John Searle

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 11,77 KB

 
John Searle

John Searle
John Rogers Searle (nacido el 31 de julio de 1932) es catedrático de Filosofía en la Universidad de California, Berkeley, y es célebre por sus contribuciones a la filosofía del lenguaje, a la filosofía de la mente y de la conciencia, a las características de las realidades sociales frente a las realidades físicas, y al razonamiento práctico. Le fue concedido el premio Jean Nicod en 2000.
Aparte de su actividad académica, el profesor Searle fue también el primer profesor en ejercicio en unirse al
Free Speech Movement en la universidad de Berkeley. Searle estudió en la Universidad de Oxford gracias a una beca Rhodes.
John Searle es muy conocido por el desarrollo de un experimento mental llamado el argumento de la "
Sala china". Lo creó para demostrar que el pensamiento humano no se compone de simples procesos computacionales.
Fuerza Ilocucional
Las primeras obras de Searle continuaron los trabajos de sus maestros J. L. Austin y P. F. Strawson. Concretamente, en Actos de habla Searle desarrolla el análisis de Austin sobre los enunciados de acción o "performativos". Searle se centró en lo que Austin había llamado actos ilocucionarios, actos que se realizan diciendo algo. En estas sentencias (Actos de habla p. 31)
1. Juan fuma habitualmente.
2. ¿Juan fuma habitualmente?
3. ¡Juan, fuma habitualmente!
4. Ojalá Juan fumase habitualmente.
cada una tiene el mismo contenido proposicional (Juan fumando), aunque difieren en su
fuerza ilocucional, ya que son, respectivamente, una aseveración, una pregunta, una orden y una expresión de deseo.
Searle asume que las fuerzas ilocucionales de una sentencia pueden describirse siguiendo reglas o condiciones especificables. Estas reglas establecen las circunstancias y el propósito de diferentes actos ilocucionarios. Searle utiliza cuatro tipos generales de reglas.
Por lo general una ilocución tendrá cierto
contenido proposicional. Por ejemplo, una petición tendrá cierta acción futura en su contenido, mientras que una sentencia puede tener cualquier proposición como contenido. Algunas ilocuciones, como los saludos, no disponen de contenido proposicional.
Son necesarias ciertas condiciones previas para el éxito de cada tipo de ilocución. Por ejemplo, para realizar correctamente una petición es necesario que el oyente pueda realizar la acción solicitada y que el hablante crea que el oyente puede realizar dicha acción. Para que un saludo sea exitoso el oyente y el hablante bien acaban de encontrarse o acaban de haber sido presentados. Searle llama a esto
condiciones preparatorias.
Un saludo puede no ser sincero, pero para agradecer realmente algo a alguien, es necesario que el hablante sea sincero, y para realizar una pregunta sincera el hablante ha de querer conocer la respuesta. Searle llama a esto la
condición de sinceridad.
Según Searle, cada ilocución puede describirse en términos de lo que está intentando hacer. De esta forma una aseveración pretende que algo realmente es el caso. Una pregunta es un intento de elucidar cierta información. Agradecer pretende ser una expresión de gratitud. Este intento del hablante, o
intencionalidad de una sentencia se convirtió en un aspecto principal de la obra posterior de Searle.
A pesar de que muchos lo creen, Searle jamás ha propuesto una definición clara de lo que son realmente los actos ilocucionarios. Los conceptos que sugiere varían sustacialmente a lo largo de los años (cf. Searle 1969, 1979, 1983).
IA fuerte
El argumento en contra de lo que llama inteligencia artificial fuerte es parte de una posición más amplia en lo que respecta a la relación mente-cuerpo. Searle se opone tanto al dualismo como al reduccionismo, en favor de una posición a la que llama naturalismo biológico. Esta visión caracteriza la conciencia como un fenómeno emergente del organismo que es una propiedad física por sí misma (de la misma forma que la presión de un gas en un contenedor es una propiedad emergente resultante de la colisión entre sus moléculas).
La intencionalildad está en el fondo del argumento de la
Sala china de Searle en contra de la inteligencia artificial, ya que dado que las mentes poseen intencionalidad pero los procesos computacionales no, las mentes no pueden ser intencionales simplemente realizando computaciones. El eje central del argumento reside en que el uso de la sintaxis no implica la semántica.
Ver también: IA fuerteIntencionalidad
Searle posteriormente generalizó esta descripción basada en reglas de la fuerza ilocucionaria como un caso específico de intencionalidad. Searle identifica una propiedad de los fenómenos intencionales llamada la dirección de encaje. Por ejemplo, cuando vemos una flor nuestro estado mental se encaja con el estado del mundo, y la dirección de encaje es mente-a-mundo. Pero si alargamos la mano para coger la flor nuestro objetivo es hacer que el mundo encaje con nuestro estado mental, y en este caso la dirección de encaje es mundo-a-mente.
También desarrolla el término
fondo (Background), utilizado aquí de forma bastante técnica, y que ha sido el origen de cierta discusión filosófica. Básicamente es el contexto dentro del cual ocurre el acto intencional. De forma significativa incluye la comprensión del mundo por parte del actor, así como la participación de otros en las actividades intencionales.
Intencionalidad social
Searle crea una fuerte base teórica para el uso de la noción de intencionalidad en un contexto social. La intencionalidad es un término técnico filosófico que significa dotación de contenido (aboutness). La intencionalidad indica que alguien asocia cierto significado a un objeto, tal como una creencia acerca de él, su posesión, su desprecio, etc. Incluye el uso ordinario de pretensión pero lo amplía. En Collective intentions and actions, Searle busca explicar las intenciones colectivas como una forma de intencionalidad. En sus obras anteriores proporciona normativas referentes a la intencionalidad en el lenguaje. Searle desarrolla este tema buscando un conjunto de reglas que sean esenciales para la intencionalidad colectiva.
Searle sostiene este análisis con cinco tesis. Las tres primeras son:
1. El comportamiento intencional colectivo existe, y no es la suma de los comportamientos intencionales individuales.
2. La intencionalidad colectiva no puede reducirse a intencionalidades individuales.
3. Las dos tesis precedentes son consistentes con las siguientes restricciones:.
a. La sociedad se compone exclusivamente de individuos; no existe nada parecido a la conciencia de grupo o al espíritu de grupo.
b. La intencionalidad de grupo o individual es independiente de la falsedad o veracidad de las creencias del individuo.
Para satisfacer estas tesis, Searle desarrolla una notación para la intencionalidad colectiva que enlaza una intención individual con una colectiva, pero mantiene ambas intenciones separadas. En efecto, una intención individual puede tener como expresión una intención colectiva. La creación de una intención colectiva presupone que alguien comprende que otros pueden participar en la intención, de modo que:
4. La intención colectiva presupone un sentimiento de que el otro es un actor social que puede participar en una actividad colectiva.
Juntas, estas tesis conducen a la afirmación de que:
5. La teoría de la intencionalidad junto a la noción de fondo puede explicar la intencionalidad colectiva.
Construcción de la realidad social
Searle ha aplicado recientemente su análisis de la intencionalidad a la construcción social. Su interés se centra en la forma en que ciertos aspectos de nuestro mundo se materializan como resultado de la intencionalidad combinada de aquellos que los usan. Por ejemplo, un billete de cinco euros es un billete de cinco euros tan sólo en virtud de la intencionalidad colectiva. Es debido a que alguien piensa que vale cinco euros y que otro también piensa que vale cinco euros que puede realizar su función económica. Esto es así independientemente de que el gobierno respalde el valor de la moneda. Imaginemos un caso en el que intentemos comprarle algo a alguien que no reconoce el valor del billete. A menos que le convenzamos de su valor, lo único que tenemos es un trozo de papel de colores. Por otro lado, un objeto no respaldado por ningún gobierno, tal como un sello antiguo, puede ser un objeto válido en una transacción comercial si ambos participantes están de acuerdo en ello. Tales objetos construidos socialmente impregnan nuestras vidas. El lenguaje que utilizamos, el concepto de propiedad y las relaciones con los otros dependen fundamentalmente de tales intencionalidades implícitas. Searle extiende su análisis de la realidad social a la creación de instituciones como el matrimonio y las universidades. Sostiene que tanto el valor del billete de cinco euros como la institución de la universidad han sido creados por tres principios primitivos: la intencionalidad colectiva, la asignación de función y las reglas constitutivas.
La aproximación de Searle a la construcción social es muy diferente y divergente de aquellos que sugieren que no existe una realidad independiente de la mente y que lo que llamamos realidad es una construcción social. Hacia el final de
The Construction of Social Reality Searle presenta un argumento a favor del realismo. Sus argumentos no enfocan la construcción social de la realidad sino la construcción de la realidad social. Sostiene que "toda realidad social posee una estructura lógica consittuida lingüísticamente" en un artículo llamado Social Reality and Linguistic Representation.

Entradas relacionadas: