Limite del pensamiento y principio de copia

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 3,71 KB

 

2.LÍMITE DEL PENSAMIENTO Y PRINCIPIO DE COPIA

Una vez establecida la distinción fundamental entre los dos tipos de percepciones: impresiones e ideas, Hume se pregunta si el pensamiento del hombre tiene algún límite, pues, a primera vista, con su imaginación puede «formar monstruos y unir formas y apariencias incongruentes...».

Encuentra que son dos los límites del pensamiento
: por una parte, el principio de no contradicciónpues, en efecto, nadie puede pensar, por ejemplo, un triángulo cuadrado, una línea sin longitud o una superficie sin anchura;por otra parte, el principio de copia
:las impresiones preceden a las ideas y son causa de las mismas.Una idea es verdadera cuando le corresponde una impresión sensible. Si no se encuentra ninguna impresión con la que se relaciones, entonces, es una idea falsa. Por lo tanto, el límite del conocimiento humano está establecido por las impresiones.No hay, en consecuencia, ideas innatas,esto es, ideas cuyo origen es el entendimiento al margen de la experiencia, como afirmaban los filósofos racionalistas, entre ellos Descartes.Este principio es aplicable para conocer la verdad de las cuestiones de hecho, que constituyen el conocimiento que se forma a partir de impresiones de experiencia. La verdad de las relaciones entre ideas, en cambio, es independiente de la realidad y se rige por el principio de no contradicción.

Hume pretende demostrar el principio de copia, que es esencial en su filosofía, con dos argumentos. En primer lugar, el análisis de toda idea por compleja que sea, remite a las impresiones.Toda idea, por alejada que pueda parecer de la experiencia, no puede tener otro origen que no sea la experiencia.La idea de Dios, por ejemplo, tiene su origen en la experiencia que tenemos de la inteligencia, sabiduría y bondad de los hombres que luego elevamos al infinito.En segundo lugar, en caso de no darse ciertas impresiones, tampoco se pueden originar las ideas correspondientes; un ciego de nacimiento, por ejemplo, es incapaz de forjarse idea alguna de color.

Ahora bien, este principio presenta una excepción que Hume señala: es posible imaginar en una serie graduada un tono o matiz de color que falta y del que, por tanto, no hay impresión. Esta excepción delimita el significado del principio de copia. No puede ser considerado como una ley empírica, porque la excepción la haría falsa. Lo más razonable sería considerarlo como un criterio que nos permite aclarar el significado de un término y evitar confusiones conceptuales.

Entradas relacionadas: