Comentario de texto estatuto de autonomía del País Vasco 1936

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 9,29 KB

 

Abolición d los conciertos económicos


Por su forma: objetivo (informativo) Por su contenido: económico, legislativo y social Por su origen: fuente histórica. En las elecciones de 1936 vence el Frente Popular, una coalición de partidos de izquierda que arrebata el poder a la derecha y al centro vencedores en 1933. El triunfo de Frente Popular supuso: la reorganización de los vencidos; la crispación en la calle fruto de de la polarización de la vida política y la vuelta a la política del gobierno republicano-socialista de 1932 materializada en la amnistía a los presos de la Revolución de Octubre de 1934, la reactivación de la reforma agraria, la reactivación de la redacción del Estatuto Vasco (finalmente aprobado en 1936), la reapertura del Parlamento Catalán y la readmisión de muchos de los despedidos de las fábricas por la huelgas. Durante el Gobierno del Frente Popular la Falange (extrema derecha fascista), los carlistas y los generales José Sanjurjo y Emilio Mola preparan un Golpe de Estado. Todo esto lleva a que el 17 de Julio de 1936 se produzca una sublevación militar apoyada por algunos civiles. Ante el fracaso del levantamiento en las principales ciudades españolas, el enfrentamiento entre las fuerzas sublevadas y las fuerzas leales al gobierno deriva en una Guerra Civil.

Tras la sublevación aparecen los dos frentes. En la zona sublevada permanecen Castilla y León, Galicia, Baleares, Navarra, Aragón, Canarias, parte de Andalucía y la provincia de Álava que corresponden a las zonas agrícolas y ganaderas del centro de España. En la zona republicana permanecen Asturias, Cantabria, el País Vasco (excepto Álava), Cataluña, Valencia, Castilla La-Mancha y parte de Andalucía que son los espacios que corresponden a las zonas industriales y a las zonas agrícolas mediterráneas. La sublevación supuso la movilización popular y tras la reacción de la República se dio paso a la guerra.

En el País Vasco, Álava y Navarra, con gran influjo carlista, se posicionaron en el lado rebelde; mientras que Gipuzkoa y Bizkaia se situaron en el bando republicano. En 1936 las tropas franquistas toman Gipuzkoa cerrando la frontera. Sin embargo, Bizkaia aguanta 9 meses hasta caer en manos franquistas. En la defensa de Bizkaia destacan tres acontecimientos: las defensas establecidas en torno a Bilbao conocidas como el “Cinturón de Hierro”, el bombardeo de Gernika de 1937 (ejecutado por la aviación enviada por Hitler, se trata del primer bombardeo a una ciudad) y el Pacto de Santoña de 1937 que significó la rendición del ejército vasco ante las tropas italianas.

Pacto de bayona


En 1939, la República perdíó la guerra y sus líderes tomaron el camino del exilio. Acabó, además, dividida y enfrentada entre sus varias facciones. Estas disputas y enfrentamientos siguieron en el exilio. El PSOE estaba dividido en cuatro tendencias. Es cierto que las dos más importantes eran las encabezadas por Juan Negrín (presidente del Gobierno y apoyado por el PCE) y por Indalecio Prieto. La influencia de ambas corrientes, en parte, se debía al control de fondos que proporcionaba a uno y otro la necesaria autonomía financiera.

Esta situación afectó al entorno vasco y alcanzó al PSOE, a los partidos republicanos integrantes del Gobierno vasco y a ANV (integrado en el Frente Popular). Por otro lado, el PC retiró del Gobierno vasco a Juan Astigarrabia (que, además, era secretario general del PC de Euzkadi) a quien acusaba de haberse doblegado a los nacionalistas. Ante todo esto, la gran preocupación de José Antonio de Aguirre fue la de mantener la unidad en el entorno vasco y, sobre todo, salvaguardarla de la debacle republicana



Pacto de B(continuación)


Prieto quería que todos los organismos republicanos se disolviesen en la JEL (incluidos los gobiernos regionales
) para, desde una imagen de unidad, preparar la sustitución del régimen franquista. Aguirre no estaba dispuesto a disolver el Gobierno. Las presiones de don Inda dieron lugar a, por un lado, la salida de Juan de los Toyos del Ejecutivo, y por otro, a una escisión entre los socialistas vascos exiliados. Un grupo de estos se convirtió en el principal apoyo de Santiago Aznar, el otro socialista que se negó en redondo a abandonar el Gobierno. Hay que señalar, asimismo, que, progresivamente, se iba aceptando a los órganos directivos del interior como la máxima autoridad de la inmensa mayoría de las organizaciones antifranquistas, excepto el PCE. En la prisión de Burgos, en la que se encuentra Juan de Ajuriaguerra, se sientan las bases para un acuerdo entre nacionalistas y socialistas.

A finales de Octubre de 1944 había surgido en Toulouse el Bloque Nacional Vasco, integrado, tras un breve proceso de ampliación que concluyó en el mes de Diciembre, tanto por las organizaciones regionales de las principales organizaciones políticas identificadas con el Frente Popular-PSOE, UGT, FJS, CNT, PCE y los tres partidos republicanos, como por las fuerzas nacionalistas, PNV, ANV y ELA-STV. Aquellas primeras conversaciones, como hemos visto, van a tratar de ser capitalizadas por el PCE que, por primera vez, desde 1940, se sentaba en una mesa con las demás fuerzas anteriormente citadas.

En la primera quincena de Marzo de 1945 se alcanza un acuerdo casi total en la mayoría de las cuestiones planteadas. El documento definitivo ya estaba acordado el día 17, si bien su firma oficial no se producirá hasta el día 30. El Pacto de Baiona supone el punto de arranque para consolidar la unidad vasca, si bien, como veremos, ésta aún tardará un año en producirse.

Estatuto de autonomía País Vasco


 Desde la abolición de los fueros en 1876 por Cánovas del Castillo las reivindicaciones de su restitución habían calado muy hondo no sólo entre los derrotados carlistas sino también entre determinados grupos liberales.

El nacimiento del nacionalismo sabiniano será clave en la reclamación de un Estatuto que, de alguna manera, devolviese a las Provincias Vascongadas sus antiguas leyes. Sin embargo, todos sus esfuerzos serán vanos hasta la proclamación de la segunda república. Cuando la coalición de republicanos y socialistas gane las elecciones de 1931 pronto será aprobado el Estatuto Catalán. Este hecho motivará que también en el llamado País Vasco se inicie la redacción de un estatuto.
El retraso será debido a la ausencia del nacionalismo vasco del Pacto de San Sebastián.

Los proyectos de Estatuto serán varios siendo el promovido por los nacionalistas el más desarrollado. A pesar de varios intentos, únicamente con la llegada del Frente Popular (1936) y la postura contraria al alzamiento militar franquista de los nacionalistas bizkainos y gipuzkoanos se aprobará el primer Estatuto. Este Estatuto únicamente se aplicará en Bizkaia y un pequeña franja de Guipúzcoa ya que el resto del territorio de aplicación había sido conquistado por las tropas franquistas. Su vida será efímera, ya que al cabo de un año será abolido por el régimen franquista.

La dura represión de los años de la dictadura imposibilitaron retomar el tema. Sólo a la muerte de Franco, y tras arduas negociaciones con el gobierno de la UCD, será posible la redacción y aprobación del segundo de los Estatutos. Hecho con prisa y sin muchas matizaciones su redacción final acarreará múltiples conflictos de interpretación en los años venideros. Un fragmento de este Estatuto es el que estamos comentando.

Entradas relacionadas: