El hombre como proyecto

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,37 KB

 

Nos enfrentamos a una pluralidad de posibilidades y la que elegimos sólo tiene valor porque ha sido elegida. Por eso somos responsables, porque generamos valores a través de nuestras elecciones/Para el existencialismo sartreano no existen valores a priori porque Dios no existe. El existencialismo sartreano parte de la frase de Dostoievski “Si Dios no existiera todo estaría permitido”. Puesto que Dios no existe, todo está permitido. El ser humano es libre, y de esa libertad nacen su responsabilidad y su angustia/El hombre como proyecto:Sartre establece la diferencia entre el ser en-sí y el ser para-sí/El ser -sí es compacto, ajeno al tiempo, es el objeto inanimado/El ser para-sí es aquel por el que la nada viene al mundo, es el ser de la conciencia que,  al ser intencionalidad, esta siempre fuera de sí puesto que su existencia precede a su esencia. En definitiva, el ser del ser para-sí es el no-ser, por el que la nada viene al mundo/El ser humano se diferencia de los objetos en que tiene conciencia de ser, de su existencia. Pero siendo la conciencia intencionalidad, es decir, tendencia hacia el mundo, el ser humano está abierto al mundo, fuera de sí. Y está abierto al mundo porque está incompleto; hay en él un vació; la conciencia abre un agujero al ser/Porque es intencionalidad, el ser humano es un proyecto permanente, está en cambio continuo. El ser humano es un ser que no está terminado, que no está hecho, sino que está en continuo aprendizaje, formándose. Por ello siempre, en cualquier momento, puede romper con su pasado. Explicar al ser humano por su pasado es, para Sartre, un acto de mala fe, una huida de la angustia. La autenticidad en el ser humano consiste en la opción por la libertad y por la responsabilidad. El ser humano es proyecto porque es libre y la libertad consiste en elegir, en tener voluntad. El pasado ni nos determina ni puede servir de escusa para nuestros actos futuros; el pasado, simplemente, es pasado.  Es la relación de acciones que hemos elegido pero que no nos obligan. El ser humano al ser libre es proyecto y en todo momento puede cambiar de camino, es decir, romper con el proyecto que era hasta ese momento/La libertad va unida a la afirmación de que la existencia precede a la esencia y ello quiero decir que el ser humano, al carecer de naturaleza, es lo hace; porque al hacer algo se hace a sí mismo/La personalidad no está construida sobre un modelo diseñado de antemano con una finalidad precisa; su existencia no tiene un sentido previo. El ser humano se construye a sí mismo, las decisiones de cada ser humano dan sentido a las sus situaciones, nadie vive una misma situación de la misma manera/Sartre llama trascendencia a la superación de la situación presente, impulsados por un proyecto que siempre es de futuro. Y esa trascendencia, esa libertad que nos define como humanos sólo tiene el límite de la muerte. Con la muerte, el proyecto se transforma en destino, se vuelve inmodificable; es historia contada por otros/Entre tanto el ser humano da sentido al mundo.  Porque el ser humano no sólo se proyecta a sí mismo, sino que en la medida en la que descubre sus posibilidades y se sobrepasa, inventa un mundo con sentido y valores/La concepción sartreana del ser humano como proyecto parte del fundamento antropológico de que el ser humano carece de naturaleza, en él la existencia precede a la esencia . Esta carencia hace de él un ser que está caracterizado por la libertad, una libertad generadora de valores y por ello está cargada de una responsabilidad que produce angustia, pero que mueve a la acción. Por todo ello, la obra de Sartre tiene una dimensión y una intencionalidad totalmente moral/Ateísmo y libertad: En "El existencialismo es un humanismo" Sartre afirma que la idea del hombre como un ser libre es una consecuencia inevitable del ateísmo.

Entradas relacionadas: