La materia prima es ingenerable e incorruptible

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 8,48 KB

 
 I. La materia Prima
No es sencillo aferrar la naturaleza de la materia prima, porque en sí misma no es algo determinado. Se llega a ella por el aná lisis metafí sico de la estructura de los cuerpos.
La materia prima es el sujeto primero del ente corpó reo; principio esencial a partir del cual é ste se genera; intrí nseco a la cosa generada
< \\ uno>.
La materia prima es el sujeto o sustrato que permanece en un cambio sustancial en el que algo se genera o se corrompe.
Es sujeto primero (el primer sujeto, el má s bá sico) o sea, que: no existe otro sujeto anterior a partir del cual la materia podrí a fabricarse. Si así fuera, eso de que estamos hablando ya no serí a materia prima (aunque le siguié ramos llamando así ), sino un tipo de ente determinado (compuesto a su vez de una 'forma' y una 'materia') y el problema se replantearí a al infinito. Por esto a esta realidad la llamamos precisamente materia prima o primera.La materia prima es potencia pura y completamente indeterminada: Cualquier realidad que recibe un acto se comporta como potencia respecto de ese acto (por ejemplo, la sustancia es potencia respecto de los accidentes, pues puede recibir é ste, é ste otro, etc...). Normalmente, algo que es potencia respecto de algo, es , a la vez acto en si mismo (como un niñ o, que es algo actual, pero es potencial respecto a la condició n de humano maduro).Pero no es é ste el caso de la materia prima, que no só lo es potencia de la forma, sino potencia pura. Es decir, carece de toda actualidad en si misma. Si la materia prima tuviera algú n acto, se constituirí a ya como sustancia y, en consecuencia, la diferencia entre ser oro, plata, agua, cactus, humano, etc., serí a meramente accidental.
Sin embargo, la materia prima es una capacidad real: No es privació n, ni só lo una hipó tesis mental. El hecho de que está privada de toda actualidad no significa que se reduzca a ser una privació n de la forma (una no-forma, como parece que la entendieron los plató nicos). La materia prima es real: Posee la realidad disminuida propia de la potencia pasiva; es, pero con un ser potencial.
La materia prima no puede existir separada de la forma sustancial. Todo lo que existe es ente (tiene ser extramental en acto), y no puede consistir só lo en ser potencial. La materia prima só lo existe y puede existir como parte potencial de un ente actual. Admitir la existencia separada de un ente puramente potencial es una contradicció n, porque serí a como decir que hay algo que tiene un acto (el acto de ser) pero que no tiene ningú n acto (. Así lo explica Santo Tomá s de Aquino.
IMPO:Todo lo que es en acto, o es él mismo acto, o es una potencia que participa del acto. Ser en acto repugna a la materia como tal, que en si misma es potencia. Resulta entonces que la materia no puede ser en acto sino en cuanto que participa de un acto, y el acto participado por la materia no es otro que la forma. Por tanto es lo mismo decir que la materia es en acto, que decir que tiene forma.
Propiedades' de la materia
De lo dicho hasta ahora se desprende dos 'propiedades' de la materia prima:
1.-
La materia prima es ingenerable e incorruptible: Si la materia prima surgiera por transformación de algo (trans-formación, pasar de una forma a otra), significaría que tiene composición de materia y forma. Habría una materia de la materia, que, a su vez plantearía el mismo problema, y así hasta el infinito. Es, pues, ingenerable; y por motivos análogos es incorruptible.
En consecuencia, con respecto al origen de la materia prima sólo caben dos posturas:
a) la materia ha sido creada por alguien, de la nada, o, b) la materia prima es eterna.
Aristóteles (que desconocía el concepto de creación) no tuvo más remedio que pensar que la materia es eterna. Santo Tomás -quien, por la Revelación conocía la creación-, mostró que sostener que la materia no es eterna no contradice a la razón (no es absurdo), pero que no se puede demostrar racionalmente.




2.- La materia prima es totalmente pasiva: La materia prima es la pasividad misma, pues consiste en pura capacidad receptiva sustancial. Es principio de todo lo que un ente corpóreo puede padecer (en el orden sustancial en el que ahora nos movemos, es sólo la generabilidad y la corruptibilidad). No es principio de nada de lo que el ente puede hacer, no es raíz de ninguna actividad del cuerpo, porque las acciones se producen a partir de los actos que tienen las cosas, no de sus potencias.

El conocimiento de la materia prima
La materia prima no es sensible ni imaginable, sino exclusivamente inteligible. Y aún su inteligibilidad es muy peculiar.
Se entiende lo que es. La nada es del todo incognoscible (por carencia absoluta de ser); la potencia se entiende siempre por su relación al acto. La materia prima, al ser pura potencia, es el aspecto menos cognoscible del Universo, y siempre se entiende en orden a una forma. Cabe decir también que llegamos a ella por analogía con la composición de sustancia y accidenteS
II. La forma sustancial
Al enfrentarnos a una cosa nos preguntamos ¿qué es específicamente esta cosa?. O, por ejemplo, ¿qué es el uranio, el potasio, el ser humano?. Si reducimos la respuesta a una lista de propiedades
< \\ cinco>, el problema se repetiría indefinidamente a niveles más ínfimos del análisis.
Esas preguntas apuntan a la esencia de los entes, esencia que debería expresarse en una definición. Pero aunque esto no fuera posible, cabe decir que esos entes poseen realmente algún acto unitario por el cual son lo que son. Llamamos a este acto la
forma sustancial.
La forma sustancial es el principio intrínseco del ente por el que este tiene un determinado modo de ser sustancial.
Las cosas (siempre que son entes individuales y no estados de agregación), tienen efectivamente un principio intrínseco de unidad y organización. Una multitud de seres humanos, aunque se organicen para formar una sociedad, serán siempre sustancias individuales en el ser y en el obrar: No existe una
forma sustancial de sociedad, sino que ésta se explica por las relaciones entre los individuos. En cambio, el individuo corporal es una variedad de partes coordinadas en una totalidad estructural irreductible a la suma de partes.
De lo que llevamos dicho alguien podría deducir que la forma es, sin más, la esencia. Pero no hay que olvidar que en los entes corpóreos hay otro principio de sustancialidad: La materia prima. La forma es acto de la materia, y ambos constituyen la esencia de los entes corpóreos. O sea, que la esencia de las cosas materiales, es
compuesta.
La forma sustancial no debe confundirse con la estructura específica de los cuerpos (conjunto unitario y armónico de relaciones). Más bien es el acto del que dimana la estructura; o, dicho de otro modo, la forma es causa de que la cosa tenga determinada estructura. La estructura es una consecuencia de la forma sustancial y es posible por la materia prima (y el accidente cantidad).
Conocimiento de la forma sustancial
Como las cosas se conocen por lo que son en acto, resulta que la forma sustancial es el
principio de inteligibilidad de los cuerpos. Así como un lápiz se conoce determinadamente cuando se capta su estructura y su función, y no cuando se sabe que es 'algo de madera y carbón', así las cosas se conocen por su forma, y no por la materia.
En Psicología racional se estudia el proceso llamado
abstracción, por el que la forma es entendida cuando se separa mentalmente de la materia. Esto implica que la forma sustancial, en sí misma, es inmaterial.

Entradas relacionadas: