Vocabulario Santo Tomás de Aquino

Enviado por Anónimo y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 21,76 KB

 
Alma: Siguiendo la doctrina aristotélica, el alma forma una unidad sustancial con el cuerpo, en la que el cuerpo es la
materia y el alma es la forma. Sólo hay una forma sustancial, que es el alma racional,
que asume, además de las funciones
intelectivas, las funciones vegetativas y sensitivas. Las primeras están siempre
presentes en el alma racional, pero las
otras dos sólo virtualmente, cuando el alma está unida al cuerpo. Como alma racional, es forma subsistente, que puede
existir separada del cuerpo. No es su forma natural, sino preternatural.
Apetecer: Inclinarse por algo, tener tendencia a algo, que se presenta como fin.
Apetito, apetito concupiscible, apetito irascible: Apetito es toda tendencia o inclinación a un fin. Como facultad del
alma, el apetito constituye la facultad apetitiva. Según Stº. Tomás hay dos clases de apetitos y, por tanto, dos clases de
facultades apetitivas: el apetito sensible, que da origen a la sensualidad, y el apetito intelectual, que da origen a la voluntad.
A su vez, el apetito sensible se divide
en dos: apetito concupiscible y apetito irascible. El apetito concupiscible
consiste en una tendencia
al bien sensible o un rechazo del mal sensible. El apetito irascible consiste en una tendencia
al bien sensible “difícil” de conseguir o un rechazo del mal sensible “difícil” de evitar.
Aprehender: Coger, tomar, concebir una cosa.
Axioma: Principio evidente que constituye el fundamento de una ciencia. Los axiomas son proposiciones
básicas e
irreductibles, a las que se reducen todas las demás.
Bien: El bien se puede entender como bien metafísico y como bien moral. Como bien metafísico
es uno de los trascendentales
del ente, o sea, una propiedad generalísima que tiene el ente en cuanto ente, junto con la verdad y la unidad.
Como bien moral se define como algo que es apetecible. Pero esto no significa que sea algo subjetivo: el bien es algo
apetecible, porque hay “algo” apetecible.
Bien superior: El concepto de bien está relacionado con el de fin; y de la misma manera que hay una relación entre
los fines hasta el punto de que unos se encadenan con otros hasta llegar a un fin último que da sentido a todos los
demás, igualmente sucede con el bien. Hay bienes inferiores y bienes superiores. El bien superior del hombre y el más
importante es el conocimiento de Dios.
Boecio: Filósofo ecléctico nacido en Roma, que vivió entre los siglos V y VI. Consciente de vivir el final de una
época, hizo un esfuerzo de ordenación, compilación e interpretación de muchas de las obras filosóficas importantes
del mundo antiguo. Su traducción y comentarios de parte de la obra lógica de Aristóteles tuvo una gran influencia en
la Edad Media.
Ciencia: Es el conocimiento verdadero y cierto de lo necesario por sus causas. La ciencia se refiere siempre a lo necesario
y a lo inmutable. No puede haber ciencia de lo probable. Además,
el conocimiento
científico necesita una fundamentación
de sus verdades, y esto sólo se consigue acudiendo a las causas.
Conocimiento, conocimiento natural: En un sentido realista, que es el de Stº. Tomás, se entiende por conocimiento
la captación del objeto, de la realidad por parte de un sujeto. El conocimiento puede ser sensible o inteligible. En el
conocimiento sensible actúan tanto los sentidos externos como los internos. En el conocimiento inteligible actúa además
el entendimiento. Los tres procesos que sigue el entendimiento en la obtención del conocimiento inteligible son la
simple aprehensión, el juicio y el raciocinio. El conocimiento natural es aquel que el hombre puede obtener por el solo
uso de la razón. Se diferencia del conocimiento sobrenatural, que es el que nos proporciona la fe.
Cosas humanas: Se refiere al estudio y preocupación por asuntos perecederos, relacionados con nuestros deseos o
intereses particulares y concretos, como el cuidado de la casa (economía) o la acción política. A diferencia del conociCapítulo
2 Santo Tomás de Aquino 65
VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...
miento más teórico que, por versar sobre lo inmutable e imperecedero, tiene más de divino que de humano.
Demostración: Razonamiento que, partiendo de premisas verdaderas, llega a una conclusión también verdadera. La
demostración se basa en una búsqueda de las causas por las que una cosa es lo que es. Hay diversos tipos de demostración:
demostraciones propter quid, que parten de principios evidentes por sí mismos y dan la razón adecuada y
completa de la cosa, y demostraciones quia, que no parten de principios evidentes o no dan la razón adecuada.
Dios: Es el ser supremo, Acto Puro sin mezcla de potencia. Stº. Tomás lo define como Ipsum Esse Subsistens. En Dios
coincide la esencia con la existencia, porque la esencia de Dios es existir (Esse), a diferencia de los seres creados, en
los que la esencia no coincide con la existencia, de tal manera que la esencia limita la existencia. Los seres creados
están compuestos de esencia y existencia, entre las que existe una diferencia real. En Dios no hay composición ni por
tanto diferencia. Por eso Dios es un Ser Necesario, porque su esencia implica su existencia.
Discernir: Distinguir entre una cosa y otra diferenciando con claridad lo que hay entre ellas.
Ente: Proviene del término latino ens, participio de presente del verbo esse (ser) y significa “aquello que es” o “aquello
que tiene ser”. Por su condición de participio, el ente es aquello que participa del ser.
Entendimiento: Facultad humana, que consiste en conocer los conceptos (esencias) abstraídos
de las cosas sensibles.
El entendimiento puede ser doble, agente y paciente, según su función
sea activa o pasiva. No son dos
entendimientos distintos, sino dos funciones del mismo entendimiento. El entendimiento
agente tiene como función
abstraer (separar) la especie inteligible
(impresa) de las imágenes sensibles.
El entendimiento posible es el que recibe
esa especie
inteligible (expresa); y en él reside propiamente el conocimiento
intelectual.
El entendimiento
posible
realiza tres operaciones: la simple aprehensión, el juicio y el raciocinio. En esta última operación el entendimiento
recibe el nombre de razón.
Estudio de las verdades inmortales y divinas: Se refiere al conocimiento proporcionado por la metafísica, que versa
sobre lo imperecedero, sobre lo que no cambia; y en ese sentido es divino. Stº. Tomás usa la cita de Aristóteles para
referirse al conocimiento de Dios.
Esencia: Para Aristóteles la esencia es el qué de la cosa, no el que la cosa sea, sino qué es. También la esencia es
el predicado mediante el cual se dice qué es la cosa o se define la cosa. En el primer caso hablamos del significado
metafísico; en el segundo del significado lógico. En Stº. Tomás, por la introducción del término “existencia” (esse),
el concepto de esencia cambia un poco. La esencia se dice de aquello por lo cual y en lo cual la cosa tiene ser. Este el
sentido metafísico. En sentido lógico la esencia se entiende como lo que constituye a la cosa y responde a la pregunta
“qué es el ente”.
Evidencia, evidente: Algo es evidente cuando se presenta inmediata y directamente ante un sujeto. De la misma manera
se dice que una proposición es evidente, cuando se considera que es cierta y no hay que demostrarla partiendo de
otra proposición de la cual se pueda derivar.
Fantasma: Imagen sensible que se produce en el sujeto (fantasía, imaginación) como resultado
de las sensaciones
recibidas y que sirve de ayuda al entendimiento.
Fe: Se puede entender como acto, como hábito y como contenido objetivo. Según el primer significado,
la fe se define
como “acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por el imperio de la voluntad, que es movida por Dios, mediante
la gracia”. El acto de la fe consiste en “creer a Dios“ asintiendo a las verdades divinas, “creer por Dios”, porque es
Él quien las ha revelado y “creer en Dios”, porque Él es el único que nos da confianza. Como hábito la fe es la primera de
las virtudes teologales, presente en el entendimiento humano e infundida por Dios mismo. Como contenido objetivo
es la
misma verdad divina.
Filósofo (el): Se refiere a Aristóteles, considerado por Stº. Tomás como el filósofo por antonomasia,
sobre el que funda
66 Ocho Filósofos
VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...
su teología.
Gentiles: Personas que no profesaban la religión cristiana. Se refiere generalmente a los musulmanes.
Inclinación: Propensión a una cosa. Hay inclinaciones naturales y no naturales. Las inclinaciones naturales son las que proceden
de la naturaleza humana. Como la naturaleza humana está compuesta de tres partes, habrá tres tipos de inclinaciones,
las de la naturaleza concupiscible, las de la naturaleza irascible y las de la naturaleza racional.
Ingenio: Capacidad natural con la que el hombre espera obtener el conocimiento de las cosas.
Inquirir: Indagar, averiguar.
Ley, ley natural, ley positiva. La definición tomista clásica es la siguiente: “ordenación de la razón al bien común,
promulgada por aquél que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad”. La ley puede ser de tres tipos: 1) ley eterna
o divina, que es la ordenación del gobierno divino del mundo; 2) ley natural o moral, que es la participación de la ley
eterna en la criatura racional;
y 3) ley humana o positiva, que es el ordenamiento legislativo concreto de cada sociedad.
Metafísica: Es la ciencia suprema del orden natural. También se la llama Filosofía Primera o Sabiduría.
Tiene como
objeto el estudio del ente en cuanto ente. Abarca no sólo el estudio del ente finito sino también el de Dios, en cuanto
causa primera de todos los entes, pero sólo en cuanto es conocido
por la luz de la razón humana. A esta parte específica
de la metafísica se le da el nombre de Teología Natural.
Naturaleza: Se la puede entender de dos maneras, en sentido estricto y en sentido amplio. En sentido
estricto significa
“principio intrínseco y esencial del movimiento y el reposo en los seres que lo tienen”. Es propio de los seres naturales
frente a los artificiales. En sentido amplio,
natural se opone a sobrenatural y se refiere a todo lo que existe en el mundo
a excepción de la “gracia”. Por otra parte, naturaleza también se puede entender
como esencia, y en ese sentido se
define como “principio
de las operaciones de cada cosa”.
Naturaleza humana: Para Stº. Tomás el hombre está compuesto de alma y cuerpo, donde el alma es la forma y el
cuerpo la materia. El alma es una, pero realiza diversas funciones, que son la función vegetativa, la función sensitiva y
la función racional. Ésta última es la función que más le compete, mientras que realiza las otras dos por su relación con
el cuerpo. La unión entre el alma y el cuerpo es algo natural, de manera que no puede realizar las funciones vegetativa
y sensitiva sin el cuerpo, ni puede ejercer la función intelectiva sin la experiencia sensible, para lo que necesita también
del cuerpo; el alma no posee ideas innatas.
Operación: Existen dos órdenes entre los que se mueve la razón: el orden especulativo y el orden práctico. La razón
teórica o especulativa es la que busca el conocimiento. La razón práctica u operativa es la que se dirige a la acción.
La operación es lo propio de la razón práctica que considera a las cosas desde el bien, mientras que la especulación es
propia de la razón teórica, que considera a las cosas desde el ser.
Orden, orden especulativo, orden práctico: Orden es el conjunto de varias cosas o partes relacionadas
entre sí y con
un principio común a todas ellas. Hay diversas clasificaciones de los órdenes. Stº. Tomás hace una de ellas por relación
a la razón. Y así distingue entre orden natural y orden sobrenatural, orden físico, matemático y metafísico, orden
lógico, orden moral,
y orden artificial. El orden especulativo se refiere a los objetos físicos, matemáticos y metafísicos.
El orden práctico se refiere al orden moral.
Pasión, movimientos pasionales: En sentido amplio, pasión se opone a acción y se define como “el efecto que la acción
transitiva produce en el sujeto que la recibe”, que como tal es sujeto paciente. En sentido estricto,
la pasión se refiere
a los movimientos del apetito sensitivo.
Stº. Tomás distingue seis pasiones del apetito concupiscible (amor, odio,
deseo, aversión,
alegría y tristeza) y cinco del apetito irascible (esperanza, desesperación, audacia, miedo e ira).
Capítulo 2 Santo Tomás de Aquino 67
VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...
Precepto: Mandato.
Presunción: Dar algo por verdadero o por falso basándose en indicios o conjeturas.
Principio: Se llama a todo aquello de lo que procede algo. Hay principios reales y principios lógicos.
Los principios
reales son, por ejemplo, las causas respecto a los efectos. Principio lógico en el orden teórico es el de no contradicción,
y en el orden práctico “se ha de hacer el bien y evitar el mal”.
Proposición: Es el producto lógico del acto del juicio, por el que se afirma o niega algo, o sea, lo pensado en ese acto.
Se podría decir que el juicio sería el aspecto subjetivo y la proposición el aspecto
objetivo de dicho acto. A veces Stº.
Tomás equipara “proposición” con “enunciado”.
Providencia: Es un atributo operativo de Dios, que consiste en la ordenación de todas las cosas
del mundo hacia su
fin. Dios las dirige a todas ellas y las gobierna con sabiduría.
Prudente, prudencia: La prudencia es la primera de las virtudes cardinales, porque actúa como guía del resto de las
virtudes. Por ello es una virtud intelectual y moral al mismo tiempo. Es intelectual porque procede de la razón. La
prudencia es una sabiduría práctica. Es moral porque se refiere a la acción, en cuanto que permite elegir lo que hay que
hacer para conseguir el verdadero fin del hombre. Hay tres clases de prudencia: la individual, la familiar y la política,
que se divide en gubernativa y civil.
Razón (razón especulativa, razón práctica). La razón se puede considerar de diversas maneras:
como facultad,
como acto y como causa o fundamento. Como facultad, la razón consiste
en el mismo entendimiento en su función
discursiva, no intuitiva. Como acto equivale al mismo raciocinio
humano. Como causa o fundamento
se refiere a todo
proceso real de causación,
ya sea formal, eficiente o final. Como acto, la razón se divide en razón especulativa y razón
práctica. La razón especulativa es la que se reduce a estudiar su objeto. La razón práctica
es la que dirige la acción
humana.
Razón natural: Es la facultad de la naturaleza humana que permite deducir y demostrar. La razón es necesaria para
obtener un conocimiento de objetos que no son sensibles y que por tanto no podemos captar directamente sino por
inferencia. Es lo que sucede con el conocimiento de Dios, al que la razón natural puede llegar pero de manera muy
imperfecta.
Saber, sabiduría, sabio: El saber es un conocimiento de por qué una cosa examinada es lo que es. Saber es entender
y demostrar. Entender los principios en que se basa una cosa y demostrar cómo la cosa examinada se obtiene de esos
principios.
En Stº. Tomás la sabiduría se entiende como un hábito, y en este sentido constituye una de las virtudes intelectuales.
La sabiduría se divide en sabiduría superior dada por la gracia divina, sabiduría teológica y sabiduría metafísica.
Ser: Es la noción más general, porque es la que podemos aplicar a todas las cosas que existen. No es un género superior
sino un trascendental, porque está presente en todos los seres y al mismo tiempo está por encima de todos ellos.
Stº. Tomás, siguiendo a Aristóteles, acepta la doctrina de la analogía del ser. El ser se puede decir de muchas maneras,
aunque no totalmente diferentes, porque las distintas acepciones hacen referencia a un principio único. No se dice de
la misma manera del ser infinito (Dios) como de los seres finitos (creados), aunque haya una analogía entre ambas
acepciones.
Sofístico: Se dice de la actitud de quienes buscan sobre todo el triunfo dialéctico sobre el adversario,
sin cuidarse
de
defender una tesis que se supone verdadera.
Summa: Género didáctico, típico de la escolástica cristiano-medieval, que consiste en la exposición
sistemática
y
ordenada del conjunto de cuestiones o problemas (quaestiones) de una materia determinada,
ya sea de filosofía o de
68 Ocho Filósofos
VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...VOCABULARIO...
teología. Está relacionada con uno de los métodos
que se usaban en la escolástica: la disputatio
o debate sobre un
problema, que se formulaba
en forma de pregunta
(quaestio).
Sustancia: Se define como “aquello a lo que le compete existir en sí y no en otro como en su sujeto de inhesión”.
Se
opone a los accidentes, en cuanto que éstos necesitan de la sustancia y no pueden existir sin ella. El ser propio de la
sustancia es el “subsistir”, mientras que el de los accidentes es el “inherir” (estar en).
Sustancias inferiores: Son aquellas que pertenecen al mundo sublunar, que según la antigua concepción geocéntrica
del mundo, que es la de Aristóteles y la de la Edad Media, está formado por la Tierra y todo lo que hay en ella. Las
sustancias inferiores están compuestas de los cuatro elementos (tierra, agua, aire y fuego) y son corruptibles, se generan
y se destruyen. Su movimiento natural es finito y rectilíneo.
Sustancias superiores: Son aquellas que pertenecen al mundo supralunar, que en la concepción geocéntrica es el
mundo que está más allá de la Luna: los planetas y las estrellas. Están formados de un solo elemento, el éter, que es
incorruptible y tiene como movimiento natural el movimiento circular o de rotación. Esta concepción queda modificada
por la introducción de un pensamiento creacionista, como es el cristiano. El mundo supralunar es también un mundo
creado por Dios y está compuesto, como todos los seres creados, de esencia y existencia.
Teología: Ciencia que tiene por objeto a Dios. Puede ser natural, o sobrenatural y sagrada. La teología
natural es una
parte de la metafísica y tiene por objeto el conocimiento de Dios sólo por medio de la razón. La teología
sagrada es una
ciencia que considera a Dios como autor del orden sobrenatural
y se apoya en la fe, aunque
se ayuda de la razón. Sin
fe no hay teología sagrada, pero tampoco sin la razón, que es la que permite explicitar conocimientos que sólo están
implícitos en la fe.
Verdad, verdades de razón, verdades de fe: La verdad se define en Stº. Tomás como “la adecuación
entre el entendimiento
y la cosa”. Puede ser lógica y ontológica. En sentido lógico,
que es el más propio, consiste en la adecuación de
un juicio a la realidad a la que se refiere.
Se dice entonces que la verdad es “tenida” por el entendimiento y “conocida”
por él. Por eso la verdad reside propiamente
en el acto del juicio. Las verdades
de razón son aquéllas en las que sólo
interviene la razón
humana. Las verdades de fe son las verdades reveladas
por Dios y que están más allá de la razón
humana.
Verdades que superan la investigación racional: Son las verdades que están más allá de la razón y que la razón no
podrá nunca alcanzar. Sólo se pueden conocer a través de la Revelación divina.
Vía racional: Vía significa camino. Vía racional es el camino que sigue la razón para el conocimiento de la verdad.
El conocimiento que se obtiene por este camino es un conocimiento
natural. Dentro de ese conocimiento natural se
incluye cierto conocimiento de Dios, aunque muy imperfecto.
Vida activa: Vida dedicada a la acción social y política.
Vida contemplativa: Vida dedicada al estudio y la investigación.
Virtud: Es el hábito de hacer el bien. El hábito en que consiste la virtud se obtiene a partir de la repetición de actos
buenos. Hay virtudes intelectuales, relacionadas con la vida contemplativa, y virtudes morales, relacionadas con la
vida activa. Las virtudes intelectuales son la inteligencia (hábito de los primeros principios), las ciencias y la sabiduría.
Las virtudes morales más importantes se llaman cardinales y son: 1) la prudencia o razón práctica, que reside
en el entendimiento; 2) la justicia, que reside en la voluntad; 3) la fortaleza, que reside en el apetito irascible; y 4) la
templanza, que reside en el apetito concupiscible.
Vitanda: Término latino que significa “evitable”, “que debe ser evitado”.

Entradas relacionadas: