Teatro neorromántico

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 3,76 KB

 


Tema 7.
El teatro español en la primera mitad del Siglo XX. La obra dramática de Ramón Mª del Valle-Inclán. El teatro es un género destinado a la representación, es decir, a convertirse en espectáculo, por lo quepresenta condicionamientos comerciales que no afectan a otros géneros. Este carácter de espectáculopermite establecer una distinción entre dos tendencias: la de los escritores que se adaptan al gusto de losespectadores que habitualmente acuden a los teatros (teatro comercial
) y la de los que se proponen larenovación de la escena y muchas veces no ven representadas sus obras (teatro renovador
).

1. El teatro comercial

Hasta la Guerra Civil pueden distinguirse tres géneros principales en el teatro comercial: la comediaburguesa, el teatro cómico y el teatro poético.El principal representante de la comedia burguesa es el Premio Nobel Jacinto Benavente (1866‑1954),autor de éxito que presenta los conflictos domésticos de las clases acomodadas, a veces con un tono decrítica amable, en comedias como La noche del sábado. También estrenó dramas rurales como Lamalquerida. Su obra más original es, sin embargo, Los intereses creados, farsa inspirada en la Commediadell’arte italiana.En el teatro cómico destacan los hermanos Serafín Álvarez Quintero (1871‑1938) y Joaquín Álvarez Quintero (1873-1944), que cultivan una comedia costumbrista ambientada en Andalucía.
Carlos Arniches(1866‑1943) escribe comedias y sainetes de ambiente madrileño (El santo de la Isidra) y lo que llamó“tragedias grotescas”, en las que combina elementos cómicos y personajes y situaciones conmovedoras,con una visión crítica de la sociedad (La señorita de Trevélez).
Pedro Muñoz Seca (1881‑1936) escribíó Lavenganza de don Mendo, una crítica del teatro poético neorromántico. Algunos autores intentan rednovarel teatro cómico cultivando un humor más intelectual con influencias del absurdo, como Enrique Jardiel Poncela y Miguel Mihura, que siguen escribiendo después de la Guerra Civil. El teatro poético tiene elementos posrománticos y, en los escritores de principios de siglo, rasgos modernistas. En esta corriente podemos citar a Eduardo Marquina y José María Pemán
.

2. El teatro renovador

En las sucesivas generaciones literarias que se suceden antes de la guerra surgen autores que pretenden renovar el teatro en sus aspectos literarios y en la puesta en escena. Entre todos ellos, sobresalen RamónMaría del Valle-Inclán y Federico García Lorca, autores que han gozado de un éxito continuado desde la época en que compusieron sus obras hasta la actualidad, con la salvedad de los años más estrictos de la censura franquista. Entre los autores de la Generación del 98, destaca Miguel de Unamuno, que plantea, como lo hace en otros géneros, sus problemas existenciales (el sentido de la vida, el conflicto entre razón y fe, el problema de la trascendencia, etc.) en el teatro: La esfinge; Fedra; El otro. También Azorín cultivó, con escaso éxito, un teatro simbólico en el que plantea igualmente problemas filosóficos y existenciales: Lo invisible. Por último, Jacinto Grau (1877‑1956), coetáneo de los noventayochistas, es autor, entre otros títulos, de Elseñor de Pigmalión

Entradas relacionadas: