Polígrafo o detector de mentiras

Enviado por Javi y clasificado en Otras materias

Escrito el en español con un tamaño de 4,62 KB

 
Un polígrafo es un instrumento de registro de respuestas fisiológicas. Generalmente registra la presión arterial, el ritmo cardiaco, la tasa respiratoria y la respuesta galvánica de la piel.

Principios de funcionamiento

La discordancia del contenido de emisión de datos y su correlación con pensamientos alternos en su evocación emotiva, provocan la variación de las constantes orgánicas. Las medidas de esta disonancia, son valoradas en las pruebas de polígrafo. Es claro que la conceptualización de mentira es diferente para cada sujeto y los niveles basales son individuales y diferenciados, pero la tensión emotiva que provoca el conocimiento propio de la verdad, modifica ostensiblemente la progresión orgánica de una persona que engaña sobre un aspecto específico. Los indicadores de medida de discordancia del pensamiento son notorios, por la inexactitud conceptual en las emociones provocadas ante un tema especifico y la activación compleja de neurotrasmisores, modifica las constantes orgánicas. Es imposible saber que piensa la persona, pero se puede medir la reacción corporal que un sujeto muestra ante la presentación de un tema. La evidencia forense en la prueba de polígrafo, es la medida de la reacción fisiológica correspondiente, de eventos comparados en la memoria del sujeto y la emisión de respuestas específicas.

Los detractores del polígrafo consideran en sus diversas posiciones, la falta de confiabilidad de los resultados obtenidos por esta técnica; sin embargo, es importante soslayar que el sustrato bioquímico de las emociones, se encuentra correlacionado de forma directa con la reactividad corporal. La linealidad estimulo-pensamiento-emoción-adecuación anatomofisiológica-respuesta, es un ciclo que inalterablemente se presenta en cualquier proceso conductual humano. Es posible medir las reacciones corporales de las emociones y para cada estado emocional, existe un espectro psicofisiológico que liga la actividad emotiva del sujeto.

Específicamente la diversa gama de emotividad humana, despliega una cadena de sucesos bioquímicos que modifica el status de todas las variables orgánicas. En todas las operaciones vivenciales, el sistema biológico se adecua a las circunstancias del entorno y particularmente, sucede también en las condiciones emotivas ante diversas circunstancias. Algunas enfermedades se ligan a esta conceptualización, como en el caso de las psicodermatosis, la hipertensión arterial reactiva y el colon irritable, para citar algunos ejemplos. Los neurotransmisores se liberan en estados emocionales y alteran las constantes orgánicas y su medición se valora con diversos equipos.

Utilización 

El polígrafo tiene su uso más amplio en los organismos de inteligencia y de policía, donde se ha utilizado para determinar si una persona miente o no. En este caso se sustenta en la teoría de que las respuestas fisiológicas de una persona cambian de forma medible cuando miente.

En Europa se usa fundamentalmente en la asignación de algunos puestos de trabajo. En Estados Unidos sí sirve como prueba de descargo contra el sospechoso.

Cabe recalcar que el polígrafo no es un instrumento que detecte mentiras, ya que no está diseñado para eso, sino para medir el cambio de flujo de corriente que se transmite a través del dedo índice de cada mano y la placa del dedo. No es un instrumento capaz de detectar las mentiras, ya que solamente dectecta las respuestas fisiológicas del organismo.

D.T. Lykken creó la técnica del conocimiento de la culpabilidad, utilizando información que sólo sabe la persona culpable.

De acuerdo con la asociación norteamericana que promociona su uso, 80 proyectos de investigación comenzados en 1980 y que incluyen más de 6000 exámenes poligráficos, arrojan una fiabilidad del polígrafo del 98%.

Validados por los departamentos de Justicia y Defensa de Los estados Unidos con la certificación de la American Polygraph Association, los nuevos polígrafos computerizados son usados actualmente por agencias gubernamentales como el U.S. Secret Service, F.B.I., C.I.A., D.E.A., Policías Locales, fiscalías etc., así como por gabinetes privados de investigación, a la vez que son denigrados por la Academia de Ciencias y en general las organizaciones científicas.

Entradas relacionadas: