Logros del homo habilis

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Biología

Escrito el en español con un tamaño de 50,19 KB

 

DE LOS PRIMATES AL HOMBRE





No hay ninguna especialización importante que caracterice y defina a los primates, si no es precisamente su falta de especialización
.


Descendieron directamente del tronco ancestral de los mamíferos insectívoros arborícolas


. Aquellos que se mantuvieron en el mismo medio arbóreo, apenas tuvieron necesidad de modificar su organización corporal para adaptarse. Salvo unas pocas excepciones, llevan y han llevado una vida arborícola.


Conservan características propias de los mamíferos más primitivos, mientras han desarrollado otras totalmente innovadoras:


  • Cintura escapular con clavícula.

  • Órbitas completamente rodeadas por un anillo óseo continuo.

  • Premolares y molares de estructura simple y primitiva, debido a su indiferenciada dieta que no requiere una especialización grande. Tendencia al omnivorismo.

  • Pentadactilia (cinco dedos con el pulgar oponible a los otros cuatro).

  • Uñas planas y redondeadas, con puntas de los dedos sensibles.

  • Ausencia de instrumentos de defensa o ataque porque para la vida arbórea la mejor defensa es la agilidad y la astucia, con reacciones rápidas e inteligentes.

  • Aumento de tamaño y complejidad del cerebro.

  • Pérdida del sentido del olfato pronunciado. Por el contrario, vista muy perfeccionada, con visión frontal (visión estereoscópica) que permite el cálculo de distancias.

  • Desarrollo del cráneo y reducción de la cara.

  • En el Homo sapiens, lenguaje articulado y pensamiento conceptual.


Se cree que los primates aparecieron durante el Cretácico Superior hace unos 70 m.a..


  • Los


    PROSIMIOS tienen una antigüedad de 60 m.a.

Sus narices se abren, como las de un perro o un gato, en un espacio desnudo y glanduloso, que por debajo se prolonga en una punta hasta el borde del labio. Esta porción desnuda se denomina RINARIO.


Ejemplo


: Los Lemúridos y los Társidos (sin rinario desnudo, pero con la forma del cráneo, extremidades y dientes de prosimio: 4 incisivos arriba y 2 incisivos abajo), son prosimios que han llegado hasta nuestros días, siendo grupos en plena decadencia con la extinción de algunos géneros en los últimos miles de años. Muchos de ellos viven en Madagascar.


  • Los


    SIMIOS o verdaderos monos se originaron muy probablemente en África. De allí se extendieron al resto de los continentes.

Es el grupo que comprende los primates propiamente dichos, es decir, el hombre y los monos, los cuales, lo mismo que los tartesos, no tienen un rinario u hociquillo desnudo, como el de los lemures.


  • PLATIRRINOS o monos del Nuevo Mundo
    : Ocuparon América del Sur y evolucionaron con independencia dando lugar a una enorme variedad de especies. Poseen tabique de separación entre las ventanas nasales muy ancho, y hay 3 premolares a cada lado de la mandíbula
    .

    • Cébidos


      : Narices anchas, 36 dientes, uñas iguales en todos los dedos, primer dedo del pie muy desarrollado mientras el de la mano falta en algunos casos.
      Cola larga con tendencia a enroscarse y a asir los objetos, pero sin llegar a ser por completo prensil.


  • CATARRINOS o monos del Viejo Mundo
    : Son los que permanecieron en África. Poseen tabique internasal estrecho y sólo hay 2 premolares a cada lado de la mandíbula
    .

  • Cercopitécidos


    : Nariz estrecha y su cola no es nunca prensil
    . El género que da nombre a la familia tiene grandes patillas a los lados de la cara y cola muy larga.
  • Gibones


    :
    Monos sin cola, con callosidades isquiáticas, desmesurada longitud de sus brazos (puesto el animal en pie, toca con las manos el suelo).
  • Monos Antropomorfos


    :
    • Familia Póngidos (de forma humana, son los parientes más próximos al hombre y los más conocidos): Orangutanes (Malasia), Gorilas (África) y Chimpancés (África).

    • Familia Homínidos


      : Son catarrinos sin cola, sin abazones y sin callosidades en las nalgas. (Abazón= sacos o bolsas que dentro de la boca tienen muchos monos y algunos roedores, para depositar los alimentos antes de masticarlos).




LOS HOMÍNIDOS





Son todavía escasos los restos fósiles de homínidos y por ello el conocimiento de la evolución del hombre presenta grandes lagunas.


Los homínidos son un grupo de primates no arborícolas que se desplazan permanentemente en posición vertical bípeda. Esta posición condiciona la situación del agujero occipital (foramen magnun) en el centro de la parte inferior del cráneo. A cada lado y orientados hacia abajo, se encuentran los cóndilos occipitales: la doble articulación del cráneo con la vértebra atlas.


La columna vertebral presenta una curvatura lumbar en forma de S, la pelvis es más corta y ancha, hay un progresivo alargamiento de los huesos de las piernas y el pulgar del pie pierde su oponibilidad.


En los Póngidos la mandíbula inferior es robusta con forma de “U” y con diastemas para alojar los incisivos, pero en los Homínidos la mandíbula inferior tiene forma parabólica y sin diastema, los dientes de los homínidos son pequeños y los caninos han perdido sus misiones de defensa y ataque.


El cráneo alberga un voluminoso cerebro. El tamaño de este ha ido incrementándose progresivamente en las especies más representativas de la evolución humana: desde 400 cc en Australopitecus africanus, uno de los primeros homínidos, hasta 1230 cc en Homo sapiens sapiens, que es la especie a la que pertenecemos los seres humanos actuales.


Este aumento cerebral está en relación con una dieta alimentaria de alto contenido energético, ya que el cerebro es un órgano que gasta mucha energía. A la adquisición de esta dieta contribuyeron adaptaciones locomotoras y del aparato digestivo, y una mayor complejidad social.


Diferencias básicas entre humanos y antropomorfos



Los seres humanos nos diferenciamos de nuestros parientes más próximos, los simios antropomorfos, en tres características biológicas principales:


  1. Exclusiva forma de desplazamiento bípeda con el cuerpo erguido. Esta adaptación ha representado grandes cambios anatómicos, básicamente en la pelvis, pero también en el pie, en la base del cráneo y en la columna vertebral.

  1. Un notable aumento del cerebro. Sus 1230 cc de media contrastan con los 495 cc del gorila, los 405 cc del orangután y los 385 cc del chimpancé común.

  1. Reducción del tamaño de las mandíbulas y de los dientes, destaca la disminución de tamaño de los caninos, que pierden su aspecto de dagas, típico en los antropoides machos, para adquirir un tamaño similar al de los incisivos.

LOS PRIMEROS HOMÍNIDOS: LOS AUSTRALOPITECINOS



La aparición de los primeros homínidos en África parece coincidir con una fase de enfriamiento y aridez que forzó la retirada de los bosques tropicales y la sustitución de estos por formaciones arboladas con grandes claros de matorral y sabanas
. En aquella época (Plioceno o Pleistoceno) se desecó el Mediterráneo, lo que permitió grandes intercambios de fauna entre África y Asia.


Hasta hace poco, el homínido más antiguo que se conocía era el Australopitecus afarensis(3,6 m.a
.). Sin embargo, fósiles recientes indican que la aparición del linaje de los homínidos podría haber sido anterior a la extensión de las sabanas.


A partir de 1992 han salido a la luz, en el curso medio del río Awash, en el país de los Afar, Etiopía, restos fósiles de un homínido más antiguo. La nueva especie ha recibido el nombre científico de Ardipithecus ramidus, y por su antigüedad, 4,4 m.a
., se le supone muy cercano al último ancestro común de los seres humanos y el chimpancé.


Ardipithecus ramidus vivía en un medio forestal con masas de agua, como lo demuestra la fauna asociada a sus restos. El estudio de sus dientes indica que estaba adaptado a una dieta blanda a base de frutas, parecida a la del chimpancé actual.



  • Los Australopitecus afarensis. Lucy


    .

Los terrenos pliocenos del tramo final del río Awash, llamados Hadar, constituyen una prolífica fuente de fósiles. Allí han sido encontrados restos de un homínido, el Australopitecus afarensis, que tiene entre 3,4 y 3 m.a
. de antigüedad.


Entre los fósiles encontrados en Awash destaca el primer y más completo ejemplar conocido de un A. afarensis: el 40% del esqueleto de una hembra de 20 años de edad y 110 cm de altura, que fue encontrado en 1974. Esta homínida, famosa en la historia de la paleoantropología, fue bautizada con el nombre de Lucy por su descubridor, Donald Johanson, en honor a la canción de The Beatles “Lucy in the sky with diamonds”
.


Los Australopitecus afarensis tenían dimorfismo sexual (el tamaño de los machos era mucho mayor que el de las hembras). Presentaban una cara con hocico saliente (prognatismo
) y crestas óseas prominentes a lo largo de todo el eje del cráneo (crestas sagitales
) para la inserción de sus grandes músculos masticadores del cuello.


Su caja craneana era pequeña, conociéndose volúmenes incluso inferiores a la capacidad media de los chimpancés



Su tórax tenía una forma acampanada, en lugar de la forma de tonel característica del tórax de los seres humanos. Su pelvis y sus extremidades inferiores ya tenían aspecto humano, lo que implica su disposición para la marcha bípeda.


Los A. afarensis vivían en pequeños grupos, en zonas de sabana cerca de masas de agua, y no se han encontrado restos de útiles asociadas a ellos.


Los australopitecinos post-afarensis están representados por fósiles que presentan dos tendencias anatómicas en relación con la constitución ósea, fundamentalmente del cráneo y la mandíbula: la grácil (con una sola especie) y la robusta (con varias especies).


  • Los australopitecinos gráciles


La única especie representante de la tendencia grácil es el Australopitecus africanus, que apareció en África hace 3m.a
. y se extinguió hace 2 m.a
.


El Australopitecus africanustenía una estatura entre 1,30 y 1,40 m y un peso unos 40 kg
. Serían mayores que el A. afarensis, y con una capacidad craneana superior:

400-500 cc

.

El primer fósil de esta especie fue encontrado en Taung (Sudáfrica)
, en 1924. Correspondía a un niño de entre 3 y 6 años, al que se bautizó como el niño de Taung. Aunque era muy parecido a un antropoide, este niño tenía dientes prácticamente humanos.


Estos australopitecos gráciles, que sólo han sido encontrados en Sudáfrica, andaban erguidos y tenían la frente baja y la cara prominente. Del estudio de sus dientes se deduce que los australopitecos gráciles eran omnívoros y carroñeros.




  • Los australopitecinos robustos


De la tendencia anatómica robusta se conocen tres especies:
Australopitecus. robustus
, Australopitecus boisei y Australopitecus aetiopicus.


  • De Australopitecus robustus se han encontrado restos fósiles en África del Sur (donde también se han encontrado de A. africanus, la especie grácil). Estos homínidos alcanzaban los 1,30 m de altura y los 60 kg de peso.

  • Las otras dos especies vivieron en África oriental, en hábitats de sabana similares a los que existen hoy en día en esas mismas regiones. El yacimiento más destacado en el que se han encontrado fósiles de estas especies es la garganta de Olduvai, en Tanzania, quizás el lugar más famoso de la prehistoria.

Los australopitecinos robustos formaban grupos poco numerosos que llevaban una existencia itinerante en busca de agua y alimentos. Del estudio de sus dientes se deduce que los australopitecos robustos eran vegetarianos.


Las diferencias que presentan los australopitecinos robustos respecto de los gráciles hace que algunos científicos engloben a todos los homínidos de la línea robusta dentro de un género distinto:

Paranthropus

. Por tanto, Australopitecus robustus es sinónimo de Paranthropus robustus
.


Algunos caracteres comunes de las especies de los australopitecinos post-afarensis que los aproximan a los seres humanos son:


  1. Cráneos redondeados, cuyo punto superior sobrepasa claramente el arco supraorbital (reborde óseo encima de los ojos).

  1. Arcos dentarios parabólicos.

  1. Sin diastemas (espacios entre incisivos y caninos)

  1. Incisivos y caninos de tamaño pequeño.

  1. La morfología de la pelvis y de las piernas indica una postura erguida bípeda.


LOS PRIMITIVOS HUMANOS: LA HUMANIZACIÓN



Entre los 3,0 y los 1,5 m.a
. coexistieron en África varias especies de homínidos. En un principio convivieron las diferentes especies de australopitecinos y, más tarde, las especies más modernas de australopitecinos y unos nuevos homínidos: las primeras especies del género Homo
.


Con la invención del primer útil manufacturado (que será conservado), resultado de un pensamiento conceptual, se inicia la humanización. Hace más de 2 m.a., el
Homo habilis fue capaz de fabricare los más sencillos utensilios de piedra conocidos: fue el primer humano.


Ello se debió al aumento del tamaño y de la complejidad de su cerebro. Por tanto, todos los seres humanos son homínidos, pero no todos los homínidos son seres humanos.



Homo habilis



El primer representante de nuestro propio género es Homo habilis, el hombre hábil, como lo denominó su descubridor, Louis Leakey. El hallazgo de los primeros restos fósiles de Homo habilis tuvo lugar en 1959-1960, en la garganta de Olduvai
. Junto a los fósiles se encontraron útiles de lascas de piedra, muy primitivos, a los que se ha denominado industria Olduvense
.


Homo habilis fue encontrado en el mismo nivel (por tanto, tenía la misma edad) en el que habían sido hallados anteriormente fósiles de australopitecos robustos, lo que demuestra la coexistencia de estos y de representantes directos del linaje humano, los primeros Homo. Para que esa coexistencia se produjera debieron de tener algún mecanismo de aislamiento etológico o ecológico.


Otros yacimientos que han dado restos de Homo habilis son:
Koobi Fora, en Kenia, y el valle del río Omo, en Etiopía
.


Homo habilis vivió aproximadamente entre los 2,5 y los 1,6 m.a
. momento en el que se extinguió. Con una altura de 1,50 m y unos 50 kg de peso, su aparato locomotor era el de un bípedo habitual. Su cráneo redondeado tenía una capacidad de entre 600 y 800 cc, netamente mayor que la de los australopitecos. Pese a su acentuado prognatismo (cara con hocico saliente) y su marcado reborde supraorbital, sus dientes eran similares a los humanos, adaptados a la trituración. Debieron de tener una dieta más diversificada que los australopitecos, e incluir entre sus alimentos animales muertos (carroña
).


La aparición del género Homo coincidió con cambios climáticos que dieron lugar a una segunda fase de enfriamiento y aridez en África, lo que produjo extinciones de mamíferos y la aparición en el registro fósil de nuevas especies.



Homo ergaster



Entre 1,8 y 1,4 m.a
. aparecieron en África un grupo de humanos que ya presentaban una cara más “moderna” y un cerebro mayor que todos los homínidos que habían existido hasta el momento: entre 800 y 900 cc
. A sus fósiles se les ha dado el nombre de Homo ergaster
. Su estatura y plan corporal eran superiores al de los parantropos y Homo habilis y similares a los nuestros. Su fósil más conocido es el llamado Niño de Turkana, que se calcula habría muerto a los 9 o 10 años, con una estatura ya de 1,60 m
.


A esta especie se le supone un aumento de la sociabilidad que hizo que el grupo fuera más protector para sus miembros
.


Esta es sin duda la etapa más confusa y compleja de la evolución humana. El sucesor cronológico de Homo rudolfensis y Homo habilis es Homo ergaster, cuyos fósiles más antiguos datan de hace aproximadamente 1,8 millones de años.

Morfológicamente es muy similar a Homo erectus y en ocasiones se alude a él como Homo erectus africano.

Se supone que fue el primero de nuestros antepasados en abandonar África


Se han hallado fósiles asimilables a

H. ergaster (o tal vez a Homo habilis)

en

Dmanisi (

Georgia




, datados en 1,8 millones de años de antigüedad y que se han denominado Homo georgicus que prueban la temprana salida de África de nuestros antepasados remotos.

Esta primera migración humana condujo a la diferenciación de dos linajes descendientes de Homo ergaster
:

Por su parte, los miembros de H. ergaster que permanecieron en África inventaron un modo nuevo de tallar la piedra, más elaborado, denominado Achelense o Modo 2 (hace 1,6 ó 1,7 m.a)
. Se ha especulado que los clanes poseedores de la nueva tecnología habrían ocupado los entornos más favorables desplazando a los tecnológicamente menos avanzados, que se vieron obligados a emigrar. Sorprende el hecho que H. antecessor y H. erectus siguieran utilizando el primitivo Modo 1 (

Olduvayense




, cientos de miles de años después del descubrimiento del Achelense.

Una explicación alternativa es que la migración se produjera antes de la aparición del Achelense

Parece que el flujo genético entre las poblaciones africanas, asiáticas y europeas de esta época fue escaso o nulo.
Homo erectuspobló Asia Oriental hasta hace solo unos 50.000 años (yacimientos del río
Solo en Java)
y pudo diferenciar especies independientes en condiciones de aislamiento, como Homo floresiensis de la Isla de Flores (Indonesia). En Europa se tiene constancia de la presencia humana desde hace casi 1 millón de años (Homo antecessor


, pero se han hallado herramientas de piedra más antiguas no asociadas a restos fósiles en diversos lugares.


La posición central de


H. antecessor como antepasado común de
Homo neanderthalensis y
Homo sapiens ha sido descartada por los propios descubridores de los restos (
Eudald Carbonell y

Juan Luis Arsuaga



)


Los últimos representantes de esta fase de nuestra evolución son Homo heidelbergensisen Europa, que supuestamente está en la línea evolutiva de los neandertales, y Homo rhodesiensisen África que sería el antepasado del hombre moderno.


Una visión más conservativa de esta etapa de la evolución humana reduce todas las especies mencionadas a una,


Homo erectus, que es considerada como una especie politípica de amplia dispersión con numerosas subespecies y poblaciones interfértiles genéticamente interconectadas.



Homo erectus



Hoy se acepta que evolutivamente Homo ergaster dio origen al Homo erectus, un homínido que surgió hace, por lo menos, 1,8 m.a., y desapareció hace aproximadamente unos 200.000 años. El primer fósil de esta especie fue encontrado en 1890 por Eugene Dubois, en el río Solo, en la isla de Java
. Dubois, convencido darwinista, dijo encontrarse ante el eslabón perdido entre los monos y los seres humanos. Denominó a su hallazgo Pitecanthropus erectus (hombre mono erguido), fósil que es conocido vulgarmente como hombre de Java
.


En la actualidad, tanto los Pitecanthropus de la isla de Java como los encontrados en Indonesia, así como el famoso hombre de Pekín (denominado en un principio Sinanthropus pekinensis) se clasifican como Homo erectus.


Los Homo erectus alcanzaban los 1,70 m de altura y tenían un cerebro grande, de 800-900 cc, e incluso de hasta 1100 cc en los más modernos. Su dentadura era claramente actual, con incisivos más planos que los de Homo habilis. Comparados con los seres humanos actuales, su cráneo era más alargado. Su frente era baja y oblícua (frente huidiza), y tenía un reborde supraorbital muy marcado encima de los ojos. Su cara era prominente, con mandíbulas macizas, y carecía de mentón.


Las formas más antiguas de H. erectus se descubrieron en África, a orillas del lago Turkana, en Kenya, y en Olduvai
. A partir de estas zonas, el Homo erectusse propagó por África y salió de este continente hacia Asia y Europa. Quizás fue el primer Homo en emigrar del continente africano, aunque estudios recientes parecen indicar que quizá la salida de África de los seres humanos fue anterior, en cuyo caso, los primeros homínidos en abandonar el continente africano no habrían sido los Homo erectus, sino los primeros Homo.


Los avances tecnológicos de los H. Erectus



De los H. Erectus europeos y asiáticos hay numerosos restos fósiles. Sus útiles, muy abundante, han sido denominados globalmente como industria Achelense, que se caracteriza porque las hachas de mano tienen forma de lágrima.


En sus yacimientos se han encontrado huesos en cuya superficie aparecen marcas hechas con herramientas de piedra, lo que atestigua que eran habituales comedores de carne.


Se han hallado restos de hogueras rodeadas de piedras y cabañas dentro de las cuevas que habitaban, lo que implica la adecuación del espacio dentro de sus habitáculos.


Fósiles clásicos de esta especie son, por ejemplo, la mandíbula de Mauer y el cráneo de Steinheim, de Alemania, y el hombre de Tautavel de Francia, así como los ya mencionados hombres de Pekín y de Java.


Homo antecesor



Una vez que el género Homo salió de África, la evolución humana tuvo como escenario los tres continentes: África, Europa y Asia.


En la Sierra de Atapuerca (Burgos), en el yacimiento “Gran Dolina”, se han encontrado los restos fósiles de una nueva especie de humanos: el Homo antecessor (antecessor significa pionero, el que precede a los demás) de hace 800.000 años, que prueban que en esa época Europa (durante el Pleistoceno medio) había sido ya ocupada por los homínidos de Atapuerca. Ellos fueron por tanto los primeros europeos. Estos descubrimientos han supuesto una revolución en los estudios sobre la evolución humana.



En marzo de de 2008 se dio a conocer nuevos restos de Homo antecesor
: la mandíbula de un individuo de unos 20 años y 32 herramientas de sílex de tipo Olduvayense (Modo 1), datados en 1,2 m.a., lo que hace retroceder considerablemente la presencia de homínidos en Europa. Los restos fueron hallados en 2007 en la Sima del Elefante, yacimiento a 200 metros de la Gran Dolina.

Huesos humanos con marcas de herramientas indican canibalismo. Según Carbonell trataban a sus semejantes como al resto de la fauna.


La capacidad craneal de estos homínidos ya es superior a los 1000 cc. El fósil más característico es el llamado niño de la Gran Dolina, cuyo rostro compartía caracteres arcaicos sobre una arquitectura de la cara tan moderna como la nuestra. Junto a los arcos superciliares muy marcados, en doble arco, la cara ya no era plana, presentaba relieves entre los que destacan unos pómulos muy marcados y una abertura nasal adelantada.


Los investigadores españoles descubridores de esta nueva especie (que recibieron por sus hallazgos el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1997), consideraban que Homo antecessor apareció en África hace más de un millón de años, evolucionando desde Homoergaster. Desde allí, vía Asia, llegó a la Península Ibérica, donde evolucionó para originar a los neandertales, restos de los cuales se han encontrado en otro yacimiento de Atapuerca: la Sima de los Huesos. En la población que se quedó en África, cuyos fósiles aún no han sido descubiertos se produjeron los procesos evolutivos que dieron lugar a los Homo sapiens.



Investigadores de Atapuerca


:

Eudald Carbonell, José Mª Bermúdez de Castro y Juan Luis Arsuaga


El Homo antecesor encontrado en el estrato TD6 está asociado a la industria lítica Modo 1 u Olduvayense, la más primitiva. El modo 2 o Achelense se configuró en África hace 1,5 m.a. y llegó a Europa hace 0,5 m.a. El Modo 1 que se encuentra en Atapuerca también se encuentra en toda Asia al llevarla allí los primeros homínidos que salieron de África.

Los investigadores explican que si Homo antecesor hubiera llegado desde África tendría que haber traído el Modo 2, ya que éste se había configurado en África hacía 1 m.a.. Debido ello los investigadores se plantean un nuevo escenario en el que el Homo antecesor procede de Asia
.


De momento Homo antecesor no se ha encontrado en África.


La propuesta actual del equipo de investigadores es que probablemente hace 1,2 m.a. cuando se produce una importante migración de animales desde Asia hacia Europa, se produjo la entrada de los primeros homínidos en Europa y el Homo antecesor podría ser un descendiente de esa primera migración asiática hacia las regiones europeas.


Si Homo antecesor tiene un origen asiático, esta especie sería descendiente de los primeros homínidos que abandonaron África hace en torno a 2 m.a. y cuyos primeros representantes aparecieron en 1991 en Dmanisi en la República de Georgia (Caúcaso).


Según Bermúdez de Castro: “aún afirmamos que Homo antecesor sigue siendo la especie en la que primero aparecen caracteres modernos, concretamente en la cara”, “seguimos pensando que Homo antecesor está relacionado con el origen de nuestra especie, aunque no somos tan tajantes como el articulo original y NO afirmamos que es la especie de la que derivó

Homo sapiens


.

Ahora los investigadores se plantean si realmente existió continuidad en Europa de Homo antecesor con los ancestros directos de los neandertales, empleando no sólo las nuevas evidencias biológicas sino también acudiendo a las evidencias arqueológicas.






EL HOMBRE DE NEANDERTHAL



El hombre de Neanderthal, Homo neanderthalensis (= Homo sapiens neanderthalensis
), vivió en el Viejo Mundo a finales del Pleistoceno Medio y principios del Pleistoceno Superior (entre 230.000 y 29.000 años), durante la primera mitad de la última glaciación (glaciación Würm). Desaparecieron hace 29.000 años sin que se sepa la causa de su extinción. Se han encontrado restos en Cuevas de Gibraltar.


El primer fósil de neanderthal se descubrió en el valle del río Neander, cerca de Düsseldorf (Alemania), en 1856. En su momento no se aceptó que perteneciera a una primitiva especie humana, como pretendía Huxley. Por el contrario, “ un pobre idiota hidrocéfalo que había vivido como un animal en los bosques” o “un salvaje caníbal, llegado a Europa de una forma u otra”.


No hace mucho tiempo, los paleontólogos describían y representaban a los hombres de neanderthal como seres decadentes, de aspecto brutal, con hombros caídos, rodillas flexionadas y largos y poderosos brazos, imagen que ha quedado en la opinión popular.


A pesar del aspecto primitivo de su cabeza, la realidad era bien distinta. Características:


  1. Sus cráneos, aunque más largos que los humanos actuales, eran más voluminosos, y tenían una capacidad de 1400 cc. El cráneo de los neanderthales se hizo alargado de delante hacia atrás. En relación con este alargamiento anteroposterior de la caja craneal, se produjo un estiramiento hacia atrás del occipital, formándose el característico abultamiento que se conoce como el “moño occipital “ de los cráneos neanderthales.

  1. En los neanderthales y en nuestra especie, la máxima anchura del neurocráneo se encuentra a media altura sobre los huesos parietales. Sin embargo, mientras que nuestro cráneo visto por detrás tiene un perfíl de casa con paredes que se van separando desde la base hacia el tejado, el perfil de los neanderthales es redondeado.

  1. La apófisis mastoidea, saliente del hueso temporal donde se origina una parte del músculo esternocleidomastoideo, apenas sobresale de la base del cráneo.

  1. Presentan toro supra orbitario que está regularmente curvado sobre las órbitas como arco de circunferencia, tiene una sección redondeada y se continúa en el espacio entre las órbitas.

  1. La cara neanderthal es única entre los homínidos: presenta una apariencia de cuña. Es como si la abertura nasal hubiera avanzado hacia delante, estirando los lados de la cara en su movimiento (esta morfología típica de la cara de los neanderthales se conoce técnicamente como prognatismo medio-facial
    ). En la parte más anterior de esa cara apuntada hay una abertura nasal muy ancha. La gran cavidad nasal se ha interpretado como una adaptación a un clima glacial, frío y seco.

  1. Unos muy desarrollados senos frontales y senos maxilares contribuirían a formar una cámara de aire que aislaría el cerebro, un órgano muy sensible a los cambios de temperatura. Una cara inflada, como una máscara hueca, se interpondría sí entre el cerebro y el frío exterior.

  1. Los dientes anteriores de los neanderthales muestran un desgaste muy rápido que indica un uso intensivo, como si la boca fuera a menudo utilizada como una “tercera mano” para sujetar objetos y tirar de ellos.

  1. En la mandíbula la dentición está adelantada con relación al hueso, de manera que literalmente cabría un 4º molar. Este espacio vacío es llamado espacio retromolar.

  1. En el neanderthal vivo, la cara destacaría por una narices muy anchas y prominentes, ausencia de pómulos, una frente inclinada, cejas dispuestas sobre unos relieves marcados y una mandíbula sin barbilla (un mentón bien desarrollado es una característica exclusivamente nuestra).

  1. Los huesos de los neanderthales eran gruesos, característica encontrada en todos los humanos desde Homo ergaster, salvo en nuestra especie, donde se ha producido un notable adelgazamiento de las paredes óseas. Mientras que en el Homo erectus eran los huesos de la cabeza los más engrosados, entre los neanderthales lo son los del cuerpo. Huesos largos como el fémur, húmero, tibia, aparecen con canales medulares muy estrechados como consecuencia del engrosamiento del hueso que forma sus paredes.

  1. El hombre de neandertal tenía un cuerpo robusto y una altura media de 1,65 m. La musculatura de manos, brazos, pecho, espalda y piernas estaba más desarrollada que en cualquier atleta actual. Los neanderthales reflejaban en su físico una adaptación a los rigores del clima frío, que en épocas glaciales se adueñaban de gran parte del continente europeo.


Como los habitantes de las tierras árticas, los neandertales tenían miembros cortos y cuerpos rechonchos. “En climas fríos se necesita u núcleo corporal grueso para retener la temperatura y una superficie relativamente pequeña por donde perderla.


  1. Los raspadores de hoja, las hachas de mano o el punzón son algunos de los instrumentos confeccionados por el hombre de neanderthal. A estos útiles se les agrupa tradicionalmente bajo el nombre de industria Musteriense del Paleolítico medio: Se preparan núcleos dándoles una forma determinada, se extrae de ellos lascas y se retocan las lascas para proporcionarles el acabado final. Supone una notable capacidad de abstracción, porque no se trabaja la piedra para producir directamente el instrumento, sino que se añade un paso intermedio.

  1. Comportamiento que los aproxima a nosotros:

  1. Uso del fuego (ninguna especie animal conoce la técnica del fuego). La generalización y uso sistemático de la tecnología del fuego, con todo lo que supone de protección, calor, luz etc. se produce hace algo menos de 200.000 años, encontrándose desde entonces hogares bien estructurados en los yacimientos, que no dejan lugar a dudas de que el fuego ha sido domesticado.

  2. Enterramiento de sus muertos y cuidado de los débiles y enfermos.


Las finas marcas de cortes y los tipos de fracturas (similares a las de los huesos de animales descuartizados) indican que los neandertales practicaban el canibalismo, bien para alimentase, bien como algún tipo de ritual mortuorio.


Pero otros hallazgos en cuevas croatas sugieren un aspecto más compasivo. Un fragmento de cráneo encontrado en un refugio de piedra revela una herida grave en la cabeza de un Neandertal, que había sanado. Alguien cuidó de la víctima durante mucho tiempo.


En España se han encontrado restos de neanderthales en Lezatxiki y Axlor (País Vasco), Cova Negra (Valencia), Bañolas (Gerona), Las cuevas de La Carigüela de Piñar – el niño de La Carigüela- y de Venta Micena, en la provincia de Granada, y en la Sierra de Atapuerca (Burgos).



EL DISCUTIDO ORIGEN DE LOS HUMANOS MODERNOS



El Homo sapiens (= Homo sapiens sapiens
) apareció “repentinamente” en Europa durante la última glaciación, la glaciación Würm, hace unos 40.000 – 35.000 años.

Esta especie tiene:


  1. Un cráneo globoso con una capacidad de 1230 cc

  1. Una cara plana, sin prognatismo


  1. Un mentón marcado


  1. Frente recta


  1. Carece de arcos supraorbitales prominentes


Los primeros restos fósiles de Homo sapiens fueron descubiertos en el sur de Francia, en Cro-Magnon, en la región de Dordoña, e hicieron pensar en un origen europeo de la humanidad actual y en una posterior dispersión de esta por el viejo Mundo. Pero desde los años sesenta se sabe que nuestros antepasados ya existían hace entre 90.000 y 120.000 años en el Oriente Medio.


A los Homo sapiens sapiens europeos se les conoce con el popular nombre de hombres de Cro-Magnon y con ellos nació el denominado arte rupestre del Paleolítico superior o arte de la edad de hielo. Este se manifestó en forma de arte mural, pinturas y grabados en las paredes de las cuevas, y un arte mueble, consistente en tallas de hueso o marfil y dibujos y grabados de plaquetas de piedra de pequeño tamaño. Es lo que se conoce por industria Auriñaciense
.


Los hallazgos de Homo sapiens en las cuevas de palestina de Skhul, en el Monte Carmelo, y Qafzef, cerca de Nazaret, realizados entre 1965 y 1979, desautorizaron las teorías que se habían venido defendiendo hasta la fecha.


  1. En primer lugar, el descubrimiento de útiles musterienses (Paleolítico Medio) junto a restos humanos modernos, rompía la relación de esta industria y los Neandertales y de paso el paralelismo aceptado entre evolución biológica y evolución cultural.

  1. En segundo lugar, la datación precisa de los restos encontrados en Palestina permitió rebajar la antigüedad de la humanidad actual hasta los 100.000 años (hasta ese momento se le atribuía una antigüedad de 40.000 años). Otras formas fósiles halladas en el África subsahariana, vendrían a confirmar posteriormente estos datos.

Así pues humanos actuales y neanderthales habrían vivido en la misma zona desarrollando una misma cultura: la musteriense de Oriente Medio.


Hoy día la idea más generalizada es que el Homo sapiens surgió en África hace entre 300.000 y 100.000 años.



Investigaciones realizadas por genetistas y arqueólogos han permitido trazar los orígenes del moderno "Homo sapiens" hasta un grupo de personas que vivieron en la zona del Cuerno de África y Arabia. El análisis genético de las poblaciones humanas de Europa, Asia, Australia, América del Norte y América del Sur han revelado que todos somos descendientes de esos antepasados comunes, que desde allí colonizaron el resto del mundo.

Se cree que los cambios climáticos ocurridos entre  90.000 y 70.000 años atrás provocó un dramático descenso en el nivel del Mar Rojo, lo que permitió a las antiguas tribus cruzar a través de él y, desde allí, comenzar a diseminarse por el resto del continente. Estas conclusiones han sido puestas de manifiesto en un documental llamado “The Incredible Human Journey” (El Increíble Viaje Humano), emitido por la BBC
. En el programa se analiza el origen prehistórico de la especie humana.

Peter Forster, profesor de arqueología y genética de la Anglia Ruskin University en Cambridge, que ha sido el responsable de efectuar algunos de los peritajes genéticos, dijo que “el tamaño de esta población no puede haber sido muy grande. Estamos hablando de sólo unos pocos cientos de individuos”. Si no se equivoca, esto quiere decir que todos tenemos algún antepasado dentro de esa pequeña tribu prehistórica. Los análisis concuerdan con los datos preexistentes sobre los Homos sapiens, también conocidos como “humanos modernos”, los que se cree que han evolucionado hace alrededor de 195.000 años en África oriental, como demuestran restos hallados cerca del río Omo en Etiopía.

Aparentemente, hace 150.000 años estos primeros humanos modernos habrían logrado extenderse a otras partes de África, ya que sus restos fósiles se han encontrado hasta en el Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica.

Los primeros restos de Homo sapiens hallados fuera de África se han descubierto en Israel, y tienen una antigüedad de unos 100.000 años. Son restos de un grupo que dejó África -a través de lo que es en la actualidad el desierto del Sahara- durante un breve período en el que el clima fue más húmedo, convirtiendo esa desértica región en una especie de gran oasis verde. Hay 14 grupos ancestrales en África, sólo uno parece haber sobrevivido fuera del continente.
Las últimas investigaciones genéticas han demostrado que, hasta hace unos 70.000 años atrás, los seres humanos no fueron capaces de sacar provecho a la caída de los niveles del mar para cruzar a Arabia a través de la desembocadura del Mar Rojo, por lo que  ahora se conoce como la Puerta de Greif. En ese momento, la brecha de unos 25 kilómetros existente entre los continentes se había reducido a sólo 12 o 13. No está demasiado clara la forma en que pueden haber hecho el viaje, pero una vez cruzado el estrecho los seres humanos se diseminaron a lo largo de la costa de Arabia, ayudados por los manantiales de agua dulce.





Entradas relacionadas: