Parto y nacimiento. Métodos anticonceptivos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 5,29 KB

 
Parto y nacimiento
Se denomina
 parto a la salida del feto y la placenta al exterior. Este proceso se inicia por la acción de hormonas fetales y maternas, y puede durar varias horas.
En el proceso del parto pueden identificarse tres etapas: la dilatación, la expulsión del feto y el alumbramiento.
DILATACIÓN: El tejido muscular del útero posee la capacidad de contraerse espontáneamente. Estas contracciones aumentan por el estiramiento que ocasiona el feto a medida que crece. El cuello uterino también aumenta su diámetro alrededor de 10 cm y la cabeza del feto lo empuja, incrementado su dilatación. Al mismo tiempo, los receptores de la dilatación presentes en el cuello envían señales que estimulan al hipotálamo donde se libera oxitocina. Esta hormona provoca contracciones uterinas de mayor intensidad. En esta etapa se elimina el tapón mucoso y el líquido amniótico, cuan­do se rompe la "bolsa" (amnios) que envuelve al feto.
PARTO En esta etapa el cuello del útero se dilata completamente y la cabeza del feto se inserta en él. Las contracciones uterinas junto con las contracciones de los músculos abdominales de la madre provocan el parto o salida del feto. Por lo general, primero sale la cabeza y luego el resto del cuerpo. Luego, se realizan dos ligaduras en el cordón umbilical y se corta en medio de ambas. El bebé comienza a res­pirar por sus propios medios e inicia una vida independiente.
ALUMBRAMIENTO: Después del nacimiento del bebé, se reanudan las contracciones uterinas que provocan la expulsión de la placenta o alumbramien­to, el resto del cordón umbilical adherido a ella y otros tejidos. Luego de su eliminación, contracciones uterinas de menor intensidad facilitan el cie­rre de los vasos sanguíneos que abastecían la placenta y la gradual disminución del tama­ño del útero.


Los métodos anticonceptivos: pueden impedir un embarazo no deseado en forma per­manente o temporal.
Los métodos anticonceptivos temporales: previenen el embarazo durante períodos limitados y no implican la pérdida de la fertilidad.
Los métodos naturales se basan en la determinación de Los días fértiles de la mujer, con el objetivo de interrumpir en forma voluntaria las relaciones sexuales en ese período. En el método del control del ritmo, se calculan los días fértiles de la mujer, teniendo en cuenta que, hipotéticamente, el día 14 del ciclo se produce la ovulación. Debido al tiempo de vida de las células sexuales y a eventuales variaciones en la fecha de la ovulación, se extiende el periodo entre el día 12 y el 16 del ciclo menstrual.
El método del control de la temperatura
El coito interrumpido
La ducha vaginal


Los métodos anticonceptivos artificiales
Los métodos de barrera
El preservativo masculino o condón
preservativo femenino
El diafragma

Las esponjas: Blo­quean y absorben el semen antes de su ingreso en el cuello uterino. Se retiran mediante un hilo que presentan y son desechables.
El efecto anticonceptivo del diafragma y de las esponjas suele incrementarse con sus­ tancias espermicidas (cremas, espumas, jaleas, pastillas vaginales). Sin embargo ningu­ no de estos mé todos protege de las enfermedades de transmisió n sexual.

Métodos anticonceptivos hormonales:
pastillas anticonceptivas
El dispositivo intrauterino (DIU)
El sistema intrauterino (SIU)
La pildora del día después (o anticonceptivo de emergencia) contiene altas dosis de hormonas femeninas que retrasan la ovulación y alteran la estructura del endometrio espesando el mucus cervical. Si bien esos efectos actúan directamente impidiendo la fecundación, ninguno de ellos protege a la mujer de la infección de ETS

Los métodos anticonceptivos permanentes consisten en la esterilización del hom­bre o de la mujer, a través del bloqueo de los conductos por donde transitan las células sexuales. Con esta técnica se impide un posible encuentro entre las gametas.

Entradas relacionadas: