9.1

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Química

Escrito el en español con un tamaño de 7,23 KB

 
9.3 Fernando VII: Absolutismo y Liberalismo. La emancipación de la América española (1814-1833).
Tras el motín de Aranjuez y las abdicaciones de Bayona tenemos como monarca a José I. El 2 de mayo de 1808 comienza la Guerra de Independencia con tres fases: levantamiento, hegemonía francesa y victoria hispano-británica. Con la victoria del bando patriótico regresarán a España los Borbones.
Mientras, en el exterior, ha finalizado el Imperio Napoleónico (francés) estamos en la época de la Restauración (Santa Alianza).Es la vuelta del deseado a España, Fernando VII es liberado por el emperador tras el Tratado e Valançay; vuelve en marzo de 1814 con mínimos conocimientos de la situación española. Las Cortes de Cádiz envían el texto constitucional, y con ello, el rey tendría que jurar la Constitución, requisito imprescindible para que la nación representada en las Cortes, otorgase legitimidad al monarca. Pero un grupo de diputados absolutistas, con el obispo de Orense, le presentan el
Manifiesto de los Persas, que justifica la anulación de la obra legislativa de las Cortes de Cádiz.En 1814(decretos de Valencia), el rey anula la obra liberal y establece el absolutismo, lo que tuvo como consecuencia: la indiferencia popular y liberales desterrados.
A consecuencia de la guerra España estaba en una profunda crisis económica además de la inexistencia de suministros desde las colonias americanas.
1ª Etapa: Sexenio Absolutista (1814-1820).
Había bandolerismo rural y contrabando. Martín de Garay, ministro de Hacienda planteó la reducción del gasto público y una reforma fiscal para reprimir el independentismo americano.
La reorganización de los liberales en torno al ejército provocan constantemente pronunciamientos militares.
Se sublevan Espoz y Mina en Navarra, en La Coruña, en Barcelona y en Murcia. Finalmente, el 1 de enero de 1820, el pronunciamiento llevado a cabo por Rafael Riego en Cabezas de San Juan (Cádiz), proclama la Constitución de Cádiz al frente del ejército, que se trasladaba a América para reprimir los movimientos independentistas. Apoyado por las guarniciones de La Coruña, Zaragoza, Barcelona y Pamplona, y por numerosos levantamientos campesinos.Finalmente, Fernando VII, jura la Constitución de 1812 que tiene una amplia repercusión en los países europeos.
2ª Etapa: El Trienio Constitucional o Liberal (1820-1823).
En el Gobierno destacan antiguos doceañistas como Argüelles, y Martínez de la Rosa. Su objetivo es la reimplantación del marco constitucional, pero con cambios que ofrezcan seguridad a los sectores conservadores, como una segunda Cámara y garantías sobre la propiedad. En liberalismo se dan dos corrientes: la moderada o doceañista y la exaltada.En la reforma del Antiguo Régimen: se suprimen los mayorazgos, es disuelto el Tribunal de la Inquisición, se implanta la ley municipal, se proclama la libertad de imprenta, se expulsa a los jesuitas y se deroga el fuero eclesiástico, se reduce el diezmo, se da libertad de contratación, la desamortización de tierras y la reglamentación de la instrucción pública y privada.Para cubrir el déficit de la Hacienda acuden a créditos en el exterior. Se suprimen los bienes monacales(de monasterios).Se crea un ambiente hostil en el interior del país debido a las malas cosechas y al crecimiento de la oposición realista en bastiones rurales de Cataluña, Navarra, País Vasco, La Rioja y Aragón, se crea la Junta Absolutista en Bayona.En el exterior, la Santa Alianza, reunida en el congreso de Verona, decide el restablecimiento del orden absolutista en España reclamado por el mismo rey, y se otorga a Francia el mandato. En 1823 se produce la invasión de España a cargo de los Cien mil hijos de san Luis, comandados por el duque de Angulema, que penetra sin apenas resistencia hasta Cádiz. Fernando VII es liberado y hombres ilustres como Martínez de la Rosa se ven forzados a salir de España.
3ª Etapa: Década Ominosa (1823-1833).
La represión contra los liberales y el restablecimiento de un absolutismo anacrónico, se vio en la ejecución de Riego.
El rey deroga la mayor parte de los actos del Gobierno constitucional: restablece el diezmo, reinstaura el mayorazgo, y modifica los estudios universitarios, cerrando todas las universidades.Los problemas hacendísticos dan a optar entre un sistema fiscal más moderno o pedir préstamos en el exterior.
Como novedad esta la institución del Consejo de Ministros.
La oposición de los elementos más absolutistas, que se consideran marginados ante la falta de descendencia del rey, se agrupan en torno a su hermano Carlos María Isidro. Se producen revueltas en Cataluña conocida cono la revuelta de los malcontents, que exigen la disolución del ejército, la abolición de la enseñanza pública y la restauración de la Inquisición. Consideraban que la política contra los liberales era poco enérgica y crean una Junta provisional en Manresa lo que lleva al monarca a trasladarse a Cataluña y dirigir personalmente la represión, que formará el futuro movimiento carlista.
En 1829, Fernando VII se casa con Mría Cristina de Borbón y Nápoles, esta establece lazos con los liberales moderados, para ampliar sus apoyos ante el enfrentamiento dinástico.
En 1830 se publica la Pragmática Sanción, que permite la sucesión femenina al trono. El nacimiento de una hija, la futura Isabel II, margina las aspiraciones a la Corona del hermano del rey. Espoz y Mina y José María Torrijos se pronuncian pero son reprimidos duramente por el rey, que aumenta la presión sobre los liberales.En 1832, el rey sufre un ataque de gota y se prepara el motín de La Granja contra la reina que consigue la derogación de la Pragmática Sanción.Los liberales moderados que rodean a María Cristina no tardan en reaccionar. La misma reina aúpa al Gobierno, al ilustrado Cea Bermúdez, en detrimento del absolutista Calomarde. Se concede una amplia amnistía (sin exiliados ni presos políticos), se reabren las universidades y el ejército es depurado. El monarca, ante la sorpresa de todos, se recupera y reimplanta la Pragmática. A la muerte del rey en 1833, las estructuras fundamentales del Estado están bajo el control de la reina María Cristina. Carlos María, exiliado en Portugal, desarrolla un amplio movimiento popular que aglutine las fuerzas que se resisten al nacimiento de la sociedad liberal. Es el inicio de la primera guerra carlista.


Entradas relacionadas: