Comentario de texto las bases de manresa

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Historia

Escrito el en español con un tamaño de 5,31 KB

 


13.-ÉL NACIONALISMO CATALÁN Y LAS BASES DE MANRESA. 1892


Nos encontramos ante una fuente primaria de información, un texto histórico-circunstancial de carácter público, pero exhausto legalidad pues pretende ser la base de una Constitución catalana. El firmante es Enric Prat de la Riba pero fue elaborado por una asamblea, de la que era secretario, de Unió Catalanista. Prat de la Riva ocupó diversos cargos públicos durante la monarquía de la Restauración de Alfonso XIII. El documento fue elaborado en Manresa, Barcelona, en 1892, con ocasión de la fundación de Unió Catalanista, procedente de la fusión de Centre Catalá y la Lliga de Catalunya. Con esta declaración el catalanismo dispone por primera vez de un proyecto político definido, transformación de fenómeno cultural en político. II Las Bases de Manresa presentan un Estado Federalista, remontándose al federalismo representado por Pi i Margall durante el Sexenio Revolucionario. El texto es una muestra del nacionalismo conservador catalán.
Hunde sus raíces, como los otros nacionalismos periféricos, en cuatro aspectos básicos, el renacimiento cultural y lingüístico, base tercera, que se produce a partir de 1830, ligado al romanticismo, y que en Cataluña se prolongará con el Modernismo de los años 90; federalismo político que ha tenido un gran desarrollo durante el Sexenio, aunque haya fracasado, mantiene su vigencia como modelo político alternativo al de la Restauración; proteccionismo económico que ha caracterizado la política del Estado liberal a lo largo del siglo XIX, la burguesía industrial catalana y vasca han solicitado, y obtenido, la protección de sus industrias frente a la competencia extranjera, lo que ha supuesto un encarecimiento de sus productos para todo el país; tradicionalismo y la defensa de las peculiaridades regionales ante los cambios económicos, sociales y culturales que ha introducido la revolución industrial, base decimoquinta. Además se suspende el sistema de quintas con la creación de un ejercitó de voluntarios, en su falta pagado en metálico, base decimosegunda, y se otorga el mantenimiento del orden público al Somatén, que surgió durante la Edad Media en las zonas rurales y fue suprimido por Felipe V por su apoyo a las tropas de los Habsburgo, y a los Mossos de l´esquadra, que tienen su origen en la Guerra de Sucesión, también apoyando al Archiduque Carlos, base decimotercera. Así pues se reclama un amplio régimen de autogobierno para Cataluña dentro de la monarquía española y proponía un reparto de funciones entre el poder estatal central y el poder regional autónomo.III El nacionalismo catalán, catalanismo, tiene su origen en el movimiento intelectual, literario y apolítico, conocido como Renaixença (renacimiento), que se inició en la década de los años 30 del siglo XIX. Este movimiento cultural, que tuvo su núcleo central en la Facultad de Letras de la Universidad de Barcelona, estuvo impulsado por la burguesía urbana catalán, que pretendía difundir el pasado de Cataluña entre la población e intentaba recuperar sus señas culturales tradicionales de identidad nacional, especialmente la lengua. El movimiento fue adquiriendo un tono político autonomista, que se materializo con la fundación de Centre Catalá en 1882 que reclamaba la autonomía para Cataluña dentro del Estado español, impulsado por Valentí Almirall, republicano de izquierdas, que también denunció la ineficacia y la corrupción de las oligarquías caciquiles, terminó paradójicamente por abandonar el movimiento nacionalista para integrarse en el Partido Radical del hiper-españolista Alejandro Lerroux. También se funda en 1892, con este manifiesto, de Unió Catalanista que también apostaba por un Estado Federal con una amplia autonomía para Cataluña.  IV El movimiento nacionalista, que continua hasta nuestros días, seguiría desarrollándose a lo largo de toda la monarquía Alfonsina, como la formación de la Liga Regionalista en 1901, heredera de Unió Catalanista, pero con un menosprecio casi completo por el gobierno central y sin el apoyo de las clases proletarias, que veían un Estado Catalán como un Estado burgués conservador ultra-católico. El catalanismo que se vio reforzado por el desastre del 98 pues los industriales catalanes se sentían desprotegidos sus intereses por el Estado Central. Pero a partir de la década de los 20 el movimiento fue perdiendo fuerza por las actuaciones obreras; mientras que surgían movimientos de carácter similar, pero con un enfoque completamente distinto, desde una perspectiva de izquierdas y esta vez sí con el apoyo popular. Con la llegada de la república conseguirían gran parte de sus demandas los catalanistas pero durante los cuarenta años de franquismo el movimiento es suprimido y el catalán prohibido. No sería hasta la llegada de la democracia cuando resurgiría el catalanismo, que heredero de toda la trayectoria conseguiría el deseado Estatuto de autonomía en 1979 y refundarlo en 2006. El catalanismo que en sus inicios nació como un movimiento cultural es hoy una corriente política e identitaria que hoy más que nunca causa polémicas de todo tipo.


Entradas relacionadas: