer la carta sobre el pupitre de Bonnet y le dice:

_ Tu madre no tiene la conciencia tranquila

Al día siguiente, como todos los jueves por la tarde, el Padre Michel acompaña a los niños a los baños públicos de la ciudad.

Ellos caminan de dos en dos, una toalla de baño debajo del brazo. Babinot y Boulanger hablan de la guerra.

_Si no tuviéramos a Pétain, estaríamos metidos en la mierda, dice el primero.

_yo, dice Boulanger, mi padre dice que Laval está vendido a los ………

                                                                          28

…….Alemanes.

Sagard interviene:

_ Los Judíos y los comunistas son más peligrosos que los Alemanes.

Detrás, Bonnet y Quentin caminan lado a lado. Julien lee Los tres mosqueteros.

_ Está bien Los tres mosqueteros!  Afirma Bonnet. Dónde estás?

_ Cuando juzgan a Milady

_ Qué puta esta Milady!

Julien lo mira, y le pregunta

_ Más tarde qué vas a hacer?

_ No sé, quizás mates…….Responde Bonnet

Los niños llegan a la entrada de los baños públicos.

Un policía francés está delante de la puerta, sobre la cual está colgado un letrero: “Este establecimiento está prohibido a los judíos”

Los vestuarios están llenos. Cuatro soldados alemanes se visten y hablan muy alto.

Bonnet se sienta entre dos soldados. Uno de ellos le acaricia la mejilla riendo.

Los soldados se fueron, los niños se desvisten.

El Padre Michel envía a algunos a la ducha y él atribuye a los demás  una bañera

Cuando los niños salen, un viento gélido sopla. Ellos tienen el pelo mojado, y se golpean los brazos contra el pecho para calentarse.

Un joven con una chaqueta sale del establecimiento al mismo tiempo que ellos. Se pone el abrigo, que lleva una estrella amarilla.

                                                                              30

_ Tiene descaro aquél! Exclama Babinot

_ Rápido, hace frío! Dice el Padre Michel

Los niños parten a la carrera hacia el colegio.  Uno de ellos se acerca a Bonnet, y le pregunta

_Es cierto que no vas a hacer tu comunión solemne?

_Sí es cierto, responde Bonnet. Yo soy protestante.

Julien interviene

_No es un nombre protestante, Bonnet!

_ Es necesario creer que sí! Le responde secamente Bonnet

Por la noche, Julien está a punto de quedarse dormido  cuando él escucha un ruido ligero, persistente.

Él abre los ojos. Bonnet ha colocado dos velas sobre su mesa de noche. Está de pie, al pie de su cama, su boina sobre  la cabeza y él murmura algo.

Julien lo observa sin moverse, los ojos  desorbitados. Él escucha para comprender lo que dice, pero él no comprende nada de esa letanía.

Pero Julien  apenas se mueve  y hace  crujir su cama. Bonnet para inmediatamente. Julien cierra los ojos y pretende dormir. Bonnet reanuda su oración.

                                                                            31

Entradas relacionadas: