Transicion

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,6 KB

 
TRANSICIÓN ESPAÑOLA Y CONSTITUCIÓN
Monarquía de don Juan Carlos I
Tras la muerte de Franco, las Cortes proclaman Rey a don Juan Carlos I iniciando la transición democrática. Las características del proceso:
-El largo período de dictadura que dio lugar a que las generaciones que no habían participado en la Guerra alcanzaran la madurez y tuvieran la esperanza de una renovación política.
-La voluntad del rey, que se convertiría en el motor del cambio.
-La sociedad española, que quería participar en las libertades políticas y el desarrollo político de Europa.
Ni la izquierda ni la derecha creían en las posibilidades del nuevo rey, sin embargo, don Juan Carlos apostó por una monarquía democrática, constitucional y parlamentaria a la que se llegaría mediante un programa de reformas no contaba con el apoyo de la derecha, que dominaba los principales resortes del poder, ni de la izquierda, que estaba muy dividida y pedía la instalación de un gobierno provisional y unas Cortes constituyentes que decidieran sobre el modelo de Estado, pero la evolución de los acontecimientos iría imponiendo un consenso.
Transición política
El rey encontró en Torcuato Fernández Miranda, quien conocía el orden político vigente, al hombre ideal para realizar la reforma desde la legalidad, pero tuvo que conformarse con nombrarlo presidente de las Cortes, ya que los poderes fácticos le obligaban a nombrar a Carlos Arias presidente del Gobierno.
El gobierno de Arias mostraba equilibrio entre la ortodoxia franquista, el reformismo y el neutralismo de los técnicos.
Carlos Arias era incapaz de realizar los cambio anunciados por el rey, sólo anunciaba tímidas reformas y se limitaba a la legalización de partidos, lo que disgustó a la oposición, iniciando un período de inestabilidad reflejada en huelgas y manifestaciones.
En estas circunstancias, las Cortes discuten una Ley de Asociaciones que obligaba a una reforma de código penal.
Mientras el rey viajaba por Europa y EEUU para dar una imagen de la nueva España, Carlos Arias presenta la dimisión debido a los sucesos de Montejura, los atentados de ETA y las presiones a las que se ve sometido.
El rey nombra a Adolfo Suárez presidente del Gobierno. Con un “Gobierno de penenes” y la ayuda del rey, el nuevo gobierno desmantela las estructuras políticas y sindicales del franquismo e instala la democracia en España.
En 1976 las antiguas Cortes franquistas aprueban la Ley para la Reforma Política, que creaba unas Cortes bicamerales elegidas por sufragio universal y en este mismo año, el programa de reformas del Gobierno fue mayoritariamente aprobado en un referéndum.
En las elecciones de 1977 la UCD, de Adolfo Suárez triunfó, seguida por el PSOE. En Cataluña y el País Vasco, ganaban los partidos autonomistas.
En estas elecciones el pueblo español optó por la moderación y se establecía el predominio de dos grandes partidos, UCD y PSOE.
El nuevo gobierno se enfrentó a tres tareas principales: resolver la crisis económica, aprobar una constitución y solucionar el problema regional, complicado por el terrorismo de ETA. Los dos primeros asuntos los resolvió mediante la política de consenso.
El consenso económico: se planteó un Plan de Saneamiento y Reforma de la economía fundamentado en una reforma fiscal, una moderación del crecimiento salarial y una especial atención al paro. Esto requería una política de Estado, por lo que se apeló al consenso con la oposición y los sindicatos en los Pactos de la Moncloa. En ellos se contuvieron las reivindicaciones salariales a cambio de una reforma social y económica con el objetivo de reducir la inflación.
El consenso político: una comisión formada por representantes de todas las fuerzas políticas de la nación elaboraron un anteproyecto que fue aprobado por las Cortes. Fue sometida a referéndum y aprobada el 12 de noviembre de 1978 y en diciembre fue sancionada por el rey. Dos días más tarde se anunciaban elecciones generales: el período constituyente había terminado y empezaba el legislativo.


Constitución de 1978
Valores y principios:
- La altura de miras de sus principios programáticos. La constitución consta de una declaración de principios y está dividida en 11 títulos que recogen 169 artículos. Es la más larga junto con la de 1812 y resulta inconcreta y reiterativa. Aún así, la valoración es muy positiva por su carácter progresista y por su capacidad para facilitar la convivencia pacífica de todos los españoles y proyectar un futuro mejor.
-
Va más allá del puro consenso. Se trata de la búsqueda de un equilibrio entre la tradición y las nuevas corrientes en lo ideológico, político, jurídico e institucional.
-
La mayor parte de los españoles se identifican con ella. Su imprecisión y ambigüedad permitieron el acuerdo en puntos conflictivos. Todos vieron sus intereses e ideologías reflejados en ella.
Derechos y deberes constitucionales:
- Las libertades ciudadanas deben ser respetadas y amparadas por el Estado, el cual deberá imponer justicia, ya que las leyes emanan del pueblo.
- Derecho a una justa distribución de la riqueza, evitando desigualdades entre pobres y ricos. Derecho a un trabajo digno, formación adecuada y pensión de incapacidad o de vejez.
- Derecho a participar libremente en la vida política, a elegir libremente a sus representantes en las elecciones.
- El Estado debe garantizar la libertad y la igualdad (la ausencia de privilegios, el cumplimiento de deberes colectivos y personales, pagar los impuestos, ser tolerante..) Libertad de circulación y residencia en el territorio nacional.

- Derecho al pluralismo político (libertad de pensamientos, de expresión. Nadie puede ser perseguido por su ideología, credo, o religión).
- Libertad de mercado (libre circulación de mercancías, derecho a la propiedad, crear una empresa y acudir a los mercados)
- Derecho de ciudadanía. Ningún español de origen puede ser privado de su nacionalidad, que es un derecho fundamental de la persona.
Instituciones y organismos del nuevo Estado español:
La constitución contempla una serie de instituciones fundamentales, para hacer posible la gobernabilidad del Estado.
-
Corona . El rey es símbolo de la unidad de España y tiene un importante papel en las relaciones internacionales
-
Cortes Generales. Representantes del pueblo español formadas por dos cámaras: el Congreso de los diputados, y el Senado. Poder legislativo y controlan al Gobierno.
-
Gobierno. Dirige la política interior y exterior, la administración civil y militar. Lo forman el presidente y sus ministros. Poder ejecutivo.
-
Poder judicial. Son: Jueces y magistrados. Destacar: Tribunal Supremo como órgano superior de justicia y Tribunal Constitucional que declara la constitucionalidad o no de las leyes.
-
Organismos territoriales del Estado. Se desarrolla el Estado de las autonomías: 17 autonomías, que a su vez las forman provincias y municipios.

Entradas relacionadas: