Evolución de la población de conejos según la teoría sintética de la evolución

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Ciencias sociales

Escrito el en español con un tamaño de 5,68 KB

 

Antecedentes de Darwin:


En 1831, a la edad de 22 años, Charles Darwin se embarca en el "Beagle" del teniente Fitz Roy. Dicha embarcación tenía como misión cartografiar América del Sur. Uno de los puntos culminantes de esta expedición fue su parada en las Islas Galápagos, dónde Darwin quedó impresionado al descubrir en dichas islas, ciertos tipos de animales de los que no había registro previo. En aquel momento, Darwin comenzó a plantearse si las diferencias físicas encontradas entre los distintos animales, dependiendo de los distintos ecosistemas, se debía a haberse desarrollado en circunstancias climatológicas distintas y si, por lo tanto, los cambios climáticos provocarían también cambios en las siguientes generaciones de dichas especies dando lugar a especies completamente nuevas. Esta teoría (la Teoría de la Evolución) que Darwin elaboró durante dicho viaje, pero que no se atrevería a hacer público hasta algunas décadas después por temor a ser acusado de "hereje", ha supuesto una de las teorías más importantes en la historia de la ciencia, debido a su implicación en la antropología, etología, biología, psicología, teología.... No obstante, aunque la teoría de Darwin ha acabado siendo la más elaborada e influyente, no fue el primer teórico que hipotetizó algo similar.

Darwin. El origen de la teoría y tesis de la teoría:


El científico evolucionista más importante del Siglo XIX fue Charles Darwin (1809-1882). Estudiante de las universidades de Edimburgo y Cambridge en Inglaterra, terminó sus estudios de teología a la edad de 22 años. Preparado para ser ministro protestante de la Iglesia, sin embargo, el mayor interés de Darwin estaba en el mundo natural.
En 1831 se integró, como naturalista, a la tripulación del barco de la marina inglesa "HMS Beagle", que realizaría una expedición de mapeo alrededor del mundo durante 5 años. Este viaje fue esencial en el pensamiento de Charles Darwin. En las islas Galápagos, en el Océano Pacífico frente a Sudamérica, quedó muy impresionado por las especies de animales que vio y, sobre todo, por las sutiles diferencias entre los pájaros de las islas del archipiélago. A partir de estas observaciones, Darwin se dio cuenta que estas diferencias podían estar conectadas con el hecho de que cada especie vivía en un medio natural distinto, con distinta alimentación. En ese momento comenzó Darwin a delinear sus ideas acerca de la evolución.
Darwin entendíó que toda población consiste de individuos ligeramente distintos unos de otros. Las variaciones que existen entre los individuos hace que cada uno tenga distintas capacidades para adaptarse al medio natural, reproducirse exitosamente y transmitir sus rasgos a su descendencia. Al paso de las generaciones, los rasgos de los individuos que mejor se adaptaron a las condiciones naturales se vuelven más comunes y la población evoluciona. Darwin llamó a este proceso"descendencia con modificación". Del mismo modo, la naturaleza selecciona las especies mejor adaptadas para sobrevivir y reproducirse. Este proceso se conoce como "selección natural". Su tesis fundamental es la transmisión de los caracteres adquiridos como origen de la evolución (es decir, que las carácterísticas que un individuo adquiere en su interacción con el medio se transmiten después a su descendencia); denominada este principio como Lamarckismo.

La evolución como teoría científica:


La teoría de la evolución está aceptada de manera prácticamente universal en el mundo occidental actual como una explicación del origen de la vida. Pretendiendo el apoyo de una variedad de ciencias, los que apremian las pretensiones de la evolución, declaran que esta cuestión está «tan científicamente demostrada como lo puedan estar los acontecimientos nunca observados por el hombre.» Esto no obstante, hay científicos de las diversas disciplinas que mantienen que muchos aspectos de la teoría de la evolución violan los cánones de la ciencia rigurosa. Reconocen que los mecanismos mediante los cuales se dice que tuvo lugar la evolución de la vida y de las especies biológicas son, en el mejor de los casos, hipótesis no demostradas, y en el peor, contradicciones de los hechos experimentales. El Profesor Andrews es uno de estos científicos. En este libro él examina la naturaleza de la genuina teoría científica y aplica a la teoría de la evolución los criterios así establecidos para ver si, en realidad, es «científica» en el mejor sentido de la palabra.

Entradas relacionadas: