Nada carmen laforet figuras literarias

Enviado por Programa Chuletas y clasificado en Lengua y literatura

Escrito el en español con un tamaño de 6,79 KB

 

Esta obra es la comedia más famosa e importante de L.F. MORATÍN que la

escribíó en 1801 y la estrenó en 1806. La inspiración de esta comedia hay que

encontrarla en una pequeña obra de MARIVAUX titulada L’ecole des méres (La

escuela de madres).

Como en sus otras comedias, MORATÍN defendíó la libertad de la mujer a la

hora de aceptar marido a través de un argumento muy sencillo (se pensó que era

autobiográfico): Paquita es coaccionada por su madre, doña Irene, para contraer

matrimonio con un maduro caballero, don Diego. Paquita está enamorada de un

joven y apuesto militar, Carlos, sobrino de don Diego. Carlos y Paquita, a pesar del

amor que se tienen, están dispuestos a renunciar a él, pero don Diego se entera y

es él quien renuncia para que se case la joven pareja.

Esta comedia de MORATÍN es una vigorosa defensa de los derechos

femeninos. Creía el autor en la necesidad de modificar las costumbres y prejuicios

mediante cierto aire de reformas. Los personajes, que simbolizan esa rebeldía

contra los prejuicios dominantes, los jóvenes CARLOS Y FRANCISCA, son

demasiado moderados, casi sumisos, en su oposición a la voluntad de los

mayores. Su uníón se debe más a la magnanimidad del viejo DON DIEGO que a la

tenacidad de la lucha de FRANCISCA y CARLOS. Esto evidencia el espíritu

reformista de MORATÍN (propio del Neoclasicismo), más confiado en la bondad de

reformas razonables que en una completa subversión de las costumbres de la

época. El sí de las niñas es una comedia de perfecta construcción, con caracteres

bien diseñados y un diálogo natural y adecuadamente elaborado. Aunque en la

actualidad su tema haya quedado trasnochado, en aquel tiempo significó un

planteamiento progresista que intentaba denunciar unas costumbres y prejuicios

sociales muy arraigadas


Nada, de CARMEN LAFORET, es una de las llamadas novelas fundacionales que aparecen en

la primera década de la posguerra (otras son La Familia de Pascual Duarte, Javier Mariño y La

sombra del ciprés es alargada); novelas que describen el espíritu de la década, de dolor, de

desolación social, aunque no tratan de la guerra necesariamente.

Esta novela, publicada en 1944, es novedosa porque explora parcelas mal conocidas de la

psicología femenina, sobre todo la amistad.
El relato adopta la perspectiva de una mujer, Andrea,

que resulta un personaje nuevo, original ya que rompe los tópicos de los personajes femeninos que

suelen tener como eje esencial el amor; frente a esto, para Andrea lo único importante es la amistad

con Ena.

Nada es la primera novela que presenta el ambiente real y problemático de una situación

degenerada por la miseria en la inmediata posguerra.

El argumento es muy sencillo; el tema principal es el acceso a la experiencia, la maduración,

la adquisición de una idea cierta del mundo. Este tema da lugar a otro, seguramente no

intencionado, el de la constatación de un estado colectivo.

Utiliza una técnica tradicional y una estructura y un lenguaje de gran sencillez. El modo

directo de narrar, la escueta y simple presentación de unas amargas y auténticas vivencias

personales, el antitriunfalismo del relato, los abundantes detalles de dificultades materiales, el

derrumbamiento de unos ideales... Hacen que esta historia, en principio personal, funcione como

documento colectivo.

Nada, de CARMEN LAFORET, es una de las llamadas novelas fundacionales que aparecen en

la primera década de la posguerra (otras son La Familia de Pascual Duarte, Javier Mariño y La

sombra del ciprés es alargada); novelas que describen el espíritu de la década, de dolor, de

desolación social, aunque no tratan de la guerra necesariamente.

Esta novela, publicada en 1944, es novedosa porque explora parcelas mal conocidas de la

psicología femenina, sobre todo la amistad. El relato adopta la perspectiva de una mujer, Andrea,

que resulta un personaje nuevo, original ya que rompe los tópicos de los personajes femeninos que

suelen tener como eje esencial el amor; frente a esto, para Andrea lo único importante es la amistad

con Ena.

Nada es la primera novela que presenta el ambiente real y problemático de una situación

degenerada por la miseria en la inmediata posguerra.

El argumento es muy sencillo; el tema principal es el acceso a la experiencia, la maduración,

la adquisición de una idea cierta del mundo. Este tema da lugar a otro, seguramente no

intencionado, el de la constatación de un estado colectivo.

Utiliza una técnica tradicional y una estructura y un lenguaje de gran sencillez. El modo

directo de narrar, la escueta y simple presentación de unas amargas y auténticas vivencias

personales, el antitriunfalismo del relato, los abundantes detalles de dificultades materiales, el

derrumbamiento de unos ideales... Hacen que esta historia, en principio personal, funcione como

documento colectivo

Campos de Castilla de Antonio Machado representa un paso hacia lo objetivo, abandona casi por

completo la introspección subjetivista de su obra anterior y pone énfasis en lo externo. Supone su

abandono del grupo modernista y su adscripción al 98.

El tema principal es una reflexión sobre España y aparece la captación del paisaje castellano

con gran sensibilidad. Aparecen versos de reflexión orientados por el recuerdo de Castilla, además,

profundiza las meditaciones que alumbraron Soledades, Lo eterno humano, Los enigmas del

hombre y del mundo... Otra vez el paisaje es asociado a su tristeza interior.

Campos de Castilla no es un libro uniforme, entre otras razones por sus diferencias

cronológicas, además, entre la fecha del primer núcleo de poemas (1911) y su cierre en 1917

ocurren acontecimientos graves tanto particularmente (muerte de Leonor y regreso a Andalucía)

como en el aspecto universal (1ª Guerra Mundial). Estos sucesos tienen una gran repercusión en el

libro, hay una recaída en lo melancólico, un contraste de paisajes y una mayor meditación sobre

temas político-sociales. Como consecuencia de todo esto el lenguaje varía.

Las ideas que se transparentan en los poemas son liberales, democráticas, puestas al lado de

los humildes. La dura visión que piezas como “Por tierras de España” dan de campesinos

miserables, debe interpretarse como una crítica del estado de injusticia secular que los mantiene así..

Entradas relacionadas: