Semejanzas entre literatura oral y escrita

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,2 KB

 

20/03/2013                                                                                                                                        Pra. Ibn Larbi

Técnicas de comunicación y prácticas de lengua

  1. ESCRIBIR BIEN:



  2. ¿Baste con saber hablar para saber escribir?

Escribir es más difícil que hablar porque no contamos con esos gestos y tonos que nos pueden ayudar a sustituir las diferencias de la expresión. Los fallos y errores en la expresión oral se pueden permitir, sin embargo en la escritura no se pueden permitir.

Las normas de la lengua escrita son muchas veces diferentes a las normas de la lengua hablada (palabras, expresiones comunes en la lengua escrita…)

La ortografía y caligrafía son fundamentales para la escritura.

Los psicolingüistas tienen la capacidad de analizar a las personas por su forma de escribir.

El lenguaje escrito es más complicado que el oral porque en él se evitan muletillas (que son más frecuentes en el lenguaje oral).

  1. ¿En qué consiste hablar bien?


Saber hablar consiste en saber pronunciar, relacionar las palabras y sobre todo tener una buena elocuencia de tal forma para saber expresar una idea según cierta situación.

La elocuencia es un don natural que no todos poseemos, que consiste en la capacidad de transmitir información de forma oral por medio del dialogo.

Habla bien quien expresa con claridad lo que quiere decir y allí importan poco los titubeos y las correcciones ya que revelan que quien habla se está esforzando por encontrar la expresión justa.

La capacidad para hablar bien se adquiere leyendo atentamente, escuchando a personas cultas y escribiendo a menudo.


27/03/2013


                                                                                                                                       

Pra. Ibn Larbi

  1. LA ORTOGRAFÍA Y PRESENTACIÓN DEL ESCRITO:



  2. Necesaria unidad de la lengua escrita:

El idioma escrito enseñado en la escuela, utilizado en la prensa, la radio, la literatura…es un poderoso medio para mantener la unidad del idioma español y ya que esa unidad es conveniente es necesaria para la comunidad hispanohablante, se impone a cada uno de sus individuos no amenazarla, no ponerla en peligro, hay que fortalecerla con un estudio atento de la lengua escrita. Todo esto al fin y al cabo contribuye a la unidad del idioma con su vocabulario, su sintaxis y con algo tal convencional como lo es la ortografía.

La ortografía es convencional:


No hay ninguna razón idiomática que obliga a mantener la ortografía actual, es el resultado de dos tendencias que luchan o han luchado entre sí a lo largo de la historia. Por un lado tenemos la tendencia etimologista según la cual el español como lengua derivada del latín debe conservar las grafías  de la lengua materna. La tendencia fonética que prefiere ajustar la ortografía a la puntuación prescindiendo de signos inútiles como la “h” por ejemplo o dejando una sola letra cuando hay más para representar un mismo sonido (manteniendo la “j” y prescindiendo de la “g” en gemir, general…). Así que el conflicto entre ambas tendencias ha resultado la ortografía española más etimologista que fonética. Así la Academia Española en el Siglo XVIII vacilo entre mantener el vocablo “oy” que es como solía escribirse originariamente o reponer la “h” del latín (hodie) y al final triunfó este criterio y se impuso la escritura “hoy”.

La convencíón ortográfica fomenta la unidad:


El cambio de la ortografía para hacerla más o totalmente fonética requeriría el acuerdo de muchos países soberanos que tienen el español como lengua nacional. Son por tanto presumibles las dimensiones ante un intento de reforma la que impediría que esta se realizara de modo uniforme en todas partes y ello sería dañoso para la unidad del idioma. Para concluir este apartado se puede añadir otros mucho motivos a favor de la actual ortografía: su facilidad, aunque es cierto que hay idiomas con mayores dificultades (ej: italiano) y luego hay otros idiomas como el inglés y el francés que superan con creces al español en complejidades gráficas. Otra razón es que la corrección ortográfica no consiste solo en el empleo de las letras convenientes, es preciso que todo vaya también puntuado; es decir, las comas, los puntos, los puntos y comas en sus lugares justos y con los restantes signos (interrogación, exclamación, paréntesis, etc.) si son necesarios.

La observación de la ortografía es un síntoma de pulcritud mental y de hábitos intelectuales de exactitud.55

Entradas relacionadas: