Relación entre la ética autónoma de Kant y la ética heteronoma de Tomás de Aquino

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,14 KB

 

¿Por qué se hace necesario recurrir a una antropología de “mínimos” en Ética? ¿Cuáles serían esos mínimos? ¿Por qué?

Ética de mínimos es una rama de la Filosofía práctica que tiene que ver con el deseo general de encontrar una mejor comunicación yentendimiento para ser más amigables las inevitables relaciones con los demás, es denominada como Ética de justicia y constituye el momentodeontológico de la Ética.Hace referencia a las

condiciones y comportamientos mínimos deconvivencia comunes en los diferentes ámbitos sociales en el mundo. Está formada por elementos básicos en los que todos podemos estar de acuerdo y que posibilitan la convivencia y la tolerancia.1-Ideal de justicia. Universales: Mínimo exigible a todo ser racional. Deseo general de todas las culturas. Relaciones con otros. "Lo que es racionable"

Tipología de la teoría ética según la cuestión del origen de la ética: autónomas y heterónomas


 La ética autónoma se basa en el principio de que la ley moral arranca del propio sujeto. El hombre mismo, libre en absoluto de todo influjo exterior, se crea la ley moral. La ética autónoma infiere la moral de representaciones idealistas sobre un deber moral interiormente innato, [161] apriorístico. La afirmación de que la moralidad tiene un carácter en absoluto independiente, autónomo, es anticientífica, pues conduce a negar la relación entre la moral y el sistema de relaciones sociales históricamente determinado. Atacando la ética de los materialistas franceses del Siglo XVIII, Kant desarrolló las ideas de la ética autónoma en su «Crítica de la razón práctica»; en esta obra, Kant aboga en pro del principio según el cual la conducta moral tiene un carácter autónomo. La ética heterónoma, opuesta a la anterior, infiere el carácter moral de causas que no dependen de la voluntad del sujeto agente. Como tales causas externas se consideran: las leves del Estado, los preceptos religiosos y motivos como el del interés personal o el deseo de hacer el bien a otras personas. Ello explica que los teóricos burgueses incluyan entre las variedades de ética heterónoma la ética hedonista (hedonismo
), dado que ésta funda sus principios morales en el anhelo de placer, y también el utilitarismo, cuya base radica en el principio de la utilidad, así como muchos otros sistemas. La diferenciación entre la ética autónoma y la heterónoma no es científica. Se deriva de negar que lo moral se halla condicionado por leyes sociales objetivas, de afirmar el principio idealista de la autonomía de la voluntad, de no reconocer el papel activo del sujeto en la sociedad.

Tipología de la teoría ética según la cuestión de la esencia de la ética: teleológicas y deontológicas


La distinción entre éticas deontológicas y teleológicas, como es bien sabido, no resulta unívoca. En principio, y siguiendo a Broad, se entendería por teoría teleológica aquella para la que la corrección o incorrección de las acciones está siempre determinada por su tendencia producir ciertas consecuencias que son intrínsecamente buenas o malas, mientras que la teoría deontológico consideraría que una acción será siempre correcta o incorrecta en tales circunstancias, fueran cuales fueran las consecuencias.    El fundamento de la distinción sería, pues, la atención a las consecuencias. Una teoría fundamentada teleológicamente sería utilitarista; deontológicamente, intuicionista. M.Scheler, Prichard o Ross se insertarían dentro de este segundo grupo.    Sin embargo, no parece que esta distinción resulte ya muy útil en una época en la que ninguna teoría ética prescinde de las consecuencias a la hora de calificar una acción. Por ello W.K. Frankena propone una matización de la distinción, que Rawls recoge.

Entradas relacionadas: