Teoría de la educación . Matemáticas y dialéctica

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 3,13 KB

 

2.4. Ahora bien, para llevar a cabo esta propuesta política se requieren dos cosas: seleccionar a las “mejores naturalezas”, es decir, aquellos individuos que por naturaleza posean ciertas cualidades innatas para la filosofía y el gobierno (capacidad de aprender, honestidad, odio a la mentira…). Y, en segundo lugar, proporcionarles una educación adecuada que los dirija hacia el conocimiento de las ideas. El conocimiento de las ideas no surge de manera espontánea, sino que es un camino, tal y como se nos presenta en el mito de la caverna, arduo y difícil que muy pocos están dispuestos a realizar y que requiere de una educación adecuada.\Una vez que hayan alcanzado el conocimiento de las ideas , gracias a la filosofía (dialéctica ascendente), los filósofos deberán descender(dialéctica descendente) al mundo sensible y ocuparse de los “asuntos humanos” (tribunales, gobernar).Y ello,porqueno sólo son los más entendidos,(ya que conocen lo que es el bien y , por tanto, saben discernir en qué consiste en bien de la ciudad), sino también porque es la única garantía deque los que van a acudir a la política no lo hagan por propio interés personal(buscando en ella la riqueza y el poder), sino como una obligación odeber


Gracias a la filosofía conocen en qué consiste el verdadero bien y la verdadera felicidad: en llevar una vida recta y juiciosa, dedicada al saber, y no lo confunden, como la mayoría de los políticos corrientes, con lo que tan sólo son “vanas sombras” del verdadero bien (riquezas, poder…).\ En definitiva, y para concluir nuestra redacción, un Estado justo y armonioso depende, en última instancia, de la elección de sus gobernantes: sólo deben gobernar los que han alcanzado el verdadero conocimiento y esto son los filósofos. Recordemos que la justicia en la ciudad(como en el alma) consiste una “armónía entre las partes”. Una sociedad será justa y ,`por tanto, feliz si cada clase que lo componen (productores, ejército y filósofos) realizan la función para laque está mejor preparado: los productores a la actividad económica, los militares a defender la ciudad y los filósofos a gobernar, aunque esto suponga renunciar a su felicidad individual (la felicidad del sabio consiste en llevar una vida dedicada al saber, al conocimiento). Sin embargo, Platón obliga a los filósofos a descender de la “isla de los bienaventurados” (dialéctica descendente) y ocuparse del gobierno, ya que gracias a la filosofía han aprendido a “gobernarse a sí mismos”(gobernar su alma introduciendo armónía entre sus partes, sometiendo los apetitos, deseos y emociones al sabio control de la parte racional),y a la ciudad(ámbito político), teniendo como guías las esencias de la justicia y del bien.

Entradas relacionadas: