El fin ultimo del conocimiento

Enviado por Sergio y clasificado en Filosofía y ética

Escrito el en español con un tamaño de 6,41 KB

 

El cristianismo y la filosofía:


la relación de los primeros pensadores cristianos y la filosofía fue compleja ya que algunos la tomaban como enemiga de la fe mientras otros veían en ella una herramienta para defender con la razón sus creencias. Dentro de la filosofía el tema de Dios tratado como inteligencia ordenadora o causa final no correspondía al Dios cristiano preocupado por los asuntos humanos creador y onmipotente características que dan lugar a la noción de culpa pecado y redención dentro de una Concepción lineal del tiempo. El origen de la verdad nace para los cristianos del mismo Dios mientras que los griegos tienden a racionalizarla. A pesar de estas dificultades encontraran en el platonismo y en el neoplatonismo ciertas semejanzas como un dialismo ontológico relacionados a partir de la imitación o participación y la idea de Bien como fuente de toda realidad. Tomara referencias del estoicismo. Rechazara el epicureísmo y parte del aristotelismo respectivamente.

Razón Fe:

no existe una distinción clara entre razón y fe a lo largo de su pensamiento. Existe una sola verdad la revelada por la religión y la razón solo puede contribuir a entenderla mejor "cree para comprender" aunque la razón puede aportar una ayuda subsidiaria ya que aclara las nociones de la fe. Esto que supone hasta Santo Tomás una clara dependencia de la filosofía con respecto de la teología.

Teoría del conocimiento:

ante el desarrollo del escepticismo que niega la posiblidad de llegar a ninguna certeza replica que no se puede negar la propia existencia pese a que no se pueda alcanzar ningún conocimiento determinado "Si fallor, sum". La existencia del hombre es triple ya que existe vive y entiende. En ese conocimiento que tiene la mente de su propia existencia en el interior de cada individuo sienta el de Hipona la base de toda certeza. De esta forma no se puede dudar de los principios del entendimiento como el de la no contradicción o de la certeza de las verdades matemáticas. De la misma forma no se puede dudar de la realidad exterior al sujeto, la verdad en si misma se encuentra en las ideas que no pueden provenir de la experiencia de lo mutable. Distingue 2 tipos de conocimiento: el conocimiento sensible y el conocimiento racional el cual podrá ser superior o inferior. En cuanto al sensible solo aportara opinión doza ya que los sentidos y los objetos se refieren a realidades mutables. En cuanto al conocimiento racional en su actividad inferior contempla verdades universales tales como matemáticas ciencia. Su actividad superior produce el verdadero conocimiento filosófico la sabidura que remite al conocimiento de las ideas en sentido platónico. Dichas ideas se encuentran en la mente divina y solo se puede llegar a ellas una vez que el hombre se ha alejado de lo sensible a través de una especial iluminación que Dios concede al alma que cntempla el mundo de las ideas que están en la mente divina planteando ovios problemas teológicos.

Antropología:

el ser humano es incompuesto de alma (forma) y cuerpo (materia) siendo este ultimo un mero instrumento de la primera. El alma es una substancia espiritual y tal como nos la presenta Platón en Fedon simple e indivisible que asume todas las facultades cognoscitivas del ser humano tales como la inteligencia la memoria y voluntad siendo esta ultima como una función superior al entendimiento. El alma es inmortal pero no eterna como postulaba el platonismo. Aunque el alma es simple y por tanto no se descompone posee un origen que se propone desde dos puntos de vista por un lado el alma se crearía con el nacimiento de cada nuevo individuo lo que plantearía un problema con respecto al pecado original y por otro el alma se transmitiría de padres a hijos de la misma forma que se crean un nuevo cuerpo.

Dios:

no solo es la verdad a la que aspira el conocimiento sino que es el fin al que tiende la vida del hombre cuya razón de ser es la comtemplacion beatifica del creador la cual se alcanzara en la otra vida una vez otorgada la gracia divina. Aunque no se ocupa de dar pruebas sistemáticas de la existencia de Dios San Agustín elabora diversos argumentos tales como la inteligencia que se deduce del orden observable en el mundo o del consenso que existe en las diversas culturas acerca de la existencia de un ser superior. La creación es el resultado de un acto libre de Dios un aunque las esencias de todas las cosas se encuentran ya en la mente divina como ejemplares de las cosas tanto las creadas en un primer momento como las que se Irán dando sucesivamente. Este aspecto se complementa con la teoría estoica de las rationes seminales. Los seres materiales se componen de materia y forma pero no todos han sido creados en acto desde el principio ya que Dios implanto en la materia semillas que dadas las circunstancias adecuadas nacen dando lugar a nuevos seres aunque ya estaban creados en potencia.

Ética Política:

aunque inspirada en los temas principales del cristianismo también acepta aspectos platónicos y estoicos de manera que entiende como fin ultima de la vida humana alcanzar la felicidad que no bostante solo podrá llegar en otra vida dado su carácter trascendente del hombre. Con la practica de la virtud y la gracia divina corresponde al ser humano la visión beatifica de Dios que puede ser asociada desde el plantonismo a la idea del bien. Con respecto a la existencia del mal en el mundo el de hipona se aleja de la noción platónica de ignorancia o de la maniqueista donde el mal era una cierta forma de ser que se oponía al bien. El mal no es una forma de ser sino su privación es un no-ser ya que todo lo creado es bueno. En cuanto a la sociedad y política expone sus reflexiones en la ciudad de Dios escrita a raíz de la caída de Roma en manos de alarico con el consecuente derrumbamiento del Imperio romano. Expone dos rasgos históricos que habían conformado tal caída entendiendo la historia como la lucha entre dos ciudades la del bien y la del mal la de Dios y la terrenal. La ciudad de Dios la componen cuantos siguen su palabra mientras que los impíos la ciudad terrenal. Este concepto sera determinante en la Edad Media ya que prescibre la superiodad de la iglesia frente a cualquier poder terrenal. La sociedad sera necesaria para el individuo aunque imperfecta. Para el de hipona el poder emana directamente de Dios.

Entradas relacionadas: