Cervantes Don Quijote artificioso

Enviado por Chuletator online y clasificado en Español

Escrito el en español con un tamaño de 4,63 KB

 

Respecto a la psicología de Sancho Panza, se presenta en un primer momento como antítesis de Don Quijote, Sancho Panza ofrece un contrapunto físico, social y moral, pero con una personalidad no homogénea. Pero a parte de esta estructura maniquea, llega a ser un personaje interesante que capta y percibe la realidad y que por tanto, se va convirtiendo en un personaje crédulo (“quijotización”) a la vez que Quijote en incrédulo (“desquijotización”).

Habitualmente se habla de tres estadios en la evolución de este personaje. En primer lugar aparece como pícaro, Sancho-Sanchuelo, que aprovecha el encantamiento de Dulcinea para sacar dinero a su señor. En segundo lugar, aparece Sancho como Sancho-Sancho, un personaje sensato, afectuoso y consciente de sus limitaciones. Y por último, Sancho en superlativo, Sancho-Sanchísimo, en el que se presenta como un juez salomónico de la ínsula Barataria. Ante este cargo de gobernador en Barataria hay una actitud ambigua: desencanto y ambición.

Frente a la dicotomía de estos personajes encontramos otros personajes secundarios que representan todos los estratos sociales de la época, y que constituyen un inmenso retablo de la España del Barroco. Dentro de estos hay gradaciones en la caracterización: los más reales son los que más se aproximan en el desarrollo argumental de los protagonistas; y los más desdibujados son los que pertenecen a los relatos marginales de la primera parte. Hay también personajes desligados de la trama social, unos personajes esquemáticos e influidos por modelos previos. El personaje más evolucionado entre estos últimos es Dorotea. Otro personaje es Don Diego de Miranda, al que se le ha dado importancia porque le permite al autor exponer a través de él exponer algunas de sus opiniones.

Forman también una parte importante de la obra los paisanos de Quijote y Sancho, pues son figuras realistas y sugerentes. Entre ellos se encuentran el ama y la sobrina, con grandes esfuerzos por desengañar a don
Quijote; el cura y el barbero que son testigos compasivos y divertidos de las hazañas del hidalgo; o Sansón Carrasco, estudiante que se une a colaborar en la curación del protagonista. Otros personajes serán los que se encuentre el hidalgo por los caminos y las ventas, así como los que pertenecen al mundo de la aristocracia.

Estilo y lenguaje


Por lo que respecta al lenguaje, que juega con los registros y con la dicción vulgar, como una crítica al lenguaje artificioso de los libros de caballerías. Este lenguaje refleja el ideal de mesura, con palabras llanas, claras y significantes. También permite una antítesis perspectivista que incluye la ruptura de las frases hechas, así como la idea del decoro: cada personaje tiene un matiz expresivo.

En cuanto al lenguaje de Don Quijote, incluye unas especies de dialectos propios, vemos tres manifestaciones lingüísticas en función de sus destinatarios: arcaico-caballeresca, ciceroniana y coloquial (como cuando habla con Sancho). Por otra parte, el habla de Sancho, sin embargo, siempre se nos presenta como una retahíla constante de refranes, una irreprimible charlatanería y deformaciones lingüísticas.

Intención e interpretaciones


Cervantes tenía una intención paródica y grotesca ante la caballería. A lo largo de la obra se aprecia una progresiva cercanía entre el autor y su criatura ficcional que nos muestra la empatía individual frente al ideal caballeresco. Para sus contemporáneos fue una obra eminentemente cómica y divertida; ese humor trascendíó a lo largo de los siglos, pues continuaban haciendo gracia tanto las situaciones como los personajes. Más adelante se pasará a la lectura simbólica de la obra en la que el idealismo del caballero se ve anulado a través del materialismo de Sancho, de Don Quijote como emblema de la libertad o de la poética de la derrota.

La clara descendencia del Quijote de Cervantes es el Quijote de Avellaneda (1614). Avellaneda es un pseudónimo, pues para esta obra han existido diversas atribuciones. Este Quijote carece de complejidad y sus personajes poseen una psicología más pobre, lo que hace que se pierda el trasfondo humorístico original. 


Entradas relacionadas: