Factores astronómicos y geográficos del clima

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Geografía

Escrito el en español con un tamaño de 7,3 KB

 

Factores climáticos en España


Los factores modifican el clima pueden ser: astronómicos, meteorológicos y geográficos.

Factores astronómicos


Vienen dados por la situación de España en el planeta.

-

Latitud

Tiene incidencia en la diferencia de los balances de radiación solar. A más latitud, disminuyen los valores térmicos y en la duración de días y noches

El clima de la Península no puede ser entendido sin tener en cuenta su situación astronómica. El territorio español peninsular se extiende entre los 43º y 36º de latitud norte, es decir, en el borde meridional de la zona templada, una zona de transición sobre la que actúan los mecanismos de los climas templados y tropicales.

-Los movimientos de la Tierra. Causa la sucesión de las estaciones.

Factores meteorológicos


Son más decisivos para los climas que la latitud. Están relacionados con la circulación general atmosférica. Es España intervienen de forma independiente las masas de aire, los centros de acción y los frentes.

Las masas de aire
:A España llega aire polar, tanto marítimo como continental; aire ártico muy frío y seco y aire tropical marítimo, cálido y húmedo. Las masas de aire forman los centros de acción que son anticiclones y borrascas.

Estos tipos de masas de aire pueden ser estables o permanentes o inestables o estacionales, según su origen y su periodo de actividad. En España no se dan las condiciones necesarias para la formación de masas de aire por sus dimensiones, por lo tanto los climas españoles dependen de las aportaciones de masas de aire de otras regiones.

Los grandes centros de acción que afectan a la Península son:

-la depresión semipermanente de Islandia: se encuentra en el Atlántico Norte. Es una baja presión permanente que empuja hacia nuestras costas vientos fríos y húmedos del Atlántico. En invierno se desplaza hacia el Sur y se suaviza por la influencia de la corriente marina cálida procedente del golfo de México. Provoca numerosas precipitaciones , sobre todo, en la cornisa cantábrica.


-el anticiclón de las Azores: responsable del tiempo seco y soleado. Se trata de aire tropical marítimo, estable y permanente. Se desplaza siguiendo el movimiento “aparente” del Sol, así en verano está sobre la Península, aunque también se puede provocar una baja presión de origen térmico muy localizada. En invierno el anticiclón de las Azores se desplaza al Sur permitiendo la entrada de borrascas atlánticas.

Los frentes:
Zonas de contacto entre masas de aire diferentes. España queda bajo la influencia del frente polar atlántico. Este frente no es sino el reflejo del Jet Stream (o Corriente en Chorro) correspondiente en altura. En su seno se originan borrascas que dan lugar a intensas precipitaciones.

Al seguir el desplazamiento de las demás masas de aire, de N. A S, la península queda bajo la influencia del aire tropical cálido en verano y la del aire polar frío en invierno. Durante los equinoccios, los desplazamientos ondulatorios del jet stream y del frente polar barren la Península de N a S y de O a E.

Factores geográficos


Una serie de factores geográficos matizará, a veces con cierta intensidad, los presupuestos teóricos nacidos de la circulación atmosférica y de la localización de la Península en la fachada occidental de las latitudes medias. En España debemos tener en cuenta:

-El relieve, en su doble vertiente de altitud media elevada y disposición periférica, complica las carácterísticas climáticas, al introducir nuevos matices regionales y locales. La orientación de las montañas y de las laderas, en particular, se traduce en regíMenes térmicos o pluviométricos muy diferenciados. Así, las cadenas dispuestas de forma paralela, represan el aire frío continental procedente de Europa o dificultan el paso de los flujos atlánticos procedentes del norte. Las que se disponen de manera perpendicular a los vientos dominantes provocan diferencias entre las vertientes de solana y de umbría.

Esta disposición facilita la entrada de vientos húmedos atlánticos y evita que el centro sea un desierto. Las barreras montañosas provocan el ascenso y descenso de los flujos de viento. Si una masa de aire cargada de humedad, choca con la cordillera, asciende por la ladera de barlovento


y el aire al elevarse, se enfría, se condensa y llueve, son lluvias orográficas, habituales en la cornisa cantábrica. En la ladera de sotavento al descender, el aire se calienta dando origen a un viento cálido y seco.

-Situación entre mares: La situación de la Península entre dos mares de carácterísticas contrapuestas, el Atlántico y el Mediterráneo, aporta al clima nuevos matices, como la suavización de las temperaturas, carácterística de los climas marítimos.

La forma maciza del país hace que la influencia marina llegue de distinta manera, provocando una clara diferencia entre el centro y la periferia. En el Atlántico la temperatura está modificada por la deriva Nor-Atlántica haciendo que el N sea menos frío de lo que sería si no existiera. El Mediterráneo al ser cerrado y no tener corrientes marinas que modifiquen el clima y al estar rodeado de montañas ve algo limitada su influencia en el clima.

Entradas relacionadas: