Intrahistoria Unamuno

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,85 KB

 

1.El Modernismo Y LA GENERACIÓN DEL 98

A finales del s.XIX se produce en Europa y América una serie de cambios políticos, filosóficos y científicos que afectan significativamente a la literatura.
Tiene lugar un fuerte rechazo del espíritu práctico que había dominado a lo largo de la centuria y surge un afán de renovación de las formas de expresión.

En el ámbito de habla hispana, este movimiento reformador recibe el nombre de Modernismo. Ahora bien, no se puede decir que el Modernismo sea una escuela, sino más bien una actitud: una actitud de rebeldía y de búsqueda de nuevas formas artísticas que tienen como fin la exploración de la belleza a través de los sentidos.

Se considera al nicaragüense Rubén Darío el creador del Modernismo literario con su obra Azul (1888) y a Juan Ramón Jiménez el representante español más genuino.

La Generación del 98 

En este contexto cultural del Modernismo, surge en el panorama literario español la Generación del 98. Los escritores de esta generación no sólo pretenden reformar la literatura, sino también transformar la conciencia nacional a través de ella.

La pérdida de las últimas colonias de España en América (1898) es el hecho que da nombre a este grupo de escritores e intelectuales que tienen una preocupación común: España. Una España decadente a la que había que reformar y regenerar moral y culturalmente.

Ahora bien, Modernismo y 98 no constituyen dos generaciones distintas, pues los mismos autores responden en un momento a la estética modernista y en otro al espíritu noventayochista, más comprometido con la realidad histórica y social.

2.LA NARRATIVA DE PRINCIPIOS DEL S.XX

Los escritores de la Generación del 98 sintieron la misma necesidad que los modernistas de renovar la poesía y la prosa. Aunque la primera preocupación de los noventayochistas era el mensaje, lo que querían (o debían) decir; y después cuidaban la forma (la expresión). Por ello, el género literario más cultivado fue el ensayo.

Sus novelas están construidas en torno a un personaje dominante del que se va siguiendo su desarrollo mental. Son generalmente personajes disconformes con el mundo en el que les ha tocado vivir. La angustia y el sinsentido de la vida planea sobre ellos; de ahí que predominen el pesimismo, los conflictos de identidad y la amargura.

También aparece reflejado en las novelas el problema de España, por lo que ahondan en sus tradiciones para buscar el modo de regenerar la vida nacional. 

Miguel DE Unamuno

Nacíó en Bilbao (1864), estudió Letras en Madrid y fue un alumno brillante. Pero la mayor parte de su vida la pasó en Salamanca, en cuya Universidad fue catedrático de griego y rector durante 14 años, hasta que fue destituido de forma arbitraria, casi sin saber por qué. Murió en Salamanca en 1936.

Historiador de la intrahistoria


Unamuno se preocupó por los problemas que aquejaban España. Por ello se propuso escribir su historia, pero no la de los reyes y la gente importante, sino la historia de personajes anónimos, que él llamaba intrahistóricos, y que eran para él los verdaderos protagonistas en los que se apoyaba la historia. Y con ellos pone en íntima relación el paisaje.

Filósofo de la vida y la muerte: Unamuno fue un hombre profundo, preocupado por la realidad social, pero también por la vivencia espiritual. Su vida se debate entre periodos de crisis religiosa y periodos de firmes creencias; entre la duda y la afirmación, librando una lucha constante entre lo que le dice la razón y lo que le susurra la fe.

El propio Unamuno se vio a sí mismo como un hombre paradójico, contradictorio. Dos son las principales preocupaciones que lo persiguen: la existencia de Dios y la inmortalidad del alma. Sin embargo, la tragedia por la falta de seguridad y certeza ante esto, es lo que lleva a la congoja del espíritu y la angustia.

Novelista: En el Unamuno novelista seguimos encontrando al Unamuno filósofo, ya que él mismo piensa que donde mejor se refleja el pensamiento filosófico es en la novela, la poesía o la leyenda.

Unamuno crea un tipo de novelas diferentes, a las que da el nombre de nívolás. En ellas prescinde de las descripciones amplias y de las situaciones, centrándose en los protagonistas.

Utiliza con abundancia el diálogo y el monólogo interior (reproducción en 1ª persona de los pensamientos de un personaje, tal como brotarían de su conciencia), anticipándose así a la novela contemporánea.

Principales ensayos:

* En torno al casticismo (1895)

* Vida de Don Quijote y sancho (1905)

* Del sentimiento de lo trágico de la vida (1913)

Pío Baroja

Nacíó en San Sebastián en 1872. Estudió Medicina, pero después de ejercer durante un año lo dejó para regentar la panadería de su tía en Madrid. En esta ciudad se inicia en el periodismo y comienzan sus contactos literarios. Escribe en diversas revistas y publica sus primeras novelas y cuentos, actividad que ya no abandonaría hasta el final.

De carácter tímido, algo huraño, muy pesimista e inconformista, nada de lo que le rodeaba le agradaba: ni las soluciones políticas, ni las creencias religiosas, ni el amor (permanecíó soltero).

Tampoco confiaba en el futuro del ser humano. Siempre fue un hombre solitario y andariego (viajó mucho). En definitiva, era un escéptico (no creía en nada) y un pesimista existencial y sin embargo, se mostró sensible, compasivo y tierno. Murió rn Madrid en 1956.

Escritor de la sencillez: La misma libertad que pedía para la vida, la exigía para el arte y la literatura. No confiaba en las normas ni en los métodos, sólo en la experiencia y en la observación. 

A veces se le han reprochado incluso ciertas imperfecciones y descuidos porque su ideal de escritura se basaba en la sencillez de construcción y de lenguaje. Prefería los párrafos breves, las frases cortas y el vocabulario simple, en ocasiones cercano a lo vulgar.

Pintor de ambientes: Baroja era un escritor anárquico, es decir, le gustaba escribir en libertad, sin ajustarse a normas ni a planes prefijados de antemano. Pero en su obra hay una serie de elementos, además del estilo, que sirven para ligar los relatos.

Uno de estos elementos es el ambiente: las circunstancias que rodean al personaje y lo configuran, positiva o negativamente. El ambiente se refiere al espacio, al tiempo y 

a las personas que influyen en la vida de los personajes y que afectan de algún modo a su personalidad.

Baroja localiza siempre sus relatos en espacios concretos que describe con gran Realismo, aunque sin perder el ritmo narrativo.



Entradas relacionadas: