El Imperio de Carlos V y Felipe II

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 6,48 KB

 
El Imperio de Carlos V .Conflictos Internos: comunidades y germanías.

Carlos I, hijo del archiduque Felipe el Hermoso y de Juana de Castilla Y nieto de los Reyes Católicos, llegó España hacia 1516 seguido de un séquito flamenco y borgoñón. Cuando las cortes de Valladolid juntaron al nuevo rey, le exigieron que nombrara a españoles para los cargos principales y que aprendiese castellano, pero aconsejado por su abuelo Maximiliano, no cumplió nada de lo acordado. Cuando éste murió, Carlos presentó su candidatura al sacro imperio romano-germano; Fue elegido y su elección no gustó nada en Castilla. Para ir a Alemania pidió dinero en las cortes celebradas en Coruña, prometiendo a cambio, no nombrar a ningún extranjero para los cargos mas destacados en su ausencia. Tampoco lo cumplió y el descontento fue en aumento. Hubo disturbios graves y por iniciativa de la ciudad de Toledo, las comunidades formadas crearon un ejército propio que apoyó a los sublevados. Constituyeron la junta Santa en 1520. Fueron derrotados en Villamar en 1521 y sus jefes (Padilla, Bravo y Maldonado) fueron ejecutados. En cuanto a las germanías, en 1520, Carlos I dio permiso a Valencia para crear milicias para su defensa de los ataques berberiscos. Crearon las germanías (hermandades) y mas tarde surgieron en Mallorca. Sus jefes (Juan Lorenzo y Juan Crespi) eran artesanos y menestrales y no nobles, ya que éstos habían huido por miedo al contagio de la peste. Al cabo de un tiempo y tomaron una aptitud anti nobiliaria para defender sus derechos. Hubo varias revueltas, saqueos y apropiación de castillos, acabaron con la vida de nobles y caballeros, pero finalmente los germanados fueron derrotados por las Tropas de los nobles valencianos, sus jefes ajusticiados y manifiesta represión contra sus seguidores. Así, Carlos I inició la dinastía de los austrias reinando entre 1516 y 1556.


6.2. La monarquía Hispánica de Felipe II

Felipe II, hijo de Carlos I, reinó las posesiones hispánicas desde 1556 a 1598. Quiso mantener su hegemonía en Europa y el triunfo del catolicismo. Para ello siguió una política exterior heredada en un primer momento de su padre, por la cual sostuvo la guerra con Francia, venciéndola en la batalla de San quintín (1557) y con la que firmó la paz de Cateau Cambresís (1559).Esta política contaba con dos partidos cortesanos, el de los Halcones, defensores del reputacionismo de España y el de las Palomas, defensores de la negociación. En su política más personal destacaba el eje mediterráneo, sofocó la rebelión de los moriscos granadinos en 1559-1570 y luchó contra el imperio Otomano, para cuyo enfrentamiento formó junto al papado y Venecia la Santa Liga, derrotando a los turcos en la batalla de Lepanto 1571, dirigida por su hermanastro Don Juan de Austria. En cuanto al eje Atlántico cabe destacar las luchas contra los rebeldes de los Países Bajos (Calvinistas) que terminó con el relativo triunfo español y la separación de las zonas del norte; También se rivalizó con Inglaterra a causa de la piratería en el Caribe y de su apoyo a los insurrectos holandeses, pero fueron derrotados en 1588 por el desastre de la Armada Invencible 1588, consiguió la unidad peninsular al anexionarse Portugal en 1580. La política interior se centró en del autoritarismo y en la intolerancia; luchó los Focos Luteranos en Valladolid y Sevilla, lo que provocó la prohibición en 1559 de la salida de estudiantes al extranjero, causa del aislamiento científico y culturas de España. Reforzó su poder frente a los Fueros del reino de Aragón ejecutó al justicia Mayor por problemas a la hora de extraditar a su antiguo secretario Antonio Pérez (1594) además desterró a los moriscos tras la rebelión de las Alpujarras (1568-1571).



6.3 La España del S. XVI : La unidad Ibérica

Felipe II, quiso consolidar la hegemonía española y, para ello veía necesario incorporar Portugal. Cuando murió sin descendencia el rey de Portugal, Felipe, presentó su candidatura al trono ya que era hijo de Carlos I e Isabel de Portugal y nieto de Don Manuel el afortunado. Ante esta situación, la nobleza y el alto clero se inclinaron hacia él, mientras que las clases populares y el bajo clero se decidieron por Antonio de Crato, otro candidato a la corona de Portugal, nieto ilegítimo de Don Manuel el Afortunado. Tras la guerra entre ambos se impusieron las tropas del duque de Alba y en 1581 Felipe fue reconocido rey de Portugal en las cortes de Tomar hacia 1581. Con la unión de estas dos coronas se logró la unidad Ibérica. Felipe permaneció 2 años mas en suelo portugués a pesar del descontento de las clases mas bajas, que deseaban el regreso de su verdadero rey Don Sebastián .Felipe II contando con todos los territorios peninsulares, todos los territorios europeos y ultramarinos fue el monarca del mas extenso imperio que haya existido jamás.

6.4 La españa del s.XVI, el modelo político de los Austrias.
La monarquía hispánica del SXVI estaba constituida por un conjunto de reinos y territorios dispersotas con un grado importante de autonomía. La corona de Castilla no sólo era el territorio mas rico y poblado, sino también el que ofrecía al monarca mas facilidades para el ejercicio de un poder absoluto. Por ello, se estableció la capital en Madrid, sede de la corte desde 1561; Así se pudo definir el modelo político de los austrias en un primer momento como un gobierno polisinodial, que consistía en el gobierno mediante sínodos o consejos. Lo más importante fue el Consejo del Estado creado por el Canciller Gattinara , que representaba la unidad del monarca y sus competencias (los asuntos mas importantes referidos a la política exterior, guerras?); también existían los consejos territoriales, que trataban los asuntos específicos de cada reino, destacando el de Castilla, Aragón, Indias, el de Italia, el de Flandes y el de Portugal; por último también se desarrollaron los consejos técnicos, con funciones concretas sobre asuntos que requerían una antención particular, como el de la inquisición, las ordenes militares, el de hacienda y el de guerra. Los Virreyes y los gobernadores eran las personas que sustituían al rey en los territorios en los que ni podía residir.

Entradas relacionadas: