La vida es un juego de llamadas y respuestas

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Religión

Escrito el en español con un tamaño de 5,48 KB

 

La conciencia:


es ese lugar interior en el que la persona percibe las llamadas de la vida, las valora y decide darles respuestas. Cuando decimos" hay que actuar en conciencia" queremos decir que la persona siempre tiene que decir y obrar de acuerdo con lo que le diga su conciencia. Para formar la conciencia es aprender a escuchar.

Saber valorar y decidir:


para valorar la llamada hay que tener criterios de valoración:

  • en las normas: en la sociedad exixsten normas básicas que orientan el comportamiento. Son necesarias para la vida, por que indican por donde debemos buscar lo bueno y lo valioso.
  • en los valores: las normas están al servicio de los valores, que son más importantes. Un valor es la cualidad que poseen las cosas o las situaciones y que nos las hace atractivas.

Saber actuar


Cuando tenemos claro que valores son importantes para nosotro, hemos de actuar de acuerdo con ellos. A eso se le llama cultivar actitudes. Cuando una persona forma su conciencia, actúa de manera libre y responsable. La responsabilidad es saber explicar por que se actúa de una determinada manera, y asumir las consecuencias de lo que se hace.

¿Que es lo bueno?:


cuando un cristiano quiere saber que es bueno, mira a Jesús, en el encuentra a alguien que fue feliz porque supo ponersu libertad al servicio del bien.

Tres caminos hacia el bien


  • Amar a Dios: es reconocerlo como padre que ama a todos y todo, y que es digno de toda confianza. Es tomar su voluntad como orientacíón básica de la vida. Es cultivar la relación con él como fuente de luz y de fuerza en cada dia.
  • Amar al prójimo: es mirarlo siempre como hijo de Dios y hermano, y no como competidor o agresor. Es respetar su dignida y libertad. Es actuar buscando su mayor bien, atendiendo a sus necesidades y procurando su desarrollo como persona.
  • Amarse a sí mismo: es sentirse hijo amado de Dios, y por tanto, llamadoa avivir una vida de plenitud. Es cuidar de si mismo atendiendo a las propias necesidades. Es defender la dignidad  propia frente a las agresiones, es desarrollar las cualidades y capacidades recibidas en bien propio y de los demás.Amet pharetra lacus.

El bien es posible:


Jesús no solo nos muestra el camino del bien, sino que además, hace a las personas capaces de vivirlo.


El peligro a la esclavitud


Es un hecho que las personas pueden llegar a vivir como esclavos en vez de como seres libres. Es el riesgo que se corre si no se orienta adecuadamente la vida, o si se van acumulando decisiones equivocadas.

La vida humana es un don:


los cristianos creen que la vida existe por que Dios, el creador, lo ha querido. Sea cual sea el proceso que origen a las distintas formas de vida, voluntad de Dios está detrás de él. Y como todo lo que Dios hace, lo hace por amor: afirmamos que hay vida porque Dios nos ama, por eso la vida es un don.

Responsabilidad de don recibido: el cristiano recibe la vida humana con gratitud y ante ella se siente responsable y esto supone:

  • Recibirla: la vida se acoge y se agradece en uno mismo y en los demás. Así el cristianismo ve la vida humana como un signo del amor de Dios.
  • Conocerla: la vida humana es un desafío constante al pensamiento humano. Es una llamada a la ciencia para que conozca cada vez mejor su funcionamiento. Plantea muchas preguntas sobre las que la filosofía y la antopologia deben reflexionar.
  • Cuidarla: esto supone crear unas condiciones sociales que permiten a todos llevar una vida digna y atender adecuadamente a la salud de las personas.
  • Promoverla: no basta con cuidar la vida que ya existe. Estamos llamados también a ser fecundos, es decir, dar vida con la vida que ya tenemos.
  • Defenderla: en muchas ocasiones, y de muchas maneras, la vida se ve amenazada. Es deber del cristiano ponerse del lado de la vida y defenderla.

La vida humana, un valor absoluto


La vida humana es un valor sagrado. A nadie le está permitido destruirla, porque es gravemente contrario a la dignidad de la persona. Uno es la legítima defensa. Cuando debido a la agresión de alguien, la vida de una persona corre seri opeligro, esta tiene derecho a la vida pero no a la opción de matar. La legítima defensa, para quien tiene la responsabilidad de la vida de otro, puede también ser un grave deber. Pero la respuesta a la agresión debe ser proporcionada al peligro real y no debe suponer un uso de la fuerza mayor que el necesario.


Principios Generales: en el mundo de hoy encontramos amenazas contra la vida humana. Teniendo en cuenta lo dicho en los apartados anteriores, se pueden establecer una serie de principios generales que ayudan a responder adecuadamente a esas amenzas:

  • No matarás: el respeto a la vida humana es el principio más universal.
  • Más allá de ka k¡ley de talión.
  • Se deben procurar las mejores condiciones posibles en cada caso para el desarrollo de la vida humana.
  • La vida humana tiene tiene un valor en sí mismaque no depende de las circustanciasen las que se desarrolle.
  • La persona no es dueña absoluta de su vida ni de la de los demás.
  • La vida humana comienza en el momento de la concepción: cuando el espermaozoide fecunda el óvulo.

Entradas relacionadas: