Relacion nietzsche con la actualidad

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,25 KB

 

ACTUALIDAD DE «LA "RAZON" EN LA FILOSOFIA» (Nietzsche)

Ateísmo o anfiteísmo

Nuestra cultura se caracteriza por vivir de espaldas a Dios, a la religión. El cristianismo y, sobre todo, el catolicismo, han perdido la influencia que tuvieron en el pasado. La creencia en Dios es menos sólida y se ha convertido en una nebulosa que el ser humano entiende de acuerdo con sus criterios subjetivos. La crisis de vocaciones y el distanciamiento entre la doctrina de la jerarquía eclesiástica y la de quienes se confiesan católicos son cada vez mayores. Se acentúa la tendencia a una religión a la carta que se adopta y modifica en función de inte­reses personales y coyunturales, y que convierte a la religión en un artículo más de consumo. Esta situación, de la que participa gran parte de la sociedad occidental, tiene una de sus causas en «la muerte de Dios» propugnada por Nietzsche.

La vulgarización del vitalismo

«La “razón” en la filosofía» critica la valoración negativa que de la vida había propagado el pensamiento occidental, y apuesta por la vida y por una moral que gira en torno a ella. Se trata de vivir el momento, de renunciar a que la trascendencia confiera a la vida su peso y sentido, y de buscar ese sentido en la propia vida. Consecuencias, probablemente vulgarizadas e irreflexi­vas de este vitalismo, se encuentran en la actual identificación de la felicidad con lo material, en el culto al cuerpo y a la imagen;
En la búsqueda de la eterna juventud; en el deseo de inmortalidad aumentando la esperanza de vida...

El arte.
La imagen frente al concepto

Si la realidad tiene un carácter dinámico y cambiante, la realidad es perspectiva. Por eso Nietzsche, frente a la unidad y objetividad del concepto, afirma la pluralidad y subjetividad de la metáfora. Esta es considerada como una verdadera perspectiva porque con ella se logra una integración de diversidades. La única relación factible con la realidad del devenir es el com­portamiento estético. En la expresión artística la realidad nunca es definitiva sino que va hacién­dose y cambiando constantemente. El llamado «arte moderno» es una expresión perfecta de la pluralidad de significaciones que, según Nietzsche. constituye la realidad. Ese arte «incomprensible», que ha roto con los criterios clá­sicos de belleza, se articula como una obra de arte nunca definitiva. La emoción que inspira al autor no debe coincidir necesariamente con la que despierta en el espectador. Estas pueden incluso cam­bial' con el tiempo. En principio, tan válida será una emoción e interpretación como otra, sea del autor o del espectador. La capacidad de evocar o de suscitar emociones e interpretaciones será el cri­terio para valorar una obra de arte. En la actualidad, es la indiferencia lo que desvaloriza la obra.


La cultura de masas

Este aparente «todo vale» del arte moderno se ha expandido a todos los ámbitos de la cul­tura. La cultura de masas también ha apostado por la imagen en detrimento de la palabra, de los conceptos. Esto ha supuesto, junto a una generalización de la cultura, una banalización de los productos culturales que, para ser consumidos masivamente, deben ser simples, fáciles y de uti­lidad inmediata. Esta simplificación cultural genera en el consumidor una homogeneización del gusto y una recepción pasiva y acrítica de sus contenidos.

En sentido contrario, los productos culturales basados en la reflexión, la palabra, el análi­sis... son denostados por los grandes propagadores de esta cultura de masas. Estos productos culturales no venden, no tienen audien­cia. El tópico «una imagen vale más que mil palabras» se ha extendido irreflexivámente para cualquier caso. Pero la imagen de las pate­ras arribando a las costas españolas necesita una explicación y análisis racionales: causas, con­secuencias, contradicciones, soluciones...

Un comentario jocoso, un insulto grave, una falacia simple acompañada de aspavientos y gritos son los reyes en las «tertulias» televisivas en horario de máxima audiencia. Frente a la inmediatez e impacto de las «píldoras verbales», el esfuerzo por articular un razonamiento que supere los treinta segundos no tiene ninguna posibilidad de éxito.

El valor de la educación para la crítica y la vida

La apuesta por una educación crítica, tanto por parte del alumnado como del profesorado, encuentra en el texto de Nietzsche un apoyo. «La “razón” en la filosofía» propone no admitir acríticamente ninguna verdad aunque la tradición, el tiempo, la mayoría, la apariencia o el pro­pio profesor de filosofía la hayan mostrado incuestionable. Ningún tema, por importante o tras­cendente que sea, debe escapar al examen de una razón intencionadamente libre de prejuicios.

También la consigna nietzscheana sobre la alegría de vivir, no olvidando que prioritaria­mente somos un cuerpo más o menos inteligente, sigue teniendo plena vigencia: Nietzsche pro­pone una razón que no debe esclavizar los instintos, sino procurar satisfacerlos de la manera más inteligente y eficaz posible.

Entradas relacionadas: