Unicidad y totalidad en un equipo de trabajo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Magisterio

Escrito el en español con un tamaño de 17,66 KB

 

El “trabajo en equipo” se sitúa en el ámbito de las relaciones interpersonales, sin negar que el talento individual es indispensable para el éxito de cualquier actividad. Las organizaciones –tal vez desde no hace mucho tiempo– se han dando cuenta que el talento tiene un mejor rendimiento si se potencia en su doble dimensión: individual y de equipo.
La historia de los deportes, por ejemplo, está llena de fracasos de colectividades que no alcanzaron el éxito a pesar de haber reunido al mayor número de “superestrellas”. Es desde esta evidencia que se ha analizado el resultado sinérgico que produce el  trabajo en equipo; aquél en el que el resultado final del conjunto es mayor que la suma de resultados individuales.

Grupos Primarios o Informales

Estos grupos se caracterizan por las selecciones interpersonales cara a cara, espontáneas. El establecimiento y regulación de las relaciones de sus miembros están dadas por normas tácitas, espontáneas, es decir, no están escritas. Todos sus integrantes se conocen y se relacionan entre sí, cada uno tiene una labor y una posición dentro del grupo. Para el grupo primario, su fundamento está dado por la satisfacción social, interés por la persona y el lograr la conservación de su unidad. Se ven afectadas por: Cuando uno de los miembros considera que es mal visto o juzgado en el grupo. Siente hostilidad hacia uno o varios integrantes del grupo. Cuando uno de los miembros o el grupo, considera que uno de ellos no merece la confianza o aceptación. Cuando algún miembro en su comportamiento atropella las normas establecidas, esto es, no acata disposiciones explícitas o no, pero que reconoce y acepta el grupo. Cada relación se debe mejorar en pos de las satisfacciones personales de todos los integrantes del grupo. No es suficiente recibir, es necesario dar, aportar. Las relaciones pueden mejorar si se procura: Lograr una buena comunicación, que evite los comportamientos en base a suposiciones. Analizar y tratar de explicar nuestro comportamiento y el de los demás. Aprender a apreciar y respetar los aspectos positivos del comportamiento de los demás. Si “pesamos” los aspectos positivos y negativos de una persona vemos que los positivos siempre “pesan” más, igual sucede con las penas y pesares. Toda situación por negativa que sea siempre deja algo. Experiencia.

Grupos secundarios o formales

Estos grupos se caracterizan porque se organizan con un propósito definido de alcanzar metas y más objetivos propios. Las relaciones entre sus miembros son impersonales. No todos sus miembros se conocen entre sí. Sus relaciones están organizadas de acuerdo con los objetivos. Cuando este grupo se distorsiona o no alcanza sus metas, tiende a desintegrarse. En los grupos secundarios, se generan en su interior grupos primarios, los que constituyen el aspecto realmente humano de los grupos secundarios.

Algunos de los motivos de desajuste entre los individuos y el grupo secundario son: El integrante de la organización no comparte los objetivos. Considera que el trabajo asignado, no corresponde a sus capacidades. No está de acuerdo con los procedimientos  y técnicas utilizadas con el fin de lograr las metas de la organización. Siente hostilidad hacia el Jefe. Al vivenciar estas situaciones no se logrará satisfacer los objetivos individuales, se dificultará el alcance de las metas del grupo y  el comportamiento será poco efectivo. Algunas de las formas de ajuste al grupo son: Mantener una buena comunicación entre los integrantes, tanto compañeros, como subalternos o jefes y viceversa. Estar dispuesto a modificar las actitudes que choquen con los objetivos del grupo, siempre y cuando se puedan lograr las metas individuales.Todo cambio trae resistencia, es más fácil cambiar de actitud cuando se participa en grupo en la toma de decisiones. Estar dispuesto a plantear los problemas y las soluciones. Estar dispuestos a cooperar con el fin de lograr los objetivos del grupo y disminuir las fricciones entre ellos. Trabajo en equipo y vida cotidiana. En el día a día, todos emprendemos tareas de distinta magnitud para lograr nuestros objetivos personales y –dependiendo de la envergadura de la tarea– necesitamos la colaboración de una o más personas para tener éxito. Esto quiere decir que en la vida cotidiana todos nos necesitamos, a veces para aportar y otras para recibir, según las circunstancias. Por otra parte, para compartir con otros tenemos que saber ponernos de acuerdo, saber negociar. Trabajar en equipo es una fuente permanente de aprendizaje en estas competencias: enseña a transformar un potencial conflicto negativo en un conflicto bien manejado y también en lograr soluciones creativas que integren una diversidad de puntos de vista. Trabajo en equipo y obtención de trabajo: Alguien deberá facilitarnos contactos, otro nos ayudará a redactar el currículo o a preparar una carpeta que evidencie nuestras competencias. Toda esta cadena colaborativa fluirá más naturalmente, si tenemos la práctica de trabajar en equipo. Por otra parte, quien ha vivido la experiencia de trabajar en equipo, de una u otra forma ha desarrollado la habilidad para ejercer distintos roles, para ponerse en el lugar de otro, de ceder, de aportar, de subordinar sus intereses particulares a los grupales, de exponer con claridad su opinión, de organizar y administrar recursos y de armonizar distintos puntos de vista, entre otros. El o los entrevistadores sabrán apreciar una actitud de colaboración y valorarán la capacidad del postulante para integrarse a los equipos de trabajo. Trabajo en equipo y estabilidad laboral: Bien podría definirse una empresa como la integración de capacidades individuales organizadas en equipos armónicos de trabajo, en pro de un determinado objetivo. Visto así, toda empresa requiere de sus empleados una disposición a sumar esfuerzos, a colaborar para lograr los objetivos y a contribuir en la generación de un clima organizacional estimulante. Un empleado, entonces, que sabe ejercer su rol individual y su rol dentro del equipo de trabajo, que busca activamente recursos para que el equipo cumpla sus objetivos y que contribuye al buen clima organizacional, tendrá mejores oportunidades de permanencia en la empresa, que aquéllos que muestran dificultades para hacerse parte de las metas compartidas. Por lo tanto la disposición a enfrentar positivamente las dificultades, la capacidad de búsqueda de soluciones, la creatividad para descubrir alternativas, los esfuerzos colectivos para superar resistencias, son todas capacidades ampliamente valoradas por las organizaciones y permiten una mayor estabilidad laboral.Importancia de los Objetivos: Primero, se deben plantear objetivos realistas y posibles de alcanzar; de lo contrario, se produce algún grado de frustración. Segundo, su realización debe tener plazos bien definidos. Tercero, los objetivos tienen que ser lo más específicos posibles, llegándose incluso a señalar los responsables de implementar acciones concretas. El cuarto y último requisito es que la materialización de objetivos sea medible y controlable, ya que sus resultados deben evaluarse para ser ajustados según su cumplimiento en el tiempo. Normas en el Equipo de Trabajo: Establecer ciertas reglas básicas sirve para asegurarse de que todos los componentes están de acuerdo con el modo en que va a funcionar el equipo. De esta forma, se implantan normas relativas al modo de realizar el trabajo, al papel y las responsabilidades de los integrantes, a las vías de comunicación entre los miembros del grupo, a la forma como se organizarán las reuniones, etc. Las normas rigen sobre distintos aspectos del equipo: Normas sobre comunicación: ¿Cuándo debería tener lugar la comunicación y a través de que medio. Normas sobre las reuniones: ¿Qué horario tiene cada uno? ¿Debería existir alguien encargado de coordinar las reuniones? ¿Hay preferencias a la hora de realizar las reuniones? ¿Qué lugar es bueno para realizarlas? ¿Qué sucede si se llega tarde a una reuníón? ¿Qué pasa si un miembro del grupo se pierde una reuníón? ¿Y si son varias? Normas de comportamiento: ¿Se puede fumar y comer en las reuniones?¿Qué ocurre si alguien domina la discusión? ¿Cómo se pueden cambiar las normas si alguien no se siente cómodo con la forma de actuar del grupo? Modo Funcional de los Equipos de Trabajo: Objetivo común y tareas aceptadas. En un equipo de trabajo parte del tiempo es dedicado a definir cuál es el objetivo común, esto se hace mediante una discusión libre. Número reducido de participantes. Es conveniente que el equipo esté constituido por un reducido número de participantes, de preferencia no más de diez integrantes. La ventaja de un equipo pequeño es que todos pueden participar o intervenir para expresar sus opiniones, permitiendo llegar fácilmente a un acuerdo. Organización. Se refiere a la distribución del trabajo, tomando en cuenta las habilidades de los integrantes, del manejo de información para tomar decisiones por medio de redes abiertas de comunicación y del ejercicio de la autoridad con un liderazgo situacional, es decir que el líder (previamente elegido) sepa encaminar y aprovechar las ventajas de cada uno de los integrantes del equipo. Unicidad y totalidad. El equipo conforma un todo pero a su vez es una organización social única e irrepetible, cada uno de sus miembros tiene una personalidad distinta por lo tanto debe disponer de una capacidad individual suficiente para contribuir con sus conocimientos, habilidades y actitudes, en forma equilibrada, de lo contrario provocará una crisis en el seno del equipo. Compromiso personal. Es la disposición física y emocional para crear y mantener el espíritu de equipo. Modo Funcional de los Equipos de Trabajo: Límites y disciplina. Dentro del trabajo en equipo, los miembros deben renunciar a una parte de sus intereses individuales y de su tiempo, para evitar poner en conflicto los intereses grupales.Presencia de un vínculo interpersonal: El equipo es un conjunto de vínculos vivos, cuyas relaciones interpersonales juegan un papel fundamental, ya que las personas se encuentran ligadas por una conciencia muy clara de pertenencia y por cierta cultura común. Convergencia de esfuerzos. Existen equipos de trabajo en los cuales los integrantes comparten la misma profesión, pero hay otros en los cuales los miembros tienen profesiones de diferentes ramas del conocimiento, comprometidos en realizar un mismo objetivo, los cuales buscan complementarse dependiendo unos de otros. Aprovechamiento del conflicto. El conflicto interpersonal es inevitable en las organizaciones. También lo es en los equipos de trabajo. La mejor manera de resolver las diferencias es a través de la negociación, en donde se acepta el desacuerdo, se analizan las razones cuidadosamente y el grupo busca resolverlo democráticamente.Conciencia de la situación interna. Para que el equipo sea consciente de su situación interna debe existir un clima de confianza y solidaridad que los participantes sientan la libertad para revisar los resultados de la tarea, la funcionalidad de los procesos, y la calidad del proceso socio-afectivo. Las herramientas e instancias de coordinación pueden ser muy diversas. Analicemos algunas: Rol coordinador: Un miembro del equipo puede desempeñar la función de supervisar todas las otras funciones, velar porque todas las contribuciones individuales se integren adecuadamente, identificar los puntos críticos y armonizar la gestión. En general, este rol lo ejerce el “jefe” del equipo. Reuniones de equipo: Es muy sano que en algún momento todos compartan lo realizado, los problemas que están enfrentando, pongan en común sus experiencias y ajusten la planificación. las reuniones son citadas, preparadas y dirigidas, generalmente, por el coordinador o jefe del equipo. Comisiones de trabajo: No siempre resulta eficiente convocar a reuníón a todos los miembros de un equipo, en particular si éste es numeroso. Es conveniente constituir subgrupos, con temas específicos, que logren avances parciales. Las herramientas e instancias de coordinación pueden ser muy diversas. Analicemos algunas:

Plenarias: Cuando un equipo es muy grande, conviene convocar reuniones masivas. Este tipo de reuniones suelen ser de carácter informativo más que participativo, y cuando se quiere tomar decisiones se hace por votación. Medios de comunicación: Se facilita la coordinación cuando se utilizan eficientemente ciertos medios de comunicación, como por ejemplo, el correo electrónico o los foros virtuales; y también los medios tradicionales, como el teléfono y los memorandos. Conversaciones informales: Con los compañeros de equipo podemos hablar sin agenda previa, pero con objetivos claros, en cualquier momento. Toda comunicación puede ser útil a la suma de fuerzas para lograr lo que se busca. Reportes o informes: Los informes de avance pueden ser un medio útil para compartir información y evaluar formalmente resultados parciales o totales.

Entradas relacionadas: