Decreto abolición fueros vascos 1876

Enviado por Chuletator online y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 14,22 KB

 

21JULIO:Este documento, como se desprende tras el análisis de sus artículos, versa sobre la abolición definitiva de los fueros de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava. Primeramente, se deroga la exención del servicio militar, obligando a las tres provincias vascas a presentar en caso de (“quintas… el cupo de hombres”). Del mismo modo, se declara la abolición de la exención fiscal, de manera que deberán contribuir (“en propo”) a los gastos del Estado. Finalmente, se autoriza al Gobierno a realizar modificaciones respecto a los fueros, teniendo en cuenta si lo juzga oportuno a (“las provincias de Álava, Guipúzcoa y Vizcaya”).//En cuanto al contexto histórico, podemos señalar como marco la etapa de la Restauración, en la segunda mitad del Siglo XIX, tras el Sexenio Democrático (I. República), caracterizado por la inestabilidad política, social y económica
. Nos encontramos en el reinado de Alfonso XII, estando Cánovas del Castillo, líder del partido conservador, como presidente en España. Esto ocurre tras finalizar la Tercera Guerra Carlista en 1876, enfrentamiento entre dos ideologías: absolutismo y liberalismo. La Ley se decreta inmediatamente después de la promulgación de la Constitución de 1876.En primer lugar, losfueros son un Estatuto Jurídico por el que se rige un territorio
: privilegios, derechos y deberes que concedía el señor o el rey a una comunidad para regular su vida. Cada territorio del País Vasco tiene su fuero, pero tenían leyes comunes
: Exención del servicio militar obligatorio, salvo amenaza directa al territorio, exención fiscal (sólo pagaban impuestos en el propio territorio), mayorazgo, derecho al pase foral,autonomía en asuntos económicos e hidalguía universal, que serán abolidos para lograr la igualdad jurídica y el centralismo del Estado.Como antecedente habría que indicar que para llegar a esta abolición se pretendía la centralización del Estado e igualdad jurídica, que llevaba intentándose desde el reinado de Felipe V con los Derechos de Nueva Planta, con los que se abolieron los fueros de Aragón y Cataluña. Sin embargo, los de Navarra y las provincias Vascas fueron mantenidos. Además, esta igualdad jurídica se pretendíó también con la promulgación de la primera Constitución española, la de Cádiz de 1812 que abolíó los fueros, pero que posteriormente con la vuelta de Fernando VII al trono tras estar retenido en Francia se vuelve a romper la igualdad jurídica, restuarándose los fueros. Sin embargo, durante el Trienio Liberal del reinado de este monarca, se lleva a cabo la abolición del Antiguo Régimen, y por tanto vuelve a entrar en vigor la Constitución de Cádiz.

Al morir ese monarca surge un conflicto sucesorio entre su hija Isabel II y su hermano Carlos María Isidro, que se trataba de un conflicto ideológico en el que se enfrentaban el Antiguo y Nuevo Régimen que desemboca en las Guerras Carlistas. La primera finaliza con el Convenio de Vergara cn el cual los carlistas aceptan a Isabel II como reina y a su vez los isabelinos se comprometen a respetar los territorios aforados. Posteriormente, se promulga la “Ley de 25 de Octubre de 1839” que dictaminaba que las modificaciones de los fueros se llevarían a cabo por las Cortes, oyendo antes a los representantes de las provincias vascas. La consecuencia de esas conservaciones se promulga la “Ley Paccionada de Navarra” que supone la abolición de los fueros de este territorio, pero otorgándoles autogobierno fiscal y administrativo.



Entradas relacionadas: