Rimas de Bécquer de el amor ilusionado y optimista

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,74 KB

 
  1. La lírica ROMántica: Bécquer, Espronceda y Rosalía de Castro:


    El género poético es el que mejor refleja las pretensiones de los ROMánticos. En España destacan Espronceda, Bécquer y Rosalía de Castro. Todos ellos participan de rasgos como la búsqueda de una versificación y un ritmo más subjetivos, fuera de normas, más bien acordes con el tema. La polimetría (mezcla de versos de distinta medida) y la sustitución de un argumento explícito por la sugerencia lo demuestran numerosas veces en sus poemas. En especial con Bécquer se adivina ya la presencia posterior del Simbolismo. Espronceda: conoce el Romanticismo europeo durante su exilio. Sus ideas anarquistas provocan que sea perseguido durante su juventud, y solo a la muerte de Fernando VII regresa por fin a España. Su personalidad sirve de modelo al “hombre ROMántico”: carácter exaltado, vida amorosa turbulenta, temas poéticos en torno a la libertad (“La canción del pirata”, “El canto del cosaco”, “El mendigo”). Sus obras más ambiciosas fueron El diablo mundo y El estudiante de Salamanca. Como tantos otros ROMánticos, Espronceda muere joven. Rosalía de Castro: autora gallega de carácter y vida apesadumbrados. Su poesía se toma como inicio del Renacimiento literario gallego (“Rexurdimento”). El tono sentimental y su permanente melancolía hacen de su poesía un ejemplo sincero de intimidad y de ansia de uníón con la naturaleza, rasgos que se exponen en libros como Follas novas, escrito en gallego, o En las orillas del Sar.

    Gustavo

    Adolfo Bécquer: Es sin duda el gran poeta ROMántico en lengua española, el más influyente en la poesía posterior y el más leído desde entonces. Algunas de sus Rimas están ya en la memoria colectiva. Y sus Leyendas son bien conocidas de todos. Bécquer nace en Sevilla (1834) y vive en Madrid sin conocer jamás la gloria literaria (¡murió sin ver publicadas sus Rimas!). Su vida coincide con el reinado de Isbael II y la Revolución de 1868. Pero por su carácter retraído y ensoñador no participó nunca en la política de su época. A su muerte en 1870 nadie sabía de su importancia salvo un pequeño grupo de amigos que enseguida publican sus poemas.

    Las RIMAS

    Es su obra poética. Breve –son 76 composiciones casi nunca extensas, a las que luego se añadió alguna más- es, sin embargo, de una intensidad especial. En ella late desde diversas perspectivas el espíritu ROMántico de su autor. Bécquer es el ejemplo del escritor cuidadoso con su obra, pendiente de conseguir un acento original, una naturalidad en la exposición de sus sentimientos y un tono confidencial, lejos de la altisonancia. Ese es su legado a la poesía posterior.A)

    Temas de las Rimas

    El AMOR, la NATURALEZA, el SUEÑO, la MUERTE y la PALABRA INSUFICIENTE, todos típicos de la expresión ROMántica: 1-El Amor es tomado en Bécquer como un valor absoluto, necesario pero a la vez inalcanzable (Rima XI y Leyenda “El rayo de luna”). Junto al sentimiento del amor hay otros inevitables: la ilusión casi adolescente (XXIX), la incompatibilidad (XXX-XXXIII), el desengaño cruel (XLII, XLIII), la proclamación de sus sentimientos tras el fracaso amoroso (XLIX, LI, LIII, LXXXIV), el perdón (LXXXVII). 2-La Naturaleza es el ámbito al que los ROMánticos acuden para consolarse de la incomprensión del mundo. Bécquer, también. Hay un ansia de uníón total con ella (el panteísmo estaba muy presente en la mentalidad ROMántica), como se ve en las Rimas V, X, XLI y LII. Es siempre una naturaleza encrespada y turbulenta, a semejanza del espíritu nada apacible de los ROMánticos. 3-La Muerte es otro de los grandes temas ROMánticos. Se toma a menudo como la única manera de poder terminar con lo imposible (Rimas LXIX, LXI). No olvidemos que muchos autores ROMánticos fueron suicidas o fallecieron prematuramente. La morbosa escenografía mortuoria –cementerios, ruinas- aparece en la emocionante Rima LXXIII y también en la LXX, así como en la leyenda “El miserere”. 4-La Palabra insuficiente. Es una novedad muy insistente en la poesía de Bécquer. Refleja la incapacidad para expresar verbalmente los sentimientos; por eso, se sustituye la palabra por el sueño o por la música como vías ideales de expresión (Rima LXXV, sobre el sueño, y Rimas I y XXX (sobre la música como sustituta de la palabra). B)

    Otros aspectos importantes de las Rimas

    En cuanto a SU ESTRUCTURA, se ha hablado de cuatro series temáticas, tras la acertada reordenación que hicieron los amigos de Bécquer. La 1ª (I-XI) sobre la propia poesía
    ; la 2ª (XII-XXIX) sobre el amor
    ; la 3ª (XXX-LI) sobre el desengaño y la 4ª (LII-LXXVI) sobre la desesperanza existencial
    . La FUENTE de las Rimas es el poeta alemán Heine, autor de breves piezas poéticas del mismo tipo, llenas naturalidad y de discreción retórica. Su LENGUAJE dista mucho del tono grandilocuente de la poesía anterior. Bécquer lo rebaja hasta otro tono de confidencia (muchas Rimas son un tú–y–yo) que las llena de intimidad y cercanía. En cuanto a su REPERCUSIÓN, es preciso decir que la poesía de Bécquer inaugura la lírica moderna. De él aprenderán poetas posteriores muy importantes (Cernuda, Alberti, Gil de Biedma) que siempre lo considerarán como el maestro que preludia la llegada de la modernidad a la poesía española en el Siglo XX.

Entradas relacionadas: