El difusionismo el problema de la diversidad cultural

Enviado por Chuletator online y clasificado en Ciencias sociales

Escrito el en español con un tamaño de 7,79 KB

 

DIFUSIONISMO



La idea principal del difusionismo es que los grupos culturales toman elementos unos de otros mediante un intercambio, a veces, según sus necesidades, "difundíéndose" los diferentes elementos culturales de cada una de las sociedades, creándose diversas áreas culturales. Según sus partidarios, la fuente principal de diferencias y similitudes culturales es la tendencia de los humanos a imitarse entre si.

Estos intercambios de elementos culturales son casuales y se dan por los contactos entre las diversas comunidades humanas derivados del comercio, los tratados, las conquistas, las migraciones, la proximidad espacia

El difusionismo se basa en focos centrales, donde se da el origen de las creaciones culturales, desde donde se difunden en el resto del planeta. Algunos autores, sitúan el foco central en Egipto y/o en el centro de África (los trabajos arqueológicos no consiguieron corroborar estas tesis).A partir de esta teoría se da una jerarquización de las culturas, ya que plantea la existencia de focos centrales, como el caso de Egipto, y otras pasan a ser periféricas, que solo reciben la influencia de focos centrales.

En conclusión, los difusionistas, en contraste con el evolucionismo que se basaba en un desarrollo paralelo entre civilizaciones, enfatizan la importancia de la transmisión en el desarrollo y el cambio de las culturas; explicando que no son unos sistemas culturales cerrados que basan su historia en fases, sino como estructuras que se encuentran en contacto unas con otras, creando entre ellas los intercambios de elementos culturales."

Escuela británica

Como bien hemos mencionado anteriormente, el difusionismo se centra en las relaciones entre las distintas culturas que conlleva al cambio de las sociedades. Y con ello, dio lugar a las áreas culturales (unidades geográficas relativamente pequeñas basadas en la distribución de elementos culturales).

A partir de aquí, es cuando nace el “Difusionismo británico”, fundado principalmente por Rivers, quien buscó la explicación de los contrastes entre las culturas malesianas y polinesias en unos originales que supuestamente se habían difundido por el movimiento de los inmigrantes. Y por esta dispersión original de la humanidad, Rivers sostiene que grandes partes de la Tierra quedaron privadas de contacto unas con otras, de forma que el proceso de la evolución se desarrolló en ellas independientemente.

Siguiendo este modelo, G.Elliot Smith y un discípulo de Rivers, W.J. Perry, trataron de hacer llegar a todo el mundo las diferencias y las semejanzas culturales haciendo referencia a combinaciones de migraciones, adiciones, pérdidas y mezclas de complejos de rasgos.

Aunque la explicación que Smith da de la evolución de la civilización arcaica en Egipto y de su posible difusión a otras partes del mundo se asemeja notablemente a la versión bíblica de la historia mundial.

Por otra parte, Smith y Perry estaban convencidos de que la evolución de la cultura egipcia resultaba coherente una vez que se produjo la adopción de la agricultura. Pero pensaban que estos hechos eran obvios para el hombre, quien los tenía que inventar para su desarrollo.

Por tanto, desde la perspectiva de los difusionistas ingleses parecía casi como si la evolución de la cultura por encima de los niveles de la caza y la recolección fuera un milagro.

No obstante, todo lo referido a las escuelas difusionistas británica y alemana se inclinaba anegar la posibilidad de que los acontecimientos en el centro original se puedan repetir en otro lugar.

Escuela alemana

Su empeño principal fue reconstruir las líneas en las cuales los diferentes rasgos culturales se habían difundido.

Esta escuela se centró en la similitud de objetos pertenecientes a diferentes culturas y especulaciones sobre la difusión de estos objetos entre culturas. Así, un objeto se había inventado una sola vez en una sociedad en particular y a partir de allí se expandía a través de diferentes pueblos. De esta forma, al producirse un contacto entre dos culturas, se establece un intercambio de rasgos asociados que pasan a formar parte de la cultura que los ha tomado en calidad de préstamo. 

Dicha corriente trajo consigo el traspaso de elementos culturales a través de un proceso selectivo del cual, los rasgos que más se adaptan a la cultura son asimilados de modo tal que hasta se transforman incluso en su función.

En Europa se dió origen a la noción de círculos culturales (Kulturkreise), a saber, complejos de rasgos culturales que han perdido su inicial unidad geográfica y se presentan dispersos por todo el mundo. Los difusionistas austriacos y alemanes defendían que había varios centros culturales y no sólo uno en el mundo antiguo. Las carácterísticas culturales se difundieron no como elementos aislados, sino como todo un complejo cultural, mediante la inmigración de indivuduos de una cultura a otra. Las grandes migraciones históricas dan la respuesta.

Los estudiosos más sobresalientes de la escuela alemana son F. Graebnery W. Schmindt; ambos parecen haberse inspirado en la idea, presente en las obras de Ratzely Frobenius, según la cual existe una conexión histórica entre los elementos de las culturas en su totalidad.

Comparten con el resto de los difusionistas la creencia en la escasa capacidad inventiva del hombre, pero a diferencia de los británicos, no creen en una sola expansión a partir de Egipto, sino en un desarrollo múltiple.

Su idea básica es que los hombres crearon una serie de complejos culturales que con el tiempo empezaron a transmitir a otros pueblos.

De las escuelas difusionistas es la alemana la que mayor influencia ha ejercido de forma directa o indirecta entre los autores españoles.

Escuela norteamericana

El difusionismo norteamericano aparecíó a principios del S.XX y está representada por tres escuelas:

-La Estadounidense, que agrupa a los discípulos de F. Boas, A.L.Kroeber y Sapir, que admite la posibilidad de la aparición de los mismos inventos en culturas diferentes, distinguen círculos de difusión con céntricos y destacan que un rasgo sólo surge después de ciertas adquisición técnicas que lo hacen posible.

Estas teorías subestiman la capacidad inventiva del hombre, esquematizan en exceso los mecanismos psicológicos de la adopción o el rechazo colectivo de ciertos rasgos culturales.

ColarkWissler(1870-1947). Este investigador americano hereda las ideas de Schmidt y Gaebner sobre la existencia de las “áreas culturales” (difusionismo policéntrico) rasgos culturales.

n los E.EUU. El difusionismo cobró gran importancia con el concepto de áreas culturales, que son regiones geográficas donde cierto número de sociedades comparten un conjunto común de rasgos, que a menudo se llamó “complejo cultural”. Se veía el origen de estas áreas en las innovaciones, y algunos antropólogos creían que su edad podía inferirse en función del grado de propagación. Solían definirse en relación con sus fuentes de subsistencia o por un complejo de rasgos comunes.

En Europa se dio origen a la noción de círculos culturales (o Kulturkreise), complejos de rasgos culturales que han perdido su inicial unidad geográfica y se presentan dispersos por todo el mundo. Los difusionistas austriacos y alemanes defendían que había varios centros culturales y no sólo uno en el mundo antiguo. Las carácterísticas culturales se difundieron no como elementos aislados, sino como todo un complejo cultural, mediante la inmigración de individuos de una cultura a otra. Las grandes migraciones históricas dan la respuesta

Entradas relacionadas: