Disimetría de los ríos

Enviado por Chuletator online y clasificado en Geografía

Escrito el en español con un tamaño de 6,24 KB

 

La red hidrográfica española (conjunto de corrientes de aguas superficiales que discurren por nuestro territorio) se caracteriza por una clara disimetría o diferencia entre las vertientes, pudiéndose establecer, a efectos prácticos, tres vertientes hidrográficasVertiente:

ATLÁNTICA:

Se caracteriza por tener los ríos de mayor longitud, y de régimen en general, irregular, discurren por superficies de escasa pendiente, son también los 

más caudalosos; la mayoría de ellos nacen en el Sistema Ibérico y discurren hacia el oeste por la inclinación de la Meseta. De norte a sur destacan el MIÑO en Galicia; el Duero, que es el más caudaloso; el Tajo, con el cauce más largo de la Península; el Guadiana, que presenta un acusado estiaje en verano; y el Guadalquivir, navegable hasta Sevilla. B)

MEDITERRÁNEA

A excepción del Ebro, el más caudaloso y regular de la península, y el 2º en longitud, presenta ríos más cortos, de cuencas más reducidas, de caudal irregular y con marcados estiajes. La escasez de precipitaciones y la marcada sequía veraniega hacen que muchos ríos mediterráneos sean ramblas, rieras o torrentes, cauces que sólo llevan agua en momentos de gran pluviosidad, la fuerte pendiente en la zona, la escasez de vegetación y el escaso recorrido de estos ríos desde su nacimiento a su desembocadura, han provocado a veces riadas e inundaciones catastróficas. Otros ríos de esta vertiente son el LLobregat, Turia, Mijares, Júcar y Segura. 

CANTÁBRICA

Son cortos y muy erosivos, pues su recorrido desde el nacimiento (Cordillera Cantábrica) hasta su desembocadura (MarCantábrico) es escaso; a pesar de ello son caudalosos y de régimen regular debido a la abundancia y constancia que presentan lasprecipitaciones en esta zona. Los más carácterísticos son el Bidasoa, el Deva, el Nervión, el Navia y el Nalón.
LOS RÍOS PENINSULARES: los principales ríos peninsulares, a excepción del Ebro, fluyen hacia el Atlántico, donde vierten sus aguas; son ríos que reciben numerosos aportes de sus afluentes a lo largo de la Meseta, su aprovechamiento se reparte entre la agricultura, la producción de energía hidroeléctrica y el abastecimiento urbano e industrial (Miño, Duero, Tajo, Guadiana y Guadalquivir).  Los ríos que vierten sus aguas al mar Cantábrico son cortos, salvan fuertes desniveles en su trayecto y poseen un elevado caudal; son ríos regulares debido a la abundancia de precipitaciones en sus cuencas, también son muy erosivos ( Bidasoa, Nervión, Nalón, Navia, Narcea).  Aquellos ríos que vierten sus aguas al mar Mediterráneo poseen un elevado déficit hídrico debido a las escasas precipitaciones que se producen en sus cuencas y a la elevada evaporación estival; son poco caudalosos e irreguales (excepto el Ebro), Especial hincapié se hace en el P.H.N. A las actuaciones sobre los ríos Ebro (excedentario) y Mijares, Turia, Júcar, Segura, Vinalopó y Guadalhorce 

-RÉGIMEN FLUVIAL.-

El régimen fluvial es un concepto que se refiere a las fluctuaciones o variaciones del volumen de agua que presenta un río, cuando se analiza el régimen de un río han de tenerse en cuenta ciertos elementos Caudalosidad.
Se refiere al volumen de agua que fluye por el cauce de un río, este dependerá del ritmo y de la cantidad de precipitaciones recogidas en su cuenca. En el caso de España el río Ebro es el más caudaloso. La caudalosidad se mide en m3/sg en las estaciones de aforo. 

Irregularidad

Es la carácterística básica de los ríos españoles, pues si bien los ríos cantábricos y gallegos son más regulares, los mediterráneos, a excepción del Ebro, presentan mayores irregularidades, con bruscas crecidas y largos procesos de estiaje. Este aspecto ha provocado la construcción de embalses, trasvase entre cuencas y la elaboración de diferentes planes y proyectos hidrológicos. 

Relieve


Cuanto mayor sea la pendiente que atraviesa un cauce mayor será su capacidad erosiva y de arrastre; en este sentido los ríos más erosivos son los cantábricos, los que nacen en los Pirineos, y en general en todas las cuencas altas de los grandes ríos peninsulares; el suelo también influye en el régimen de un río, pues un suelo permeable contribuye a disminuir el caudal, mientras que un suelo impermeable lo mantendrá. 

Clima

El ritmo y la cantidad de precipitaciones marca en gran medida el régimen de los ríos; en este sentido, aquellos que padecen mayor estiaje son los ríos del sureste y del sur peninsular, debido a las altas temperaturas veraniegas y a los menores registros pluviométricos anuales; en cambio el estiaje es menor en los ríos cantábricos, y en el río Miño.

Vegetación

Actúa como elemento fijador del suelo, evita las riadas, favorece la infiltración y evita que la escorrentía arrastre grandes cantidades de material El hombre.
A través de las obras de abastecimiento y de las infraestructuras para el regadío, también modifica o altera el régimen natural de un río; pues pantanos, canalizaciones, o trasvases no son sino agentes que intervienen muy directamente en la dinámica fluvial de cualquier cuenca.

LAGOS, HUMEDALES Y ACUÍFEROS


En España, existen además de los ríos, más de 2.000 lagos y lagunas; la mayoría poco extensas, muchas de ellas de carácter estacional y endorreico. Destacan los lagos de Bañolas y Sanabria, las lagunas o humedales de Ruidera y las Tablas de Daimiel, así como algunas lagunas litorales, albuferas y marismas como las del bajo Ebro y las del Guadalquivir, que son importantes ecosistemas de primera magnitud por su rica biodiversidad.


Entradas relacionadas: