Estilo del doriforo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Arte y Humanidades

Escrito el en español con un tamaño de 2,61 KB

 

equilibrio dinámico. Podemos hablar de movimiento en acto y contraposto. Luz y color: En su estado actual es una escultura sin policromía.

Análisis estilístico

Clasificación en un estilo artístico:
El Doríforo pertenece al arte griego en su etapa clásica. En esta etapa se ha superado la rigidez propia del periodo arcaico. Los valores artísticos son la búsqueda de la belleza del cuerpo humano, de la perfección, la proporción ,la armonia y el ritmo.
Policleto introduce el canon de siete cabezas como paradigma de la belleza perfecta.

Función: La función era conmemorativa de la victoria de un atleta en los juegos. El premio a los vencedores era una diadema o una corona de ramas de olivo, y también recordarlo mediante una escultura.

Análisis iconográfico: Representa a un joven atleta que llevaba la lanza en su mano izquierda y apoyada en el hombro. Pero el Doríforo es una representación universal del hombre perfecto y modelo de la estatuaria clásica.

Análisis iconológico:La escultura tiene contenido ideológico y transmite muy bien los valores de su época. En la Grecia clásica era común la plasmación de la juventud como reflejo de belleza y la preparación física era fundamental en su sociedad. De ahí que la escultura represente jóvenes atletas y dioses.

La obra, reflejo de su época: Desde el punto de vista histórico, Grecia había vivido las guerras médicas y se encontraba en una época de gran esplendor cultural tanto en el arte como en la filosofía. Pericles había impulsado todo un programa artístico para reconstruir la ciudad de Atenas. El siglo V a. C. Se caracteriza por tener unos grandes escultores como Fidias o Mirón y el propio Policleto.

Aportación a la historia del arte: Sin duda esta obra tuvo eco en el arte de su tiempo. En el siglo IV a.C. Escultores como Praxíteles, Escopas o Lisipo quisieron continuar con las características y la perfección de sus antecesores. De hecho, Lisipo alargó el canon a ocho cabezas. El ideal griego de belleza y perfección fue retomado posteriormente en el Renacimiento y en el Neoclasicismo.

Entradas relacionadas: