A que movimiento literario pertenece Rubén Darío

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 4,91 KB

 

Modernismo Y Generación del 98

En el marco histórico, hay que destacar la inestabilidad de Europa, cuya fragilidad ocasionaría la Primera Guerra Mundial. Es la época del imperialismo, con el reparto del planeta entre los países avanzados. Los países que compiten por la supremacía son: Inglaterra, Francia y Alemania, a la que se suma EEUU, en continuo ascenso.

En España, entre dos fechas emblemáticas (1868 —la Gloriosa— y 1909 —Semana Trágica de Barcelona—) se suceden hechos turbulentos a los que se suma, a finales del XIX, el “Desastre del 98”, en el que España cae derrotada militarmente por EEUU y pierde los restos dispersos de su antiguo Imperio (Cuba, Puerto Rico y Filipinas).Dado este desastroso panorama, se extiende el movimiento regeneracionista (Joaquín Costa, Ricardo Macías Picavea…), una corriente ideológica reformista que reclamaba la modernización económica y política de España. La Institución Libre de Enseñanza, fundada por Francisco Giner de los Ríos en 1876, tiene como meta “rehacer España” mediante la educación.

El Modernismo es la manifestación religiosa, política, filosófica y artística provocada por el desarrollo de la burguésía a finales del Siglo XIX, que generó una nueva visión del mundo. Tuvo como referente dos movimientos franceses: el simbolismo (el cisme y el color azul) y el parnasianismo (perfección formal). Los principales carácterísticas son: el deseo de perfección formal, refinamiento léxico, culto a la belleza sensorial, exotismo, cosmopolitismo, aristocraticismo, amor y erotismo. En su desarrollo se distinguen dos etapas: de 1888 a 1896 (parnasianismo), con José Martí, Julián Casal o Rubén Darío, en Hispanoamérica; a partir de 1896 (simbolista) con Juan Ramón Jiménez y sus obras Ninfeas, Almas de violeta, Jardines lejanos; Antonio Machado en su primera etapa simbolista con Soledades, galerías y otros poemas y Manuel Machado con Alma y El mal poema. Se inició en Hispanoamérica y su principal representante es Rubén Darío, con obras como Azul, Prosas profanas y Cantos de vida y esperanza. En España es menos parnasiano y más simbolista que el hispanoamericano, unido a la huella de Bécquer. En prosa, destaca Ramón del Valle-Inclán con Las sonatas.

El espíritu de desánimo que asolaba el país, tras la pérdida de las colonias, impulsó a los intelectuales españoles, entre ellos a los de la Generación del 98, a expresar su angustia y preocupación por España. El denominado “Grupo de los tres” lo configuran Azorín, Pío Baroja y Ramiro de Maeztu, pero no es un grupo cerrado ya que Unamuno es considerado como su maestro, Antonio Machado sobresale en lírica y Ramón del Valle-Inclán en narrativa. El precursor del grupo fue Ángel Ganivet, figura fundamental para entender las preocupaciones de estos intelectuales de principios de siglo. En su obra principal, Idearium español, analiza la historia de España, sus males y errores y la situación contemporánea en comparación con Europa. El guía generacional fue Larra, que también mostró su preocupación por España.

En poesía destaca Antonio Machado, cuya obra se caracteriza por la influencia ROMántica. Su obra más importante apegada a la estética noventayochista es Campos de Castilla.

La narrativa representó el espíritu crítico que caracterizaba al grupo, mostrando su preocupación por España y sirviéndose de ensayo como vía de expresión de sus ideas. También introducen modificaciones en la novela, como suprimir el exceso de descripción realista, y otorgan gran importancia al diálogo.

Pío Baroja se caracteriza por su profundo pesimismo y su escepticismo religioso. De todas sus trilogías destacamos: La lucha por la vida, Tierra vasca (que incluye una de sus grandes novelas: Zalacaín el aventurero) y La raza (que incluye El árbol de la ciencia). Por último, mencionar las veintidós novelas que componen Memorias de un hombre de acción. Miguel de Unamuno cultivó todos los géneros literarios. El problema de España y su interés por el sentido de la vida, son algunos de sus temas favoritos. Entre sus novelas, llamadas “nivolas” debido a su afán renovador, destacan Niebla, San Manuel Bueno mártir; ensayos como En torno al casticismo y Del sentimiento trágico de la vida. Azorín se opone tratando la fugacidad de la vida y su obra se caracteriza por ser autobiográfica. Novelas: La voluntad, Antonio Azorín, Confesiones de un pequeño filosófo; y sus ensayos Los pueblos, Castilla, La ruta de Don Quijote. Ramón María del Valle-Inclán destaca por el “esperpento”, creación literaria que consiste en la deformación grotesca de la realidad, utilizando la caricatura. Sus obras narrativas más representativas son: Tirano de banderas y la trilogía La Guerra Carlista.

Entradas relacionadas: