Dualismo ontológico de Platón

Enviado por Chuletator online y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 4,24 KB

 

Habla acerca del dualismo ontológico:

A lo largo de la historia de la filosofía, se han distinguido dos tipos de realidad:
La material y la inmaterial o espiritual.

Resulta incuestionable la existencia de la realidad material, pues nadie puede negar que haya seres materiales; su presencia se nos impone de manera taxativa. Pero, junto con ella, algunos autores han afirmado la existencia de otro tipo de realidad que podemos denominar espiritual o inmaterial.

Los defensores del dualismo ontológico sostienen la existencia de dos tipos de realidad, una material y una espiritual. Los materialistas, en cambio, niegan la existencia de otra realidad que no sea la propiamente material.

Desde la antigüedad, la presencia del dualismo ha sido constante en la filosofía. Se inició con Pitágoras, aunque el no diferenció entre una realidad material y otra inmaterial. El primero en hacer esta distinción fue Platón con su separación entre un mundo inteligible y otro sensible. Posteriormente, la filosofía cristiana medieval y Descartes, en la época moderna, profundizado en esa distinción.

En general, los dualistas afirman que, junto al mundo material, existe otro de índole espiritual. A este último pertenecen, por ejemplo, Dios, el alma humana, las ideas en la mente de quien las piensa o los valores morales que comparten un conjunto de individuos. Según los dualistas, todos ellos pueden existir de modo independiente, aunque no estén dotados de materia.

Afirmar la existencia de una realidad espiritual allana el camino para aceptar la existencia de Dios o la inmortalidad del ser humano.

-Si admitimos que hay un tipo de realidad que no se puede captar por medio de los sentidos, la ausencia de experiencia sensible relativa a Dios o al alma humana deja de ser una objeción contra su existencía. 

-Si sostenemos que el ser humano posee un alma inmaterial además de un cuerpo, aquella no tiene por qué verse afectada por la muerte de este. Puede continuar existiendo en un mundo de realidades inmateriales.

El dualismo ontológico implica casi inevitablemente la afirmación de la existencia de un mundo sobrenatural en donde habitan las realidades inmateriales y que vendría a sumarse al mundo natural dominado por los seres materiales.

El mundo sobrenatural no es un lugar físico, un sitio que se pueda visitar. Su carácter inmaterial hace impensable esa posibilidad. Se trata, más bien, de un modo de existir diferente del que poseen los seres naturales, que nacen, apetecen y están dotados de materia. Las realidades sobrenaturales no están sujetas al deterioro que sufren los seres naturales.

La principal dificultad que afrontan los partidarios del dualismo es explicar cómo se relacionan estos dos tipos de realidades.

A veces, experimentamos una sensación de tristeza y, en respuesta, nuestros ojos comienzan a llorar. Otras veces, pensamos en nuestro amigo enfermo y descolgamos el teléfono para llamarlo, o nos ponemos en camino y lo visitamos con la idea de hacerlo sentir mejor. Si asumimos que esos sentimientos son generados por un alma,¿cómo se produce la comunicación entre al alma, que ha experimentado la emoción o ha tenido la idea, y nuestro cuerpo, que ha realizado las acciones correspondientes?

Es una cuestión para la cual los partidarios del dualismo no han sido capaces de encontrar, hasta ahora, una respuesta suficientemente satisfactoria.

Entradas relacionadas: