El conceptismo el Imperio del ingenio

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 5,66 KB

 

La literatura barroca:


Caracisticas.

1.Intencionalidad

:desde el punto de vista ideológico, la literatura barroca, y en particular el teatro, difundió los valores sobre los que se sostenía el Imperio español del Siglo XVII. 

2.Literatura de masas

:La literatura barroca va dirigida a un público amplio y heterogéneo:Pueblo llano,burguésía,clero y nobleza; espectadores cultos y analfabetos.

3.Temas

 Los temas característicos del Barroco son el desengaño y la angustia existencial surgidos de que la vida humana, la belleza, el poder y todo cuanto constituye el afán del hombre esta destinado a desaparecer y que solo cabe esperar la ruina y la muerte. 

4.Estilo literario

Tiene el objetivo de entretener y divertir a los espectadores y lectores.Aspira a ser original e ingenioso.Sus obras son juegos verbales muy elaborados. Usa los recursos literarios del Renacimiento,pero ahora se acomulan y exageran.Se distingen dos formas de expresión que oscurecen y dificultan la comprensión del significado de las obras:
el culteranismo y el conceptismo.

El conceptismo:


El conceptismo es un modo de expresión que consiste en concentrar en pocas palabras una gran cantidad de significados. Para conseguir esto el escritor debe construir de tal forma las frases que tengan dos o tres sentidos.El conceptismo es un juego de ingenio mediante el cual el significado explicito de una palabra nos lleva a otro significado que esta implícito u oculto.Los representantes de esta escuela literaria son Francisco de Quevedo y Baltasar Gracián. Criticaban humanisticamente los vicios y costumbres de la sociedad del Siglo XVII.

El culteranismo


: Es un modo de expresión caracterizado por el empleo exagerado de figuras retoricas y latinismos, de manera que el significado del texto a veces mínimo queda, queda oscurecido en segundo plano.Consiguieron que el verso español sonara a una lengua tan prestigiosa como el latín, imitando su sintaxis desordenada con hiperbatos y usando numerosos cultismos y perífrasis.

Esta letrilla satírico-burlesca fue escrita antes del año 1604 por un Quevedo joven, junto con otras alegres y desenvueltas obras del más conocido y popular satírico español.
La letrilla Poderoso caballero es don Dinero nos muestra con ironía y sarcasmo la realidad de la sociedad española de principios del Siglo XVII, donde el poder político giraba en torno al dinero, en una época en que España controlaba cuantiosas sumas de dinero provenientes de sus sus colonias Americanas. El joven Quevedo busca con este poema transmitir que quien verdaderamente tiene poder en la sociedad de entonces (y también en la actual) no es quien más títulos posee, sino quien más dinero tiene.
La estructura de la letrilla sigue el esquema 8a8b8b8a8a8c 8c5c, donde 8a8b8b8a8a es una quintilla, 8c es el verso de vuelta y 8c5c es el estribillo “poderoso caballero es don dinero”. Formado por estrofas de seis versos octosílabos más estribillo, con rima consonante. En la primera estrofa vemos cómo Quevedo recrea una situación típica de la poesía tradicional española: la joven que le confiesa a su madre el amor por algún galán; en este caso, el galán es el dinero. En el resto de estrofas el dinero es personificado como “una divinidad monetaria”, un noble poderoso, virtuoso y omnipotente.

En lo que a estilo se refiere, encontramos una sintaxis sencilla para la época. Es carácterístico del género de la letrilla satírica y también de la obra de Quevedo el uso de refranes a modo de estribillo (como por ejemplo la expresión “yo me soy el rey Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como” o “con su pan se lo coma”).

Poderoso caballero es Don Dinero es un poema que nos hace observar la realidad social y política en la época del Siglo de Oro. Quevedo nos transmite con fina ironía y sarcasmo el poder que tiene el dinero en esa realidad social.
También se muestra crítico con la situación política del Imperio, que se hundía poco a poco gracias a unos reyes poco competentes y los fracasos constantes de sus validos. 
Comparto plenamente el pensamiento crítico de don Francisco de Quevedo, pues si comparamos lo que refleja el poeta en el Siglo XVII con la situación actual del mundo, vemos demasiadas similitudes. El hombre siempre se ha guiado por el pensamiento que transmite esta letrilla: si se tiene dinero, se tiene todo. Sin embargo, lo que “don dinero” genera es codicia, avaricia y envidia, mientras borra del hombre dones fundamentales como fuerza, carisma y saber.

Entradas relacionadas: