Ejemplos de romances épicos

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 30,52 KB

 
Entre los cantares de gesta franceses destaca la Chanson de Roland (Siglo XI), basado en la figura de Roland, caballero de la corte de Carlomagno . De los cantares de gesta castellanos se conservan pocos textos; un fragmento del Cantar de Roncesvallesel Cantar de mio CidEl Poema de Fernán González y Las Mocedades de Rodrigo.
Es el único poema épico castellano conservado casi en su totalidad, nos ha llegado en un manuscrito delsiglo XIV al que le faltan la hoja inicial y dos interiores. Es copia de otro de 1207, en el que se dice que fue escrito por un tal Per Abbat.
La fecha de composición es muy discutida: algunos críticos lo datan a principios del Siglo XIII; otros, a mediados del XII. Se piensa que Per Abbat fue un mero copista. Aunque se han señalado dos autores (un juglar de San Esteban de Gormaz y otro de Medinaceli), para la mayoría se trata de un autor único de origen burgalés.
El Cantar de Mío Cid está basado e los últimos años de la vida de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador(1043-1099), caballero de las cortes de Sancho II de Castilla y Alfonso Vi de Castilla y León.
El poema exalta la figura del Cid, infanzón o noble de menor linaje, de quien se valora su lealtad y esfuerzo, en contraposición a los ricoshombres, representados por sus yernos, los infantes de Carrión, que aparecen degradados. El héroe se presenta no solo como valeroso caballero, cuidadoso de su mesnada (compañía de gente de armas que servía a un rey, ricohombre o caballero), sino también buen esposo y padre, súbdito ejemplar y fervoroso cristiano. En cambio, los infantes son portadores de los atributos de cobardía, codicia, vileza y traición.
Se cree que la obra puede hacer referencia a la oposición que mantuvo a nobleza de linaje al ascenso social de los caballeros villanos y de cuantía, en una época de gran movilidad social en Castilla. Con sus méritos personales, el protagonista adquiere grandes riquezas y prestigio social, y aspira a tener los mismos derechos que la nobleza de sangre, lo que finalmente consigue.
A diferencia de los héroes de la épica francesa, el protagonista se presenta con el rasgo fundamental de la mesura: es prudente, equilibrado, sagaz y astuto. No es un personaje plano, que ofrezca siempre la misma actitud; aunque templado, es capaz de mostrar desagrado o cólera.
Las acciones narradas en el Cantar se articulan en torno a dos asuntos: un problema público, de honra y otro privado, de honor.
Ø  Recuperación de la honra. En la situación inicial (no presente en el poema), el Cid, caballero de la corte de Alfonso VI, es desterrado por el rey debido a falsas acusaciones. Para recuperar la honra perdida, Rodrigo lleva a cabo una serie de hazañas que aumentan su fama y riqueza, lo cual le permite reintegrarse en la comunidad y recuperar su honra gracias al perdón real.
Ø  Recuperación del honor. Posteriormente, el Cid sufre una ofensa personal; sus yernos, los infantes de Carrión, maltratan y abandonan a sus hijas en el robledal de Corpes. El Cid consigue una segunda reposición, en este caso de su honor, haciendo uso del riepto (innovación jurídica del Siglo XII en la que, tras oír a las partes de un pleito, el rey designaba combatientes y presidía un combate público.
Al recuperar su honra y honor, el Cid asciende en la jerarquía social respecto a la situación en la que se hallaba antes del destierro y de la afrenta de Corpes.


El mester de clerecía (“oficio de clérigos”) surge en el Siglo XIII y comprende una serie de obras con carácterísticas comunes:
·         Son textos narrativos, de carácter religioso o estoico.
·         Tienen intención moral o didáctica.
·         Sus autores manifiestan su erudición, aludiendo a las fuentes escritas de las que parten.
·         Están escritas en verso y emplean una métrica regular, la cuaderna vía:
Estrofas de 4 versos alejandrinos monorrimos en consonante.
·         Se destinaban a la lectura individual o colectiva, tanto de religiosos como de laicos, y sedifundían oralmente por medio de juglares o en sermones de clérigos.

2.1.            OBRAS ANÓNIMAS DEL Siglo XIII

Un grupo de obras del mester de clerecía son anónimas. Entre ellas destacan El Libro de Alexandre, cuyo héroe es Alejandro Magno; 
El Libro de Apolonio, relato de amor y aventuras que narra la vida de Apolonio, rey de Tiro; y el Poema de Fernán González, de carácter épico por su asunto, que exalta la figura del conde castellano que consiguió la independencia de Castilla frente a León.
Además de estas obras, compuestas todas ellas en cuaderna vía, existen otras en pareados de versos cortos:
Vida de Santa María EgipcíacaLibro de los Tres Reyes de Oriente

2.2.            Gonzalo de Berceo

Con el mester de clerecía nace la conciencia de autoría.
Gonzalo de Berceo, primer poeta castellano, abandonó el anonimato propio de la épica y proclamó orgulloso su nombre.
Los textos de Berceo responden a un plan de la iglesia:
El IV Concilio de Letrán (1215) determinó la necesidad de un cambio en la educación tanto de clérigos como de laicos.
Los poemas de Berceo se dirigen a monjes, sacerdotes y novicios, quienes transmitían la enseñanza de la doctrina cristiana a sus fieles por medio de la predicación en la lengua vernácula.
En la producción berciana se distinguen tres tipos de obras:
Ø  Obras hagiográficas.

Vida de san Millán de la CogollaVida de Santo Domingo de SilosVida de Santa Oria y Martirio de San Lorenzo.
Ø  Obras marianas:

Loores de Nuestra SeñoraDuelo que fizo la Virgen y Milagros de Nuestra Señora
Ø  Obra doctrinal:

El sacrificio de la misa

Milagros de Nuestra Señora:
La obra se estructura en dos partes:
·         

Introducción

 El protagonista es el narrador, que se identifica con el propio Berceo. Se presenta como un romero que entra en un jardín descrito como locus amoenus. Por alegoría, este lugar se asocia con la Virgen María y el romero, a su vez, simboliza el hombre caído que anda en busca de la gracia perdida.
·         

Milagros

Las 25 narraciones ejemplifican la acción misericordiosa de María y su poder intercesor ante Cristo, y funcionan como demostración de la docrtrina expuesta en la introducción.
En cuanto al estilo:
·         Formas sintácticas complejas
·         Crea nuevas palabras por derivación.
·         Abundan las comparaciones, las metáforas, las hipérboles, las anáforas
·         Cultismos, diminutivos
·         Recursos juglarescos: vocativo y el estilo formulario


LIBRO DEL BUEN AMOR:


En el Siglo XIV, el mester de clerecía entró en decadencia; sin embargo, en esta centuria se compuso una de las obras maestras de la literatura española, adscrita a este movimiento: el Libro de buen amor.
Se presenta como una autobiografía estructurada en una serie de aventuras amorosas, por lo general fallidas, en las que suele mediar un tercero.
De los episodios amorosos, destaca por su extensión el de don Melón y doña Endrina, en el que interviene una mediadora llamada Trotaconventos. En otros  episodios, las protagonistas son unas mujeres grotescas y desagradables con las que el autor parodia el género de la pastorela.

El yo protagonista, que encubre a varios personajes, brinda unidad a las experiencias amorosas.
En ellas se introducen:
·         
digresiones didácticas o moralizantes y exempla, para convencer a sus interlocutores.
·         
 piezas líricas de métrica variada
·         

Dos composiciones alegóricas

El debate del protagonista con don Amor y la batalla de don Carnal y doña Cuaresma.

La mayor parte de la obra está escrita en cuaderna vía, aunque algunos versos presentan 16 sílabas. En prosa solo aparece uno de los dos prólogos.

En cuanto al sentido de la obra:
Ø  En el prólogo en prosa se exponen los dos propósitos del autor: enseñar y recoger sus composiciones poéticas. Se justifica así el didactismo de las aventuras amorosas y la introducción de un cancionero.
Ø  El autor manifiesta que su intención es inducir al buen amor –el profesado a Dios-; los casos amorosos que se propone contar son, por tanto, ejemplos de aquellos que se debe evitar. El didactismo aparece asociado en muchos pasajes al humor.
Ø  La obra se caracteriza por una constante ambigüedad que estaría sustentada en el pensamiento de san Agustín, quien creían que no debía imponerse un punto de vista al alumno, sino que se debía ofrecer dos posibilidades y que él optara. Algunos críticos hacen hincapié en este carácter didáctico de la obra;
Otros, la consideran, simplemente, una manifestación de alegría vital.

En cuanto al estilo de la obra:
Ø  Introduce el lenguaje popular, que se manifiesta especialmente en el uso del refranero, en las llamadas de atención al oyente (típicas de la juglaría)
Ø  Eufemismos sexuales.
Ø  Interrogaciones retóricas, anáforas, bimemebraciones, antítesis, comparaciones, metáforas, hipérboles y juegos de palabras.


LOS ROMANCES

Los romances son poemas narrativos y anónimos destinados al canto.
En general, están compuestos por versos octosílabos con rima asonante en los pares, aunque pueden encontrarse romances en versos de 9,7 y hasta 6 sílabas, y también algunos con rima consonante.

La difusión oral de los romances se vio favorecida por el canto de ciegos y pastores


Debido a esa transmisión oral se produjo una continua recreación de los textos, que, de este modo, presentan variaciones causadas por olvidos, malentendios … En algunos casos se dieron también contaminaciones: mezclas de elementos pertenecientes a distintos romances.
Desde finales del Siglo XV, comenzaron a recopilarse en pliegos sueltos, cancioneros, romanceros y libros de música.

En cuanto a las relaciones con otras producciones, algunos investigados dicen que podrían haber surgido de la fragmentación de poemas épicos.
Como los romances épicos constituyen solo un pequeño grupo, se considera que no todo el romancero puede derivar de la épica.
En algunos romances se observan rasgos de la lírica popular:
El paralelismo, el estribillo, el subjetivismo, la naturaleza como marco de los sentimientos y el monólogo femenino.

3.1.            ROMANCES VIEJOS Y ROMANCES NUEVOS

Ø  Los romances viejos son los documentados entre fines de la Edad Media y mediados del Siglo XVI, época en que gozaron de gran popularidad. Debido a su anonimia y a la transmisión oral, son difíciles de fechar. El más antiguo fue copiado hacia 1421, pero se supone que existieron desde el Siglo XIV.
Ø  Los romances nuevos son aquellos compuestos por los poetas desde fines del Siglo XVI, imitando la forma y el estilo de los antiguos.

CLASIFICACIÓN DE LOS ROMANCES

Ø  Romances de tema épico-medieval:
 Proceden de un cantar de gesta o de otra fuente literaria y son, por lo tanto, refundiciones. Exaltan las virtudes de héroes y reyes, con fines propagandísticos.
Romances del Cid Campeador, del conde Fernán González, de Bernardo del Carpió o del cerco de Zamora.
Ø  Romances de tema francés, carolingio: 
Incluyen los que tratan asuntos de la épica francesa y los romances novelescos sobre personajes del “Román courtois”. Romances de don Roldán y doña Alda.
Ø  Romances de tema histórico: 
Se refieren a sucesos o acontecimientos de la historia medieval castellana. Romance del rey don Pedro el Cruel, Romance de la linda infanta.
Ø  Romances de tema fronterizo: 
Narran episodios de las luchas de fronteras entre los cristianos y musulmanes. Abenámar, Moriana, La pérdida de Alhama.
Ø  Romances de ficción: 
Presentan subdivisiones: romances de amor infiel, amor desgraciado, adulterio, incesto, seducción, burlas, etc.
Ø  Romances bíblicos, grecorromanos y religiosos: 
Narran episodios de la Biblia, de los evangelios apócrifos, leyendas piadosas y hagiográficas e historias de la Antigüedad grecorromana. Romance del lamento de David, El juicio de París, La llaga santa.


LA NARRATIVA MEDIEVAL EN PROSA

Las primeras manifestaciones de la prosa medieval castellana son de finales del Siglo XII y principios del XIII


Traducciones de la Biblia, crónicas, etc., ninguna con intención literaria y todas pobres en el uso de la lengua.
Las primeras traducciones hispánicas datan del Siglo X y se llevaron a cabo en el monasterio de Ripoll.
Las obras se traducían del árabe al latín.
A partir del Siglo XI, en Toledo se desarrolló una importante actividad de traductores en la que participaban sabios judíos que dominaban el árabe. Para pasar del árabe al latín, preparaban un borrador en castellano.
Gracias a esta labor, se pudieron conocer en Europa las grandes obras de la Antigüedad, que hasta entonces se conservaban solo en árabe.

4.1.LAS COLECCIONES DE ENXIEMPLOS

En los siglos XIII y XIV se desarrolló un movimiento que pretendía brindar al pueblo educación cristiana en su propia lengua. En Castilla, los dominicos utilizaron los “enxiemplos” para predicar de forma más amena y accesible.
Las primeras colecciones –Sendebar y Calila e Dimna-
Datan del Siglo XIII y están integradas por cuentos originarios de la India traducidos del árabe. Se trata de historias enmarcadas.

4.2.Alfonso X EL SABIO

La prosa castellana se consolidó gracias al impulso del rey Alfonso X. Sus obras, fruto de un trabajo colectivo, pueden clasificarse en las siguientes materias:
-          

Históricas


Estoria de España y General Estoria.
-          

Legales


SetenarioSiete partidas y Espéculo.
-          

Científicas


Tablas alfonsíesLibro del saber de astronomía y Lapidario
-          
Recreativas: 

Libro del ajedrez, dados y tablas

4.3. DON Juan Manuel

Don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X  y perteneciente a la más alta nobleza, reflejó en sus obras sudevoción hacia los dominicos y la ambición por acrecentar su poder económico y social.
Su fuerte conciencia estamentalse manifiesta también en sus escritos, en los que defiende un orden social .

Don Juan Manuel recogíó la tradición dominica de enseñanza amena y accesible, destinada a un público amplio. Fruto de ella es su obra más célebre: 
El conde Lucanor o Libro de Patronio, que se estructura en 5 partes:
Ø  Parte I.
Constituida por 51 enxiemplos que recogen las enseñanzas de un maestro –el criado Patronio- a su discípulo – el conde Lucanor- . En el relato marco, el conde plantea a su tutor un problema y este le narra un cuento (historia enmarcada)
Del que deriva la solución. Al final de cada enxiemplo, don Juan Manuel se introduce como personaje en 3ª persona y resume la moraleja en un pareado.
Ø  Partes II, III, IV.
Contienen sentencias cultas, con las que se exalta fundamentalmente la virtud y la prudencia.
Ø  Parte V. 
Funciona como conclusión de l a obra y trata de la vida cristiana


LA NOVELA DE CABALLERÍAS


La novela de caballerías narra las aventuras de un caballero andante, heroico, fiel a su dama y defensor de la justicia y de los oprimidos, que realiza un viaje en el que se enfrenta a distintas pruebas y a elementos sobrenaturales.


Los orígenes de este tipo de novela se encuentran en el mundo fantástico de Bretaña, con la leyenda del rey Arturo y sus caballeros. Este espacio de ficción se fue ampliando con la introducción de nuevos personajes y motivos.


La obra más importante, Amadís de Gaula, nos ha llegado en una refundición de principios del Siglo XVI, aunque circulaba ya a mediados del Siglo XIV. Narra las aventuras del caballero Amadís y los obstáculos con los que este se enfrenta para casarse con su amada Oriana, la doncella más leal, hermosa y enamorada.


La acción del Amadís transcurre en espacios que alternan lugares reales (España, Irlanda) con otros exóticos, y escenarios abiertos con los de carácter cortesano.
Esta novela emplea la técnica del entrelazamiento, típica del ciclo artúrico: las aventuras se interrumpen y se reanudan más adelante.

El argumento de La Celestina no ofrece complejidad. 
En la versión primitiva de la Comedia, Calisto, rechazado por Melibea, recure, siguiendo los consejos de su criado Sempronio, a la alcahueta Celestina. Bien recompensada por Calisto, Celestina convence a Melibea para que mantenga un encuentro amoroso con Calisto. Sempronio y otro criado de Calisto, Pármeno, exigen su parte del botín a la alcahueta, esta se niega y la asesinan, por lo que son ajusticiados.

Al dejar a Melibea, Calisto cae de una escala y se mata. Melibea se suicida tirándose de una torre de su casa, y su padre lamenta lo sucedido increpando al mundo, a la fortuna y al amor.

En la versión de 1502, la obra se alarga: los enamorados no mueren inmediatamente después de la primera noche de amor, sino que las muertes suceden una noche en que Calisto acude a defender a sus criados de unos matones que habían sido enviados por Elicia y Areúsa, pupilas de Celestina y amantes de Sempronio y Pármeno, ansiosas de venganza.

6.3.2.           GÉNERO: ¿DRAMA O NOVELA?


Parte de la crítica considera esta obra como drama por estar construida solo por las palabras de los personajes, sin la intervención de un narrador.
Para otros, se trata de una novela dialogada, que, de manera realista,parodia la novela sentimental, especialmente la Cárcel de amor.


La Celestina se sitúa en el marco de la comedia humanística, que en ambientes universitarios se leía en voz alta y no se representaba.
 De ella, hereda la presentación de hechos de la época, la acción en distinto lugares, la duración incierta de los acontecimientos, los largos monólogos y el anticlericalismo.


6.3.3.           MODALIDADES DEL DISCURSO DRAMÁTICO

El discurso de los personajes presenta en la obra tres modalidades:


Ø  Diálogo.
Alterna intervenciones largas y retóricas, con réplicas extensas; con un intercambio verbal rápido, de cortísimas réplicas y contrarréplicas.

Ø  Monólogo.
Se incorpora para la expresión en soledad de los personajes y la exposición de sus debilidades, temores e intenciones.

Ø  Aparte.
Este mecanismo de comicidad, típico de la comedia romana, no siempre tiene función humorística en La Celestina: en algunos casos, el segundo personaje no oye nada; en otros, pide que se repita lo dicho, y otras veces, simplemente finge no oír.


Entradas relacionadas: