¿Qué es la belleza y cómo se manifiesta?

Enviado por Javi y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 7,22 KB

 
La estética
Aproximación a una definición
La estética es una disciplina centrada en la reflexión acerca de un tipo de objetos (naturales o artísticos) capaces de producir emociones que sirven para valorar esos objetos como bellos, feos,…
La experiencia estética
Aquellos objetos que son capaces de transmitirnos experiencias estéticas se denominan objetos estéticos, y se suelen clasificar en:
· Artísticos: creados intencionadamente por el hombre.
· Naturales: no son creación humana.
Habitualmente se considera la experiencia estética como un goce o placer agradable a los sentidos, sin embargo, existen objetos o acciones que sin ser estéticos, son agradables.
Para muchos, la estética es otro modo para transmitir los sentimientos y emociones, más eficazmente que lo que es la lengua.
La actitud estética
Sólo una actitud desinteresada puede proporcionar el placer de la experiencia estética, es decir, sólo cuando vemos al objeto estético como un fin en sí mismo.
Debemos evitar ciertas actitudes que a menudo acompañan a la contemplación estética:
-Actitud cognoscitiva: acercarse a algo con la intención de aprender y ampliar su conocimiento.
-Actitud decorativista: valorar un objeto estético sólo por la función decorativa que provoca.
-Actitud crematística: acercarse a algo movido por un interés económico y especulativo.
El juicio estético
El ser humano juzga continuamente su alrededor, atribuimos una cualidad a un objeto. Cuando juzgamos la experiencia estética de un objeto, estamos haciendo un juicio estéticos de ese objeto, le atribuimos una cualidad de belleza, fealdad,… Este juicio es resultado de la experiencia y la sensación, y no de una deliberación. Como el juicio depende de cada uno, lo que para unos es bello para otros no, por tanto, el juicio estético no tiene validez universal.
La belleza
Dificultad de una definición
Definir el término belleza es una difícil tarea. La definición que le otorgan muchos autores es aquello que resulta agradable a los sentidos y que nos causa placer. Sin embargo, existen cosas que son agradables y placenteras, pero no son bellas.
Existen dos posturas que determinan si la belleza es cualidad o emoción:
-Objetivista: defiende que la belleza es una cualidad del objeto que provoca una emoción que el sujeto que la contempla
-Subjetivista: defienden que la belleza es una emoción en la mente del sujeto ante ciertos objetos.
Repaso histórico
En la Antigüedad, se consideraba a la belleza como la cualidad que poseían aquellos objetos armoniosos y de acuerdo con los cánones.
Durante la Edad Media y la influencia del cristianismo, la belleza se pasó a considerar como la obra de Dios. También se empezó a distinguir entre belleza material y belleza espiritual.
En el Renacimiento retornaron muchas de las ideas de la Antigüedad, y se extendió una concepción más naturalista de la belleza.
Ya en la Modernidad, la belleza pasó a ser más subjetiva, un objeto era bello para algunos y feo para otros.
Clases de belleza
Se pueden distinguir dos clases de belleza:
-Natural: la que suscitan aquellos elementos naturales.
-Artística: la que suscitan las creaciones del ser humano.
Kant estableció otra clasificación para la belleza:
-Adherente: la que posee un objeto en función de la idea que tenemos de cómo debe ser.
-Libre: la que posee un objeto por sí mismo.
Belleza y fealdad y la fealdad en el arte
La fealdad se considera como la ausencia o la negación de lo bello. Hasta el Renacimiento, la fealdad y la deformidad aparecen escasamente en el arte. Durante el Romanticismo, se reivindica lo feo como forma de expresar ciertas emociones, sin valor en sí mismo. Posteriormente, se radicaliza el gusto por lo feo y empieza a considerarse como fin en si mismo y con valor artístico.
El arte
Aproximación al arte
Durante mucho tiempo, se consideró al arte como la habilidad en la producción de algo. En la Modernidad, hubo una división en éste ámbito, y se empezó a distinguir entre artesano y artista.
Una definición para el arte también conlleva mucha dificultad, pues es explicar lo que tienen en común la pintura, escultura, la poesía, la música,…
Concepciones del arte
A lo largo de la historia han abundado las distintas concepciones sobre el arte:
-El arte como imitación: considera al arte como un espejo de la realidad.
-El arte como expresión: concibe al arte como la expresión de las emociones y los sentimientos del autor, difícilmente expresables de otro modo.
-El arte como forma: reivindica la autonomía del arte respecto al contenido de la obra, no pretende expresar nada a través de la obra, sólo su forma.
-El arte como realidad imaginativa: según esta concepción es necesario diferenciar entre el arte (concepción mental del autor) de su plasmación física (la obra de arte).
Funciones
Las posturas respecto a la función del arte son muchas:
-El arte por el arte: esta postura defiende que el arte no tiene ni debe cumplir ninguna utilidad, rechaza cualquier criterio utilitarista para la obra.
-El arte como necesidad de la naturaleza humana: los defensores de esta postura, el ser humano necesita expresar su personalidad, aunque esto no le reporte ninguna compensación material.
-El arte como evasión: una de las utilidades que proporciona el arte es la de ser un medio para huir de la realidad.
-El arte como purificación: esta concepción defiende que el arte nos libra de pasiones que serían desastrosas para quien la padece.
-El arte humanizador: esta postura afirma que el arte tiene la función de transmitir y enseñar los valores éticos, sociales,… que posee el hombre.
Tipos
Es posible establecer diferentes tipos de arte, según varios criterios:
-Según el medio: visuales, auditivas, verbales y mixtas.
-Según el espacio y el tiempo: espaciales y temporales.
-Según la ejecución: ejecutivas y no ejecutivas.
La obra de arte
La obra de arte es resultado de una acción humana, por tanto es un objeto artificial.
La mayoría de autores señalan que ante una obra de arte, se distinguen dos etapas: contemplación y reflexión. Para el proceso de la reflexión, a veces son necesarios conocimientos para conocer la obra, y ante esto, existen dos posturas distintas:
-Contextualismo: para poder entender e interpretar una obra, es necesario conocer el contexto en el que se inserta esa obra, como la vida del artista, la época y el lugar donde se desarrolló la obra,…
-Aislacionismo: defiende que para poder entender una obra de arte sólo se requiere de una contemplación, sin más conocimiento externo.

Entradas relacionadas: