Gonzalo de Berceo: el conde Lucanor

Enviado por Chuletator online y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5 KB

 

CAPITULO XLI De lo que acaeció a un rey de Córdoba a quien decían Alhaquem



Un día hablaba el conde
Lucanor con Patronio: -Vos sabéis que yo soy muy buen cazador, y he hecho muchas casas nuevas, que nadie hizo nunca, y aun he hecho, y añadió en las pichuelas y los capillos de las aves, algunas cosas muy provechosas. Y ahora los que quieren hablar de mí hablan de burla, como haré para que no se me ofendan por la buena obra que hice. Patronio le aconsejó mediante la historia del rey de Córdoba y la moraleja era: Si algún bien hicieres, que muy grande no fuere, haz mayores si pudieres, que el bien nunca muere.

CAPITULO XLII De lo que aconteció a una beata hipócrita



Hablaba otra vez el conde Lucanor con Patronio de esta manera: -Patronio, yo y otros muchos estábamos, hablando y nos preguntábamos cual es la manera, que una persona mala podría tener para hacer, mayor daño, siendo revoltoso, y malhechor, por tener mala lengua y ser calumniador, os ruego me digáis de cual de estas personas, podría sobrevenir mayor daño a las gentes. Patronio le aconsejó mediante una historia de un beata hipócrita que atendiera a las obras y no a sus apariencias si quería protección de malas experiencias.

CAPITULO XLIII De lo que aconteció al bien y al mal y al cuerdo con el loco



Hablaba el conde Lucanor con Patronio. me sucede que tengo dos vecinos, uno de ellos es hombre a quien mucho quiero, muchas veces me causa algunas faltas y agravios que me producen gran enojo. El otro no es hombre con quien tenga grandes obligaciones ni gran amistad, me hace algunas cosas que no me agradan, os ruego me aconsejéis que hacer.

En su afán por ayudar al conde Patronio le relató sobre lo que le sucedíó al bien y al mal y al cuerdo y el loco. El conde tuvo por buenos ejemplos: Siempre el Bien vence con bien al Mal hacer sufrir al hombre malo de poco vale.

CAPITULO XLIV De lo que aconteció a don Pedro Núñez, el Leal. A don Rui Gómez Zaballos y a don Gutierre Ruiz de Blasquillo con el conde don Rodrigo de Franco.


El conde Lucanor hablaba con Patronio:

-Yo he tenido grandes guerras del modo, que cuando yo estaba en la mayor necesidad, a quienes crié y a quienes había hecho mucha bien me dejaron y aun se enseñaron en causarme descontento, que debo hacer en esto. Posteriormente escuchó el relato de Patronio del cual aprendíó que:” Aunque algunos te hayan dañado, nunca dejes de actuar aguisado”.

CAPITULO XLV De lo que acaeció a un hombre que se hizo amigo y vasallo del diablo



Otra vez hablaba el conde Lucanor con Patronio -Un hombre me dijo, que sabía muchos modos, tanto de agüeros, con lo que yo podría conocer lo que ha de suceder y por las que podría hacer muchas artimañas, con que aprovechar mi hacienda, os ruego me aconsejéis. Inmediatamente le comentó lo que le había sucedido a un hombre amigo del diablo cuyo mensaje era que: “El que en Dios no pone su esperanza, morirá de mala muerte, tendrá malandanza”.

CAPITULO XLVI De lo que aconteció a un filósofo que por accidente entró en una calle donde vivían malas mujeres



Hablaba otra vez el conde Lucanor: -Patronio, vos sabéis que una de las cosas del mundo porque el hombre más se debe esforzar es conseguir buena fama, ruego que me digáis de que manera podré acrecentar mi fama. A lo que Patronio le respondíó: “ Has siempre el bien y guárdate de sospecha y siempre será tu fama derecha.”

CAPITULO XLVII De lo que aconteció a un moro con una hermana suya, que daba a entender que era muy medrosa


Un día hablaba el conde Lucanor: -Patronio, sabed que yo tengo un hermano mayor que yo, y como es mayor que yo entiendo, que lo he de tener en lugar de padre-El tiene fama de ser buen cristiano y muy cuerdo, yo soy más rico y poderoso que él y aunque no lo daba a entender que no lo hace por que sería pecado. Os ruego que me aconsejéis. -Señor conde me parece que la manera, que vuestro hermano usa con vos se asemeja mucho a lo que dijo un, moro a su hermana. Al concluir el relato de Patronio Don Juan compuso estos versos: “Si no quieres hacer lo que te vaya a favorecer tú no quieres lo tuyo por él perder”.



Entradas relacionadas: