Desarrollo cognitivo inicial

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Magisterio

Escrito el en español con un tamaño de 10,17 KB

 
- CAMBIOS EN EL PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN DURANTE LA INFANCIA.
El procesamiento de la información tiene que ver con el funcionamiento cognitivo y con los pasos que se siguen para manejar y organizar la información entrante y saliente. Los procesos implicados incluyen la atención y la discriminación, la organización, la memoria y la transferencia. Un aspecto de especial importancia para el aprendizaje es el almacenamiento de la información sensorial en la memoria a corto plazo y en la memoria a largo plazo.
Lo que cambia a medida que los niños crecen son los procesos o estrategias que utilizan para codificar la información. El desarrollo cognitivo supone una mejora en la capacidad de procesamiento de información.
Durante el desarrollo inicial de los niños, sus patrones de acción están escasamente organizados. Conforme se adquiere experiencia, se van organizando, con lo que se libera más capacidad de memoria a disposición de otros esquemas.
Poco a poco, los niños van siendo más hábiles para recuperar representaciones almacenadas, sin necesidad de que esté presente un estímulo determinado.
- ETAPAS DEL DESARROLLO.
Piaget ha propuesto una serie de etapas para reflejar el desarrollo cognitivo.
A medida que un organismo se desarrolla, también cambia su sistema conceptual. Piaget consideraba que este sistema conceptual consiste en patrones organizados para reaccionar ante los estímulos, que él denominó esquemas, que son estructuras cognitivas de los sujetos que éstos utilizan para procesar la información. La experiencia con la realidad provoca que los esquemas se modifiquen y se refinen.
Los niños experimentan un impresionante desarrollo cognitivo durante sus primeros dos años de vida. En esta época, cuando termina el período sensoriomotor, los niños son ya capaces de solucionar muchos problemas de su entorno físico, así como de comunicarse mediante el lenguaje.
o ETAPA 1: DESDE EL NACIMIENTO AL PRIMER MES.
La conducta de los niños durante su primer mes de vida es de carácter exclusivamente reflejo. Los niños no diferencian entre los estímulos, simplemente forman parte del mundo que les rodea.
Al final de esta etapa, los niños han empezado a diferenciar la respuesta de succión para acomodarse a los cambios ambientales que ya indican la presencia de un desarrollo cognitivo.
o ETAPA 2: DE 1 A 4 MESES.
Continúa modificándose la conducta refleja. La práctica constante de sus esquemas, tales como la succión, el seguimiento visual, van dando lugar a la elaboración y el refinamiento de esas conductas.
Al final de esta etapa, por ejemplo, el reflejo de succión empieza a producirse de manera voluntaria anticipando la comida: el biberón se convierte en un signo que anticipa lo que vendrá después, y los niños responden comenzando a succionar en ausencia del estímulo.
Los niños son capaces de sujetar un objeto que está ante ellos, pero incapaces de buscarlo si no está ante su vista.
La imitación que tiene lugar durante esta etapa es auto-imitación. Los niños realizan una acción y el resultado les induce a repetirla.
o ETAPA 3: DE LOS 4 MESES A LOS 8 MESES.
En la tercera etapa del desarrollo cognitivo el niño empieza a imitar estímulos externos. Repiten sus propias acciones para reproducir resultados interesantes. Estas conductas dirigidas hacia un objeto, y por lo tanto intencionadas, tienen un carácter repetitivo, que Piaget denominó reacción circular.
Se puede observar durante esta etapa un claro interés sobre lo que ocurre alrededor, lo cual se refleja en una mayor orientación hacia los objetos.
Sus principales conductas son mirar, chupar, dar golpes o sacudir la cabeza.
Durante esta etapa los niños empiezan a imitar a los demás siempre que se cumplan dos condiciones: sólo imitarán conductas que ya produzcan de manera espontánea por sí mismos, y deben poder verse y oírse a sí mismos mientras realizan las imitaciones.
o ETAPA 4: DE LOS 8 MESES A LOS 12 MESES.
Los niños ponen de manifiesto su primera evidencia de inteligencia. Ya son capaces de establecer un objetivo y seleccionar los medios para conseguirlo, antes de iniciar la acción.
La imitación se convierte en una buena herramienta de aprendizaje, ya que empiezan a imitar conductas diferentes de las que ya existen en su repertorio. También pueden imitar las expresiones faciales.
También pueden recordar objetos y se dan cuenta de que éstos existen aunque ellos no puedan verlos. Además, muestran evidencias de que disponen de conceptos, tales como la constancia de los objetos y la causalidad.
Esta es una etapa muy importante para el desarrollo cognitivo. Mediante la interacción con su entorno, los niños se van haciendo menos egocéntricos en su pensamiento y en sus acciones. Además, son capaces de interpretar signos, y por lo tanto, de anticipar acciones. La utilización de estos signos supone un paso hacia la representación simbólica.
o ETAPA 5: DE LOS 12 MESES A LOS 18 MESES.
Esta etapa es la última de carácter exclusivamente sensoriomotor. Está repleta de experimentación y exploración de los objetos. También se caracteriza por la coordinación de nuevos esquemas para solucionar problemas. Se establecen nuevos medios mediante pruebas de ensayo y error.
Los niños se convierten en hábiles imitadores ya que son capaces de imitar conductas completamente diferentes de las que disponen en su repertorio.
El concepto de permanencia de objetos se ha desarrollado hasta tal punto que son capaces de buscar un objeto en cualquier lugar.
o ETAPA 6: DE LOS 18 MESES A LOS 24 MESES.
Durante esta etapa, los niños avanzan hacia una inteligencia representativa. Son capaces de representar mentalmente objetos y acciones y de solucionar problemas mediante el pensamiento, y no solo por ensayo y error.
Los niños pueden observar una conducta, almacenarla en la memoria y recuperarla posteriormente.
- RELACIÓN ENTRE EL DESARROLLO SENSORIOMOTOR Y EL LENGUAJE.
Para comprender la importancia del desarrollo cognitivo en relación con el desarrollo del lenguaje vamos a examinar cinco aspectos específicos:
o IMITACIÓN.
La imitación es un requisito previo para el lenguaje y la comunicación, porque permite construir representaciones internas de la conducta de los demás para después repetirlas. Para poder imitar acciones, los niños deben ser capaces de realizar al menos tres tareas: intercambio de turnos, atender a la acción y repetir las características más destacadas de ésta.
La relación entre la imitación y el lenguaje es menos evidente. Los niños empiezan a utilizar palabras antes de que den pruebas de la imitación diferida.
o PERMANENCIA DE OBJETOS.
La permanencia del objeto constituye la base cognitiva para saber que un objeto que ya no se encuentra inmediatamente perceptible todavía continúa existiendo, y por lo tanto, puede volver.
La permanencia de un objeto mediante la etapa 6 si parece estar relacionada con un importante crecimiento del vocabulario.
o CAUSALIDAD.
Una vez que los niños se dan cuenta de que tanto ellos como los demás pueden provocar acciones, ya disponen de los medios para convertir el lenguaje en un instrumento de cambio.
La causalidad social se desarrolla antes del primer año de vida, mientras que la causalidad de los objetos no se da hasta el final de la etapa 4.
o MEDIOS Y FINES.
Los niños ponen de manifiesto su comprensión de las relaciones entre medios y fines cuando son capaces de tirar de una cuerda para alcanzar el juguete que está atado a ella. Esta comprensión está correlacionada con el desarrollo del lenguaje a los 9 meses de edad. A esta edad, los niños están comenzando a usar gestos para comunicarse.
o EL JUEGO.
Entre los 10 y los 13 meses existe una correlación significativa entre el juego con objetos y el lenguaje.
El juego simbólico resulta de interés para el desarrollo del lenguaje. Durante el juego simbólico, los niños utilizan un objeto para representar otro distinto. Este tipo de juego aparece hacia la mitad del segundo año de vida. Además, los niños que muestran más cantidad de juego simbólico tienden a progresar más rápidamente en su lenguaje.
- EL APRENDIZAJE DE LOS NIÑOS.
De acuerdo con Piaget, la evolución cognitiva es el resultado de la organización y la adaptación, que son dos procesos complementarios.
La organización es la tendencia a organizar o sistematizar procesos (físicos o cognitivos) en sistemas.
La adaptación es la tendencia de los organismos a cambiar en respuesta al entorno. Esta adaptación tiene lugar como resultado de dos procesos relacionados: la asimilación y la acomodación.
La asimilación consiste en la utilización de los esquemas o estructuras cognitivas existentes en el organismo con el fin de incorporar estímulos externos.
La acomodación es una transformación de las estructuras cognitivas en respuesta de aquellos estímulos externos que no encajan en ningún esquema, y que por lo tanto, no pueden ser asimilados.
Una vez que el organismo ha acomodado sus esquemas a esos estímulos externos, ya puede asimilar la información a su nuevo esquema.
El estado más eficiente de un organismo en su interacción con el entorno es el de equilibrio. Se trata de un estado de armonía cognitiva entre los estímulos entrantes y las estructuras cognitivas de ese organismo.
- EL PAPEL DEL CUIDADOR.
Las interacciones de los niños con su entorno suelen ser moderadas por un adulto u otro compañero más experimentado, quienes utilizan el lenguaje para describir, explicar o comentar las experiencias de los niños.
Se han descrito 6 técnicas que los cuidadores deben utilizar para proporcionar a los niños oportunidades para participar en la interacción: escalonamiento, adaptación, facilitación, elaboración, iniciación y control.

Entradas relacionadas: