Definiciones de "mundo aparente" y "mundo verdadero" Nietzsche

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 5,17 KB

 

Dionisíaco:


relativo al Dios Dionisios, para Nietzsche es parte de la concepción típica del mundo griego anterior a la aparición de la filosofía junto con apolo. Representa los valores de la vida frente a Apolo que expresa la totalidad ordenada del mundo, los valores de la razón. Nietzsche presenta por primera vez estos conceptos en el nacimiento de la tragedia, en la que explica cómo la filosofía occidental ha dejado de lado la dimensión dionisíaca enarbolando los valores de la razón como los propios del ser humano. Lo dionisíaco representa todo lo que Nietzsche reclama como olvidado y minusvalorado en nuestra cultura. Nietzsche no niega que el ser humano sea racional. Por eso reclama lo dionisiáco como categoría fundamental del ser humano que ha sido enterrada por la filosofía occidental y que debemos recuperar.


Inocencia del devenir


En opinión de Nietzsche, la filosofía tradicional ha sentido siempre rechazo al devenir, persiguiendo el ideal de una realidad superior. Para estos filósofos el carácter fluyente de la realidad ha sido algo molesto que no coincidía con las carácterísticas que debería tener la verdadera realidad. Nietzsche afirma la sola existencia del mundo del devenir y de las apariencias, considerando que no existe más que este mundo. A nuestro autor le parecen falaces los intentos de encontrarle un sentido al devenir, un modo único de valorar a una realidad que es fluyente y cambiante. Aceptar que el mundo es tal como se nos aparece y no como a la razón le gustaría que fuera implica comprender la inocencia del devenir.


Nihilismo:


Negación de toda creencia. El Nihilismo de Nietzsche es una variante que considera que los valores deben transmutarse en una nueva visión que supere las falsificaciones que ha producido el pensamiento racional. Para Nietzsche el Nihilismo caracteriza un período de la civilización occidental y hace referencia al fenómeno espiritual que está asociado a la muerte de Dios y a la superación de los valores morales tradicionales. El Nihilismo se manifiesta de dos formas. Para el autor el Nihilismo es en primer lugar, toda cultura que crea en una realidad absoluta y niega los valores de la vida. Por otro lado está el Nihilismo como actitud, que puede ser activo o pasivo. El pasivo es el que acontece a los hombres tras la muerte de Dios. El ser humano tras haber asesinado a Dios se siente manchado de sangre y perdido. Y por último el activo, asume que Dios a muerto y que por otro lado todo es posible, es una fase necesaria para el reencuentro con el sentido de la tierra, la aparición de una nueva moral, y de un nuevo hombre: el superhombre.


Mundo aparente:



Nietzsche hace alusión a la división de la realidad en dos mundos establecida por la metafísica y la religión. Un mundo verdadero superior que se alcanza mediante la razón y que se relaciona con el bien y lo espiritual. En platón sería el mundo de las ideas, en el cristianismo Dios y en Kant la realidad en sí. El mundo inferior es el mundo aparente, el de los sentidos, al que corresponde el mal y el cuerpo. El mundo sensible para Platón, el mundo terrenal o valle de lágrimas en el cristianismo, y la realidad de los fenómenos en Kant.
El mundo aparente es el único mundo del que disponemos y negarlo y huir es propio de los débiles. La muerte de Dios es la muerte del mundo verdadero para recuperar el único mundo de devenir al que debemos enfrentarnos sabiendo que no hay leyes más allá de las que ponemos nosotros.


Transmutación de valores:


Con el concepto de transmutación de todos los valores, el autor hace referencia a la necesidad de reemplazar los valores tradicionales por una nueva tabla de valores centrada en esta vida. Se trata de reemplazar los valores de la moral tradicional por los de una moral fuerte y creativa que parte de la afirmación de la vida y confiere un valor supremo a la afirmación y reafirmación del hombre. Esto solo puede ocurrir tras la muerte de Dios, se trata de convertir al hombre hijo de Dios en el superhombre. No sera el hombre que transmute los valores sí no aquel valiente que acepta y asume la vida con su dolor y sigue queriéndola.

Entradas relacionadas: