La guerra de sucesión y el sistema de utrecht

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 7,23 KB

 

5.1 La lucha por la hegemonía colonial


Durante los siglos XVII y XVIII se produce la pérdida de la hegemonía marítima por parte de España y Portugal.rLa creación de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales en el año 1602, con el fin de monopolizar el comercio asíático. La Bolsa y el Banco de Ámsterdam se convirtieron en los mayores centros económicos de Europa.rGran Bretaña también creó su propia Compañía para comerciar en las Indias Orientales y establecíó enclaves comerciales en la India. A finales del Siglo XVII, el Banco de Londres l legó a superar al de Ámsterdam.rDurante el Siglo XVIII Gran Bretaña defendíó el “equilibrio continental”, mientras creaba nuevas colonias en América del Norte.
Francia, que también tenía colonias en América, se convirtió en su gran enemiga. Tras la Paz de París se inició el declive francés y comenzó la formidable expansión de Gran Bretaña.

6. Los Borbones en España

6.1 Cambio de dinastía en España


Al morir sin descendencia el rey de España Carlos II, ultimo monarca de la casa de Austria, estalló la Guerra de Sucesión española, (1701-1713) que se originó por las aspiraciones al trono de España de un Borbón, Felipe de Anjou, y un Habsburgo, el archiduque Carlos. La Guerra de Sucesión española supuso:rEl enfrentamiento de Luís XIV con Gran Bretaña, Austria, Provincias Unidas y Portugal, que no deseaban un incremento de la hegemonía de los Borbones.
rUna Guerra Civil, puesto que en España había partidarios de ambos candidatos, y una guerra internacional.
La guerra finalizó con la firma de la Paz de Utrecht entre España y Gran Bretaña. Felipe de Anjou (Felipe V) fue reconocido rey de España. Gran Bretaña consiguió territorios españoles:
Gibraltar, Menoría y concesiones en América. Austria se apoderó de los Países Bajos españoles y de los territorios de España en Italia, excepto Sicilia.

6.2 La Ilustración española

Con la instauración de la nueva dinastía borbónica, el pensamiento ilustrado procedente de Francia se difundíó en España. Aunque los ilustrados españoles se inspiraron en la Enciclopedia, poseían carácterísticas propias:rPertenecían a la pequeña nobleza y a la burguésía, trabajaban para la administración del estado y dirigían las actividades industriales y comerciales.rSe esforzaron por hacer compatible la “crítica” y la “razón” con la tradición cristiana. El padre Feijoo y Jovellanos pertenecían a este grupo de “cristianos ilustrados”.rLa idea central de los escritos ilustrados era que la decadencia española estaba causada por el retraso económico del país y la pervivencia de una organización social anticuada.rEran partidarios de una total renovación de la enseñanza, desde los estudios primarios hasta la universidad, y estaban convencidos de que había que desarrollar las “ciencias útiles”. _ Estas ideas reformadoras chocaron con una serie de obstáculos:rLa mayoría del pueblo era reacia, en principio, a cualquier cambio.rGran parte de la nobleza y del clero temían perder sus antiguos privilegios.rEl tribunal de la Inquisición perseguía cualquier desviación de la ortodoxia católica.

6.3 El despotismo ilustrado en España


El despotismo ilustrado en España se centró en las siguientes actuaciones :

r

Unificación política


Felipe V. Por medio de los Decretos de Nueva Planta, suprimíó los fueros de los territorios que no le habían apoyado en la Guerra de Sucesión. Las Cortes perdieron su papel político y el gobierno se ejercíó por medio del Consejo de Castilla y de los secretarios de despacho (ministros). Se creó un nuevo cargo en las provincias (intendente), con funciones administrativas y financieras.rPolítica económica.
En política agraria, destacaron las obras de regadío, las repoblaciones y la limitación de los privilegios de la Mesta. Se suprimieron las aduanas interiores y se protegíó la industria nacional. Una de las principales actuaciones económicas fue la reforma de la Hacienda. Unificar el complejo sistema de impuestos era indispensable para conseguir la modernización de España. Se intentó crear un fondo común para centralizar los ingresos de todo el Estado y administrar los gastos bajo la supervisión del ministro de Hacienda.rPolítica religiosa y cultural.
Los ilustrados querían aplicar reformas en la Iglesia; para ello se firmó un concordato con la Santa Sede y, posteriormente se expulsó a la Compañía de Jesús de España. En el ámbito cultural se crearon instituciones, como colegios de medicina y cirugía, jardines botánicos… En el primer tercio del Siglo XVIII empezaron a funcionar las reales academias de la lengua y de la historia.

¬

Carlos III: el gran reformador


Carlos VII de Nápoles y Sicilia accedíó al trono de España tras la muerte de Fernando VI. Aplicó durante su reinado una serie de medidas modernizadoras que incorporaron España a las nuevas corrientes de la política ilustrada europea. Sus principales actuaciones fueron las siguientes:rEn política interior tuvo enorme trascendencia la superación del desprecio hacia la industria y el comercio. Esto fue posible gracias a la abolición de la “deshonra legal” que la práctica de esas actividades acarreaba. La burguésía era el grupo social en imparable ascenso político y económico, mientras que los nobles se convertían, cada vez más, en “funcionarios” al servicio del Estado. También destaca la reforma de la enseñanza primaria, media y universitaria, promoviendo el Racionalismo y el desarrollo de las ciencias experimentales. Carlos III tuvo que hacer frente a situaciones difíciles como el motín de Esquilache, su detonante fue la decisión de Esquilache de reformar la tradicional indumentaria de capa negra y sombrero ancho, que enmascaraba a posibles delincuentes. Los amotinados exigieron al rey la destitución de los ministros extranjeros y la reducción de precio de los alimentos. El rey Carlos III tuvo que ceder a estas exigencias y Equilache fue desterrado.rEn política exterior, Carlos III apoyó la rebelión de los colonos ingleses de Norteamérica frente a la metrópoli en 1776. Aunque su política en las colonias españolas en América fue, en general, positiva, no se pudo evitar que empezara a germinar la semilla independentista, siguiendo, precisamente, el ejemplo de los Estados Unidos de América, independientes desde 1783. Carlos III murió en 1788

Entradas relacionadas: