La unión liberal y el retorno del moderantismo (1856-1868)

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,69 KB

 

LA REVOLOCION DE 1854 Y LA Caída DEL Régimen MODERADO. La revolución de Febrero de 1848 en París, se extendió por toda Europa. En españa, narvaez controlo el eco revolucionario, mientras en los pirineos se desplegabran de nuevo partidas carlistas que duro hasta 1849, lo que ha dado lugar a una segunda guerra carlista que en realidad no lo fue. La crisis del régimen moderado se debió a la corrupción y los escándalos financieros que enfrentaron al senado y al gobierno.
La exigencia del senado de revisar las concesiones ferroviarias provoco el cierre de las cortes y destierro político y militar. La revolución de 1854, se inicio con un pronunciamiento militar de generales moderados descontentos, encabezados por O'Donnell, que buscaba un cambio de gobierno. El enfrentamiento en vicalvaro, entre las tropas de O'Donnel y el gobierno, resulto una revuelta popular urbana. En las ciudades estallaron revueltas populares con la formación de juntas revolucionarias y un programa político pogresita y demócrata mas radical: cortes constituyentes, ampliación de las libertades, cambio de régimen político, sufragio universal, abolición de las quintas y enseñanza gratuita y obligatoria. Mas tarde, aparece un hecho fundamental, la restauración. Pero la radicalizacion de la revolución urbana amenazo el trono y forzó a la reina isabel
II a llamar a Espartero para formar el gobierno. EL BIENIO PROGRESISTA(1854-1856) La revolución permitió la vuelta al poder de los progresistas, que desarrollaron una interna labor legislativa. Cánovas, temeroso de que volviera a repetirse los hechos anteriores, quiso tender puentes hacia los progresistas, consiguiendo el nombramiento de Espartero, con el apoyo de O'Donnel. Esta colisión estre moderados progresistas y oportunistas trato de cambiar el régimen. La institucionalización política quiso plasmar una nueva constitución, paso a ser conocida como non nata. La política del bienio progresista se sustancio en 3 actuaciones:
ley de desamortización general, la ley de sociedades bancarias y crediticias, la ley de ferrocarriles.La constitución de 1856, se eliminaba el poder de la corona y se establecía el principio de la soberanía nacional. Las cortes tenían mayor autonomía y el senado era elegido por el pueblo. Se establecíó la milicia nacional y se proclama la igualdad ante la ley, el servicio militar y empleos públicos. La ley de ferrocarriles (1855) el estado se convertía en el principal impulsor de la constitución del tendido ferroviario. Ley de desamortización general (1856) se liquido la practica total de los bienes que poseían los ayuntamientos.


Se trataba con ello de finalizar el proceso que se había iniciado incluso antes de Mendizábal en relación a los bienes eclesiásticos. Ley de sociedades bancarias y crediticias, destinada a dinamizar la economía a través de la creación de un sistema financiero moderno y poder canalizar los capitales extranjeros. Las medidas reformistas del bienio repercutieron en la mejora de la calidad de vida de las clases mas desfavorecidas, un factor negativo fue las malas cosechas , que genero conflictividad social. Ante esta situación de desorden, Espartero dimitíó y la reina encargo el gobierno a O’Donnel, que restauro el régimen que el mismo había ayudado a derribar. Las masas populares, se echaron a la calle para forzar la caída del gobierno. Con el fin de la sublevación popular concluía también el gobierno pogresista y se inicio la ultima fase del reinado de Isabel II.

La ultima fase: los moderados volvieron al gobierno. En practica un programa de gobierno conservador que establecía el régimen de 1845. Su labor legislativa destaca la ley de instrucción publica. Los disputados entre moderados favorecíó la revuelta de O’Donnell y uníón liberal.
Este partido aparecía como un centro liberal eléctrico. No tenían ideología especifica y baso su estrategia de gobierno en el mantenimiento del orden y minimizar la vida parlamentaria. El “gobierno burgués o de O’Donnell” se caracterizó por la política interior, por un cierto reformismo. Así modifico la constitución de 1845 dándole un sentido mas liberal. Gran progreso material, favorecido por la afluencia de capitales extranjeros, construcción de red ferroviariaria y constitución de desamortización.Los problemas internos destacan por “el hombre de tierra” y frustración campesina, creaban situaciones explosivas. El conflicto carlista parecíó revivir de nuevo durante el periodo de la uníón liberal. Se intentaba provocar el levantamiento general carlista, pero la rápida intervención del gobierno lo impidió. O’Donnel pretendíó también relanzar la política exterior española mediante la creación de una flota moderna y realización de intervenciones militares exteriores. Poco tiempo después, España declaro la guerra a Marruecos, a consecuencia de unos incidentes fronterizos. Se firmo la Paz de Tetuán el 26 de Abril de 1860, Marruecos se comprometíó a pagar una indemnización de 400 mil de reales, y reconocíó el derecho de España de asentarse el en territorio de ifni, pero no se pudo conseguir nada mas porq Inglaterra no estaba dispuesta a consentir una expansión.
La crisis se precipito en 1863, cuando un escándalo de corrupción salpico el pretigio de O’Donnell y la reina le retiro su confianza. Dimite e Isabel
II recurre a Narvaez. Los últimos años del reinado de Isabel II, da lugar a la revolución de 1868. Entre 1863 y 1868, se alteran gobiernos moderados y unioristas. Demócratas y pogresistas puros abandonan la vida política y dejan de participar en las elecciones. Todos se muestran incapaces de contener el progresivo agotamiento del modelo moderado. Una serie de factores van a acelerar el progreso de descomposición del régimen isabelino. La unidad de acción impuesta por progresistas y demócratas derriban al partido moderado, para derrotar a Isabel II. La crisis financiera e industrial crea una crisis de subsistencia. Se inicio una serie de malas cosechas que producen un alza en los precios , la uníón de todos estos factores puso en marcha una conspiración antiborbonica. La muerte de O’donnell empujo a los unionista hacia la causa revolucionaria. El gobierno de Isabel II tuvo que dimitir, y la reina tuvo que exiliarse. Salíó de San Sebastián con dirección a Francia en 1868 donde fue acogida por Napoleón III

Entradas relacionadas: