Esilo

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,77 KB

 
Pero, Azorín tiene ojos de pintor y alma de intelectual. Entre los datos sensibles de su obra, predominan los visuales. Pero él no va a la realidad con ojos de fotógrafo naturalista, atento únicamente a reunir la mayor cantidad de datos; guiado por una finísima intuición, escogerá unos focos y nos hará ver su profunda significación. El "mirar" de este escritor no abarca al conjunto, sino que se detiene en las cosas, una a una, las rodea. "Queremos -dice Azorín- que un solo detalle dé la sensación de la cosa."
Es, pues la suya una técnica impresionista que busca la "sensación" -muy a menudo la sensación "plástica", visual, incluso a veces auditiva- pero que no se contenta con esa sensación, ya que aspira a darnos con ella "la íntima realidad espiritual de las cosas"; por eso, sus descripciones se hallan animadas por una suave emoción y un lirismo.
A Azorín le guía siempre la sensibilidad. La gran novedad azoriniana, tal vez, resida en el estilo (y en él se encuentra también el secreto de su influencia posterior). Dicen que Azorín vino a suprimir la retórica, vino a podar y recortar. Se impuso la tarea de someter la gramática y al estilo a un plan severo de economía y simplicidad. Así pues, las notas esenciales del estilo de Azorín son la sencillez, la claridad y la precisión. Su intento fue crear un lenguaje llano, en el que las vaguedades sonoras de los escritores del siglo XIX dejasen paso a una intimidad y exactitud. He aquí sus propias palabras:
"La elegancia... es la sencillez". "Escribamos sencillamente. No seamos afectados... Llegan más adentro en el espíritu, en la sensibilidad, los hechos narrados limpiamente que los enojosos e inexpresivos superlativos". "La sencillez, la dificilísima sencillez, es una cuestión de método. Haced lo siguiente y habréis alcanzado de golpe el gran estilo: colocad una cosa después de la otra. Nada más, esto es todo”.
Respecto a la sintaxis utilizada por Azorín no puede ser más simple: predominio en su prosa de las oraciones coordinadas y yuxtapuestas, evitando en lo posible la subordinación. Las frases son breves, cortas y se van sucediendo sin complicados enlaces. Según Gonzalo Torrente Ballester la historia de este estilo azoriniano consiste en que comenzó a escribir en castellano con estructura sintáctica francesa. Esto le permitió descubrir el valor revolucionario de la frase corta, del párrafo constituido por oraciones simples o por oraciones compuestas muy sencillas. Poco a poco va eliminando las reminiscencias francesas, pero mantiene la puntuación característica, abundante en puntos como sustitutivos de los nexos gramaticales, e incluso, sin prescindir de ellos, rompe el periodo largo mediante un punto, incluyendo en la oración siguiente la conjunción o el adverbio.
Ese tipo de prosa se adapta perfectamente a sus propósitos literarios, puesto que se corresponde con el "mirar"' de ese escritor que no abarca el conjunto, sino que intenta llegar a le percepción de la vida a través del detalle, se corresponde, además, con su técnica impresionista.
Respecto a la morfología, el abundante uso de sustantivos, adjetivos y la escasez de verbos indica la relevancia de lo descriptivo en el estilo de Azorín. En esta prosa eminentemente descriptiva el adjetivo es elemento decisivo. La mayor parte de los adjetivos utilizados adquieren una función estética, ya que muchos de ellos se encuentran antepuestos al sustantivo con valor de epíteto. Y en múltiples ocasiones cada sustantivo va acompañado de grupos de dos y tres adjetivos.
Otra característica curiosa y que se repite en Castilla es el uso de pronombres personales para integrar al lector en el relato, por ejemplo con el "vosotros" (“Al fondo hay una puertecilla. Franqueadla: veréis une ancha pieza con las paredes también blancas y desnudas...” Lo fatal), e incluso, asimilarlo al propio "yo" del narrador con un "nosotros" ("... Sale la luz de una casa. Acerquémonos. La casa tiene un ancho zaguán..." Una flauta en la noche).
Respecto al léxico, riquísimo, abunda en neologismos y términos arcaicos que Azorín toma de los autores clásicos españoles a los que lee can deleite. Así, encontramos su prosa llena de nombres de objetos, oficios, utensilios, topónimos, y que le sirven para dar un aire de tradición a sus observaciones sobre España-Castilla. (perailes, boteros, tundidores, perchadores, carrecheros, mostranquero, lamiznero alcaller, contray, etc.)
El interés de Azorín por conseguir un estilo sencillo, claro y preciso, provoca una escasez de imágenes, metáforas. Los principales recursos utilizados son por tanto la adjetivación (ya indicada en el apartado anterior), el paralelismo, la anáfora, las enumeraciones, sobre todo en el grupo de artículos clasificados como poemas en prosa, en los que aparecen claramente estas recursos:
Anáfora: Al comenzar cada parte con las mismas palabras que constituyen un lema, frase o verso: "No puede ver el mar", "La catedral es fina, frágil y sensitiva".
Paralelismo: Aparece en la misma estructura tripartita de los artículos.
Epifonema: Que consiste en la reflexión final o conclusión con que se cierra y resume el artículo. Por ejemplo en Una ciudad y un balcón con el verso de Garcilaso "No me podrán quitar el dolorido sentir".
En las evocaciones de descripciones usa diferentes tipos de sensaciones visuales, auditivas, olfativas. Ya hemos indicado que Azorín tiene ojos de pintor.


MORFOLOGIA
-Sustantivo:
.Comun / propio
.Concreto / abstracto
.Contable / incontable
-
Adjetivo:
.Calificativo: Explicativo / especificativo
.Determinativos: Demostrativos / posesivos / Numerales / Indefinidos / Distributivos
-Verbo:
.Primitivos / derivados
.Simple / compuestos / parasinteticos
.Copulativos / predicativos
. Auxiliares / principales
.Irregulares / regulares /completos / defectivos
.Accion / proceso / estado
-Pronombre:
.Personales
.Reflexivos
.Reciprocos
.Demostrativos
.Posesivos
.Numerales
.Indefinidos
.Relativos
.Interrogativos y exclamativos
.

Entradas relacionadas: