¿Porque todo el mundo sabe que van a matar a santiago nasar y nadie le avisa ?

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,13 KB

 

TEMAS



Religión

   Los dos personajes que representan más claramente este tema son:


-El párroco Carmen Amador: había estudiado Medicina en Salamanca y había abandonado la carrera para ordenarse sacerdote. Abandona a sus feligreses a su suerte, o sea, no pone los medios para evitar que asesinen a Santiago ni para impedir que los Vicario atenten contra el quinto mandamiento, matar.

-El obispo: llega al pueblo en un barco de vapor, rodeado de riqueza y de personas que ostentan el poder y se limita a bendecir a todos los que han acudido a esperarlo de forma mecánica.

Los dos religiosos son, pues, egoístas, desconocen la virtud de la caridad, negligentes y prepotentes


   Tampoco las gentes del pueblo se muestran más religiosas: Dionisio Iguarán, pariente del narrador, se va del pueblo precisamente porque llega el obispo y Ángela no quiere que la case el obispo y tampoco le importa vestirse de blanco para su boda, aunque el blanco sea el símbolo de la pureza. La medalla que encuentran en el estómago de Santiago tiene simplemente un valor fetichista, pues él no pronuncia ninguna palabra religiosa, ninguna encomienda a Dios cuando ve que se muere. Por otra parte, las prácticas y creencias parapsicológicas alejan a los personajes de la religión auténtica; lo curioso es que ellos justifican todas estos hechos porque en aquel tiempo Dios entendía esas cosas. Solo de Bayardo San ROMán, que es forastero, se nos dice -como algo fuera de lo común- que había comulgado de rodillas y había ayudado a la misa en latín.

Otros motivos temáticos son la muerte y la fatalidad.
Con respecto al primero, la muerte, el título ya apunta a su función esencial en la trama. Además, al comienzo y al final de la obra se reiteran estas palabras “El día en que lo iban a matar…”, “que me mataron, niña Wene”. La muerte viene anunciada por una serie de presagios, como el sueño de Nasar, que no es considerado como una premonición fatal por la madre de Nasar, o bien todas las casualidades que impiden la salvación de Santiago. Así, todos los habitantes conocían las intenciones de los Vicario (“nunca hubo una muerte tan anunciada”), puesto que los hermanos habían informado de sus propósitos a todos los que se encontraban. Pero el cúmulo de fatalidades (Nasar sale por la puerta que no solía utilizar, no ven la carta que anuncia su muerte, etc) rodea al personaje. A propósito del destino se dice en la novela “La fatalidad nos hace invisibles”. En este sentido, la obra tiene semejanzas con la tragedia clásica, y además la muerte del protagonista se describe como si se tratase de una ceremonia de sacrificio. . Por otro lado, en la novela se destacan las pasiones amorosas, otro motivo que recorre la producción de García Márquez. La sexualidad está presente en el personaje de Mª Alejandra Cervantes y en las referencias a las “presas” de Nasar. Asimismo, Ángela con el tiempo se enamora de Bayardo, y le escribe cartas durante diecisiete años hasta que él vuelve. Escribe el autor: “descubríó entonces que el odio y el amor son pasiones recíprocas”. En definitiva, García Márquez retrata en Crónica de una muerte anunciada un mundo situado entre el mito y la realidad, y hace un recorrido por una sociedad con todos sus contrastes, convencionalismos, tradiciones y costumbres, miserias y grandezas.

Destino

   El destino rige a las personas de forma cruel, como si fueran marionetas que no pueden desprenderse de él ni actuar de forma libre. Esa visión negativa es la que se observa en la novela, de ahí que el autor se burle de la eficacia del espiritismo, de los agüeros y de las prácticas parapsicológicas para advertir al lector. García Márquez viene a decirnos que contra la ferocidad del destino de Santiago Nasar no se podía hacer nada; si no moría asesinado por los Vicario, moriría por la hipertrofia del hígado, a causa de una hepatitis mal curada que le descubren en la autopsia.

   Santiago Nasar, que parecía un joven seguro de sí mismo, cuando ya es consciente de su destino "parecía un pajarito mojado", según nos dice Nahir Miguel, padre de Flora. Cuando sale de la casa del patriarca árabe se comporta como si se tratara de una presa asediada por los cazadores: "Estaba tan azorado que no encontraba el camino de su casa... De todos lados empezaron a gritarle, y Santiago Nasar dio varias vueltas al revés y al derecho, deslumbrado por tantas voces a la vez". O sea, Santiago era como una marioneta zarandeada por el destino.

Entradas relacionadas: