Texto del pacto del pardo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,86 KB

 

El reinado de Alfonso XII: el Sistema canovista y la constitución de 1876


La preparación de la Restauración de la dinastía borbónica se inició cuando la reina se exiló a París en 1868, pues durante el sexenio Revolucionario, Cánovas del Castillo se encargó de crear un grupo de partidarios del joven príncipe Alfonso, y de su declaración en Inglaterra (con el fin de que conociera el sistema político de aquel país, modelo para todos los liberales).En 1874 finaliza la República con el provocamiento de M. Campos. Cánovas redactó para el príncipe el manifiesto de Sandhurts en el que manifestaba su deseo de que regresara a España para convertirse en un rey liberal, restableciendo la monarquía constitucional de acuerdo con la “constitución interna del país” fruto de la evolución histórica y la necesidad de modernizarse. Cánovas del Castillo, político liberal pero muy conservador, a pesar de mostrar poca sensibilidad ante los problemas sociales, es consciente del atraso político, económico y social del país. Sin embargo, su obra política permitíó el desarrollo económico y estabilizó el país. Puntos en los que se debía basar el sistema eran:
1. La Monarquía y las Cortes, que eran los pilares básicos (y formaban su “constitución interna o no escrita”), por lo que la soberanía debía ser compartida por ambas instituciones. La monarquía encarnaba la historia y la autoridad y las Cortes la libertad y la necesidad de modernización (concepción ecléctica).
2. La Monarquía Constitucional debía acoger todas las tendencias liberales (lo que dejaba fuera a Carlistas y Republicanos). Los partidos liberales debían alternarse pacíficamente en el poder respetando una constitución pactada dejando al ejército al margen y poniendo fin a pronunciamientos con vía de acceso al poder. Pero el general Martínez Campo con un golpe dado en Sagunto proclamó rey a Alfonso XII.

El nuevo sistema ideado por Cánovas del Castillo se plasmó en la Constitución de 1876, la de mayor longevidad hasta la actualidad, vigente hasta 1931. Texto ecléctico cuyos principios fundamentales eran:
1.Soberanía compartida entre el rey y las cortes: el rey ejerce poder ejecutivo a través de los ministros y elije al presidente del gobierno. También podía disolver las Cortes, derecho a veto e iniciativa legisladora. 2. Sistema bicameral: con una cámara alta con senadores por designación real y el congreso de diputados elegidos por sufragio. 3. Centralismo: el gobierno controlaba los ayuntamientos y diputaciones y establecía una unidad de códigos para todo el Estado. 4. Derechos y deberes: recoge casi todos los de la Constitución de 1869, pero su concreción se sometía a leyes ordinarias que restringían algunos derechos (imprenta, expresión). 5. Catolicismo: reconocida como la religión oficial del Estado, pero se permitían otros cultos, aunque no sus manifestaciones públicas.

Una vez aprobada la constitución, otro pilar fundamental para el funcionamiento del sistema era la creación y alternancia de dos grandes partidos: el conservador y el liberal. Ambos eran partidos notables, no eran de masas ya que en ellos sólo participaba una pequeña parte de la población- El partido conservador, liderado por Cánovas, se formó con antiguos moderados y unionistas de la época isabelina, que representaba a los sectores del orden. El partido liberal se formó con los sectores progresistas y demócratas procedentes de las clases urbanas, cuyo dirigente fue Sagasta. Este sistema servía a una oligarquía.

Durante el breve reinado de Alfonso XII comenzó a funcionar el sistema, se consiguieron logros importantes como la pacificación carlista con el manifiesto de Somorrostro, que suprimíó los fueros u el Antiguo Régimen fiscal para establecer un nuevo concierto económico.

En Cuba a paz de Zajón permitíó una autonomía que no llegó a establecerse, originando un nuevo conflicto en 1885.

La muerte prematura del joven Alfonso XII en 1885 provocó una grave situación que puso como regente a su esposa Mª Cristina de Hasburgo, embarazada de Alfonso XII. Para que no peligrara la monarquía, Cánovas y Sagasta acordaron el Pacto del Pardo por el que prometían turnarse el poder según conviniera, por lo que las elecciones no representaban la voluntad popular, sino que eran previamente preparadas y manipuladas para que se diera el resultado pactado.

El partido que, con previo pacto de Cánovas y Sagasta, obténía la confianza de la regente, convocaba elecciones e invariablemente las ganaba gracias al trabajo del ministro de la gobernación un departamento gubernamental español que se formó con las Cortes de Cádiz con intermitencia en sus funciones y denominación hasta 1977 en que es sustituido por el Ministerio del Interior. El sistema del control que determinadas personalidades ejercía sobre sus vecinos recibía el nombre de Caciquismo. Debido a este sistema se explica la elevada abstención de las masas populares por su desconfianza hacia los políticos y su mayoritario analfabetismo.

ayuntamientos y diputaciones y establecía una unidad de códigos para todo el Estado. 4. Derechos y deberes: recoge casi todos los de la Constitución de 1869, pero su concreción se sometía a leyes ordinarias que restringían algunos derechos (imprenta, expresión). 5. Catolicismo: reconocida como la religión oficial del Estado, pero se permitían otros cultos, aunque no sus manifestaciones públicas. Una vez aprobada la constitución, otro pilar fundamental para el funcionamiento del sistema era la creación y alternancia de dos grandes partidos: el conservador y el liberal. Ambos eran partidos notables, no eran de masas ya que en ellos sólo participaba una pequeña parte de la población- El partido conservador, liderado por Cánovas, se formó con antiguos moderados y unionistas de la época isabelina, que representaba a los sectores del orden. El partido liberal se formó con los sectores progresistas y demócratas procedentes de las clases urbanas, cuyo dirigente fue Sagasta. Este sistema servía a una oligarquía. Durante el breve reinado de Alfonso XII comenzó a funcionar el sistema, se consiguieron logros importantes como la pacificación carlista con el manifiesto de Somorrostro, que suprimíó los fueros u el Antiguo Régimen fiscal para establecer un nuevo concierto económico. En Cuba a paz de Zajón permitíó una autonomía que no llegó a establecerse, originando un nuevo conflicto en 1885. La muerte prematura del joven Alfonso XII en 1885 provocó una grave situación que puso como regente a su esposa Mª Cristina de Hasburgo, embarazada de Alfonso XII. Para que no peligrara la monarquía, Cánovas y Sagasta acordaron el Pacto del Pardo por el que prometían turnarse el poder según conviniera, por lo que las elecciones no representaban la voluntad popular, sino que eran previamente preparadas y manipuladas para que se diera el resultado pactado. El partido que, con previo pacto de Cánovas y Sagasta, obténía la confianza de la regente, convocaba elecciones e invariablemente las ganaba gracias al trabajo del ministro de la gobernación un departamento gubernamental español que se formó con las Cortes de Cádiz con intermitencia en sus funciones y denominación hasta 1977 en que es sustituido por el Ministerio del Interior. El sistema del control que determinadas personalidades ejercía sobre sus vecinos recibía el nombre de Caciquismo. Debido a este sistema se explica la elevada abstención de las masas populares por su desconfianza hacia los políticos y su mayoritario analfabetismo.

Entradas relacionadas: