El tragaluz buero vallejo valoración critica

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,04 KB

 

3. Antonio Buero Vallejo

La obra dramática A. Buero Vallejo (Guadalajara, 1916- Madrid, 2000), uno de los principales dramaturgos del Siglo XX, consagrado con los principales premios de la literatura española (Lope de Vega por Historia de una escalera, Nacional de Teatro, Cervantes, Nacional de las Letras Españolas) tiene como tema común la tragedia del individuo, analizada desde un punto de vista social, ético y moral. Buero Vallejo es, ante todo, un trágico. Pero para él la tragedia tiene una doble función:
inquietar, planteando problemas sin imponer soluciones, y curar, invitándonos a una superación personal y colectiva

Su temática gira en torno al anhelo de realización humana y a sus dolorosas limitaciones: la búsqueda de la felicidad, de la verdad, de la libertad, se ve obstaculizada – y a menudo rota – por el mundo concreto en que el hombre vive. Y esta temática ha sido enfocada por Buero en un doble plano: el existencial y el social, que aparecen entremezclados en su teatro. 

CLASIFICACIÓN DE SU OBRA

1

Teatro simbolista

En la ardiente oscuridad es una tragedia de compleja significación: sus personajes, ciegos, encarnan la resignación o la rebeldía ante su dolorosa condición, símbolo de la miseria existencial o de la alienación social; y la dialéctica cuestión que plantea el autor es si debemos aceptar nuestras limitaciones y tratar de ser felices con ellas, o si hemos de rebelarnos trágicamente, aunque no esté en nuestras manos el superarlas. Otras obras, también de corte simbolista es La tejedora de sueños, recreación del mito de Ulises y Penélope.

2

Teatro de crítica social

Estas obras analizan la sociedad española con todas sus injusticias, mentiras y violencias. Pertenecen a este grupo: Historia de una escalera, Las cartas boca abajo y El tragaluz, una de sus mejores obras. Desde un hipotético futuro, dos “investigadores” proponen al espectador un experimento: volver a una época “pasada” (el Siglo XX) para estudiar el drama de una familia cuyos miembros adoptaron posturas distintas en una Guerra Civil.


3

Dramas históricos

En estos dramas la anécdota histórica es, sobre todo, un pretexto para plantear candentes problemas actuales, sorteando a la censura. Pertenecen a este grupo Un soñador para un pueblo, sobre Esquilache, ministro de Carlos III, unhombre que sueña con un futuro mejor para España, y se estrella contra la rutina y los intereses reaccionarios; Las Meninas, sobre Velázquez; representa al artista amante de la verdad y de la justicia, combatido por la hipocresía y la corrupción; El concierto de San Ovidio, situada en Francia en vísperas de la revolución. Es otro drama de ciegos, que ahora son símbolo de los oprimidos por explotadores sin escrúpulos.

Los temas son la explotación del hombre por el hombre y la lucha del hombre por su liberta;  El sueño de la razón, que  se sitúa en el Madrid de 1823, durante la ola de terror desencadenada por Fernando VII en su lucha contra los liberales. El protagonista es Goya, quien simboliza la incapacidad de algunos para oír, para desentrañar el sentido de la realidad. 

Desde un punto de vista escénico, las últimas obras de Buero presentan indudables novedades técnicas:

  • recursos de luminotecnia o de tramoya para obligar al espectador a “ver” la realidad desde el punto de vista de determinados personajes.
  • la mezcla de lo real y lo imaginario
  • la ruptura del desarrollo cronológico, etc. 

LOS PERSONAJES DE BUERO VALLEJO


1.Presentan alguna tara física o psíquica,

2.No se reducen a simples esquemas o símbolos,

3.Son caracteres complejos que experimentan un proceso de transformación a lo largo de la obra,

4.La crítica los ha distinguido entre personajes activos y contemplativos

Los primeros carecen de escrúpulos y actúan movidos por el egoísmo o por sus bajos instintos, y, llegado el caso, no dudan en ser crueles o violentos si con ello consiguen sus objetivos. No son personajes malos; la distinción maniquea entre buenos y malos no tiene cabida en el teatro de Buero.

Los contemplativos se sienten angustiados. El mundo en que viven es demasiado pequeño. Se mueven en un universo cerrado a la esperanza. A pesar de ser conscientes de sus limitaciones, sueñan un imposible, están irremediablemente abocados al fracaso. Nunca ven materializados sus deseos.

Entradas relacionadas: