Sociologia - HIRSCHI

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Psicología y Sociología

Escrito el en español con un tamaño de 2,41 KB

 
GOTTFREDSON Y HIRSCHI

En 1990, Hirschi junto a Gottfredson elaboran la “teoría general del crimen”, constituyendo una reelaboración del control social de Hirschi de 1969, donde se plasman muchos de los presupuestos de la “Escuela Clásica”. Éstos decían que los actos criminales son fruto de una elección racional como expresiones de la búsqueda de placer y la evitación del dolor. Lo que distingue el acto criminal es la generación u obtención de beneficios inmediatos, asumiendo el riesgo de correr el riesgo de daños en el futuro. Gottfredson y Hirschi le daban gran importancia al contexto situacional; las circunstancias ambientales que se hacen necesarias para que el acto criminal se dé.
En un primer momento proponen el término “criminalidad” para más tarde rechazarlo y optar por el de “autocontrol”, para referirse a la variable interindividual. Consideran el autocontrol como la tendencia para frenar la inclinación al crimen y hacia los actos desviados. Dicen que los delincuentes tienen poco control sobre sus deseos, y cuando estos deseos entran en conflicto, los que tienen poco autocontrol se declinan por los deseos del momento; y los que tienen mucho control se reprimen por las consecuencias que desagradan a los demás. Algunas características del autocontrol son:


Un bajo autocontrol desemboca a responder a estímulos inmediatos, lo que se puede llamar el aquí y ahora. Un bajo autocontrol se relaciona con búsqueda de sensaciones intensas, excitantes, arriesgadas. Con bajo autocontrol se da una indiferencia hacia el dolor, los deseos. El crimen requiere escasas habilidades y poca planificación. El bajo autocontrol muestra poco interés por objetivos a largo plazo, y poca preocupación por lo lejano. Escasa tolerancia a la frustración y alta tolerancia al dolor físico. La teoría general del crimen muestra la correlación entre el crimen y la unión con los amigos delincuentes responde a un proceso de selección, más que a la influencia del grupo sobre el sujeto. También expone que no cabe distinguir entre las causas de diferentes comportamientos desviados, ni diferenciar en diferentes tipos de delitos a la hora de analizar las causas del crimen. Los planteamientos de Gottfredson y Hirschi sintetizan la tradición de investigación sobre la relación entre personalidad y delincuencia.

Entradas relacionadas: