Reproducción cariogamica

Enviado por Chuletator online y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 7,78 KB

 
El fijismo, concepción dominante hasta el Siglo XIX, postula la invariabilidad de las especies, lo que implica aceptar su aparición única y espontánea. El transformismo, por el contrario, hace derivar unas especies de otras, negando así el postulado esencial del fijismo: la total independencia de las especies entre sí. La afirmación inicial del transformismo moderno parte de la noción de que especies vecinas deben tener un origen común y de que las diferencias eran producto del tiempo. Hay que entender la vida como un estadio de combinación de los elementos químicos que permite la sensibilidad, la reproducción y el intercambio de materia con el medio. En la formación de la célula como unidad básica de la vida, se han de considerar cinco hitos complementarios entre si, de gran importancia:
Aparición de los enzimas, moléculas proteínicas que aceleran las reacciones químicas, catalizadores, que se producen en las células y que son necesarias para la supervivencia; sin estas sustancias sería  imposible la vida.
Retorcimiento del ADN, que es una de las maneras de evitar la ruptura de las cadenas de ADN: dos filamentos enrollados, uno sobre otro estarán expuestos en menor medida a sufrir cualquier daño (mutación). Además, esta dualidad es fundamental para la duplicación.
Duplicación del ADN, cada filamento realiza una copia de su complementario, realizándose al final dos dobles cadenas, cada una contiene un filamento nuevo y otro original.
Empacamiento de los principales elementos de la célula, recubrir las principales moléculas con una envoltura (membranas) para protegerlas. Tanto proteínas especiales como grasas quedan aisladas del medio. También se aislarán, posteriormente, los órganos especializados que van surgiendo en las células cuando están son cada vez más complejas. Es el paso de las células procarióticas a las eucarióticas.
Duplicación celular, una célula resulta inútil sino puede duplicarse para garantizar su supervivencia. Los hominoideos son un grupo de primates que incluye a los simios antropomorfos como el orangután, el gorila y los chimpancés, así como a los homínidos, representados en la actualidad por una sola especie, la del Homo sapiens. Entre los homínidos se incluyen también formas fósiles como lo son el Homo neanderthatensis o el  Australopitecus afarensis. Todas las prácticas culturales se hallan fundadas en condiciones, necesidades y actividades ordinarias, «triviales», podríamos decir «vulgares». Entendiendo por solución trivial o vulgar la que se apoya en tierra y está integrada por tripas, sexo, energía, viento, lluvia y otros fenómenos palpables y ordinarios. Existe una relación entre el bienestar material y espiritual y los costos y beneficios de diversos sistemas para incrementar la producción y controlar el crecimiento de la población. En el pasado, irresistibles presiones reproductoras surgidas de la falta de medios eficaces y seguros de contracepción, condujeron reiteradamente a la intensificación de la producción. Dicha intensificación ha conducido, siempre, al agotamiento ambiental, lo que en general da por resultado nuevos sistemas de producción; cada uno de ellos con una forma carácterística de violencia, trabajos penosos, explotación o crueldad institucionalizadas. Así, la presión reproductora, la intensificación y el agotamiento ambiental parecerían contener la clave de la comprensión de la evolución de la organización familiar, las relaciones de propiedad, la economía política y las creencias religiosas, incluyendo las preferencias dietéticas y los tabúes alimentarios. Aunque nadie puede negar que en la actualidad se vive mejor que en el pasado también es cierto que nuestra cultura no es la primera tecnología que ha fracasado a la hora de dar satisfacción a las necesidades de la población (hambrunas, enfermedades, sobreexplotación, paro…). Tampoco es la primera que ha alcanzado sus límites de crecimiento. Las tecnologías de culturas anteriores fracasaron repetidas veces y fueron reemplazadas por nuevas tecnologías. Los límites de crecimiento fueron alcanzados y trascendidos sólo para ser alcanzados y trascendidos una vez más. Una gran parte de lo que consideramos progreso contemporáneo es, en realidad, una recuperación de niveles que se gozaron plenamente durante épocas prehistóricas.


Entradas relacionadas: