Describe a los personajes principales de los cachorros de Mario vargas llosa que especie es

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 5,33 KB

 

LOS CACHORROS: EL ESTILO

La novela de “Los cachorros” es publicada por Mario Vargas Llosa en 1967, pertenece a su primera etapa basada en una narrativa realista donde trata de denunciar la injusticia y la corrupción de la sociedad. El título de la novela designa al grupo homogéneo de adolescentes en el que Cuéllar busca integrarse. Es un americanismo usado despectivamente para expresar la mala educación.

La originalidad mayor del libro reside en lo que el propio autor denomina el periodo literario proteiforme, en el que la frase pasa de la tercera persona del plural a primera del plural y viceversa, sin que se rompa el sentido de la secuencia narrativa y sin que el monólogo y el diálogo se distancien del discurso. La ausencia de concordancia no confunde al lector, sino que le indica el mundo complejo y colectivo con el que se enfrenta, en el que intervienen simultáneamente varias voces de niños, o el murmullo que se escucha en un patio de colegio, visto por un observador que a veces está fuera del grupo y otras insertado en él. “Todavía llevaban pantalón corto ese año, aún no fumábamos”.

Los diálogos son presentados de forma directa, sin introducción, como en la conversación real, con una naturalidad en la que los narradores intervienen como un personaje más. El efecto que produce esta mezcla de voces, tiempos y situaciones es de crónica oral, lo que se cuenta al mismo tiempo que está ocurriendo.

Las onomatopeyas son carácterísticas del lenguaje infantil, de ahí que sea notable su aparición en los primeros capítulos, hacen que el relato adquiera una dimensión oral más viva, pero también puede tener otros significados:

  • Ciertas onomatopeyas son parte de los códigos de entendimiento del grupo, marcas de identidad (“Y en eso pst pst, fíjense, ahí venía Cuéllar”). Significan integración y demarcación de un territorio donde no todos pueden entrar.
  • Adquiere un valor estructural de mayor importancia cuando el perro se acerca a los niños y entra en escena. Ocurre en dos situaciones: una en la que no pasa nada pero se anuncia lo que va a ocurrir, y otra en la que sucede la desgracia. Se observa la misma progresión: el perro se va acercando y el narrador, en lugar de describir al perro y su aproximación, sugiere su posición mediante el número de veces que aparece la onomatopeya que hace presente al animal.
  • Las imitaciones que hace Cuéllar de héroes infantiles (Tarzán o el Ágüila enmascarada) para señalar el rasgo anti heroico del personaje, su condición de marginado.

Los diminutivos son propios del habla juvenil, pero en esta obra se manifiestan constantemente. Manifiestan la infantilidad permanente del grupo, demuestra su falta de tránsito de la adolescencia a la edad adulta. Pretenden un rebajamiento del contrario o del obstáculo, carácterísticos del habla miraflorina (casita, barriguitas, pequitas, arruguitas). Para ellos es el modo maduro de expresarse, con un tono desinteresado, impersonal y superior. La abundancia de estos diminutivos cobra especial relevancia para transparentar la psicología de los personajes.

La yuxtaposición es un recurso básico del lenguaje hablado, juvenil y popular y de la literatura oral. Mediante ella se intensifica su carácter de crónica oral y la expresión se hace más rápida y espontánea y menos intelectual.

Vargas Llosa ha logrado una revolución léxica en su narrativa, paralela a la renovación sintáctica y estructural. La extraordinaria riqueza léxica viene determinada por la dimensión realista de la lengua oral. Hay una abundante presencia de americanismos (lisura, cumpita) y peruanismos (tirar plan, dar bola). Consciente de las dificultades de comprensión para los lectores no peruanos, los introduce en un contexto que facilita su comprensión. Junto a ellos encontramos anglicismos, neologismos, arcaísmos, feísmos y otros recursos de la oralidad, así como expresiones de la jerga juvenil que aseguran la complicidad con el lector.

LOS CACHORROS: ESTRUCTURA

La novela de “Los cachorros” es publicada por Mario Vargas Llosa en 1967, pertenece a su primera etapa basada en una narrativa realista donde trata de denunciar la injusticia y la corrupción de la sociedad. El título de la novela designa al grupo homogéneo de adolescentes en el que Cuéllar busca integrarse. Es un americanismo usado despectivamente para expresar la mala educación.

La novela se divide en seis capítulos. El  tiempo narrado en cada uno de ellos no es el mismo. Presenta una estructura interna circular. El primero y el último párrafo de la novela estructuran el relato y le dan sentido a la historia. Estas dos secuencias no solo marcan el límite del discurso sino también:

  • El límite temático (de la niñez a la edad adulta)
  • El límite temporal (25 años)
  • El límite espacial (colegio Champagnat, microcosmos de Miraflores)
  • El tono del relato (informal, lenguaje descriptivo, directo y fluido)

El relato se cierra quedando esbozado un nuevo protagonismo del Champagnat, lo que significa la vuelta al punto de partida.

Entradas relacionadas: